Golpe a golpe, todos los desencuentros entre Beiras y Podemos

La pugna cainita de Iglesias e IU por controlar En Marea agrava la crisis en la coalición a pesar de la maniobra in extremis de los alcaldes para que no les pase factura el 26M. Beiras a Iglesias: «A cobiza fura as faltriqueiras»


santiago / la voz

El movimiento de Podemos para despojar a Villares de la portavocía del grupo parlamentario sin tener en cuenta a sus socios de Anova y a los alcaldes de las mareas complica unas relaciones que ya venían tocadas por el fracaso de las negociaciones para elaborar una candidatura conjunta entre el partido de Beiras y Podemos, lo que dejó a Anova fuera de las elecciones estatales. A las críticas veladas de Martiño Noriega, que reconoció que hubiese preferido que ese debate se hiciese tras las municipales, se sumó el desmarque de Antón Sánchez y, horas después, la reacción de Beiras, que en un tuit criticó la actitud de Podemos. «Señoras e señores dirixentes de UP: a cobiza fura as faltriqueiras, e polo furado vaise, ademáis dos cartos, o valor da dignidade», escribió el dirigente nacionalista en las redes sociales. La relación entre Beiras e Iglesias sufrió otros desencuentros, pero Anova siempre respetó ese «espazo común»; de hecho, mantienen las alianzas en varias candidaturas municipales. Pero esta última crisis parece haber acabado con la paciencia de los socios nacionalistas de Podemos, que ven peligrar las alcaldías de A Coruña, Santiago y Ferrol, así como la posibilidad de aumentar su presencia en otros concellos.

Es un episodio más del malestar que genera en Anova y en las mareas afines el objetivo que persiguen Iglesias y Garzón: controlar el «espazo común» que se mueve en Galicia a la izquierda del PSOE. La lista es larga: 

asamblea de vigo

Coalición o partido instrumental. Cuando en julio del 2016 se creó En Marea, Podemos ya prefería la fórmula de la coalición de partidos, por temor a que la nueva marca ensombreciese a la suya. Pero triunfó la tesis de Beiras y de los alcaldes de las mareas, que apostaban por un partido instrumental de adscripción individual.

segundo plenario

Ausencia de los líderes. Villares asumió el liderazgo de En Marea con voz propia y ni a las cúpulas de los partidos ni a los alcaldes les gustó el rumbo que tomaba una organización que se les escapaba del control. Por eso, al plenario de julio del 2017 no acudieron ni las cabezas visibles de EU y Podemos ni los alcaldes de A Coruña y Santiago, Xulio Ferreiro y Martiño Noriega.

posturas enfrentadas

La crisis de Paula Quinteiro. La mismo noche del plenario tuvo lugar el incidente entre la diputada de Podemos, Paula Quinteiro, y la Policía Local de Santiago. La dirección de En Marea, tras consultar a los inscritos, pidió su dimisión, pero la de Podemos, con Carmen Santos al frente, la defendió. Ni la dirección de Anova ni los alcaldes respaldaron la decisión de En Marea y de sus bases, y los diputados de los partidos estatales Podemos y EU, a los que se sumaron otros enfrentados a Villares, dejaron solo al líder en su defensa de que la parlamentaria debía dimitir «por comportamento indebido».

mesa pola confluencia

La estrategia de Compostela Aberta. Se acercaba un plenario trascendental porque había que renovar la dirección de En Marea antes de las elecciones municipales. Desde Compostela Aberta, el partido de Martiño Noriega, se puso en marcha una mesa para «repensar o espazo» al margen de los órganos de En Marea.

primarias de podemos

Gana Gómez-Reino. Con Carmen Santos fuera de juego, Galicia libró una batalla entre los amigos y los enemigos de Pablo Iglesias: Antón Gómez-Reino y Carolina Bescansa se enfrentaron por el control de Podemos Galicia. Ganó el primero, candidato del líder de la formación morada.

un plenario convulso

Podemos y EU se hacen con el control. Esta vez sí acudieron en masa los inscritos de Podemos y los militantes de EU, y pese a las dudas sobre la legalidad del voto de algunos que no estaban inscritos, se hicieron con el control de la sesión y echaron por tierra las tesis villaristas. Acudió Noriega, pero no lo hizo Gómez-Reino. Fue una sesión bronca con duros reproches entre los dos sectores enfrentados.

las cartas sobre la mesa

Dos candidaturas al consello das mareas. La división interna se visualizó con la presentación de dos candidaturas para el consello das mareas; la de Villares, Coidando a casa, y la impulsada por Podemos y EU, Unha marea en Común, liderada por David Bruzos, próximo a Gómez-Reino. Ganó la de Villares, pero la lista perdedora no aceptó los resultados y amenazó con impugnarlos. Por el medio hubo sospechas de pucherazo que llevaron a la dirección saliente a paralizar el proceso por supuestas entradas irregulares al censo. Los miembros de la candidatura de Bruzos, que contaba con el apoyo de Anova y de los alcaldes de las mareas, no tomaron posesión de sus cargos. A partir de ese momento, Podemos y EU dejaron de reconocer a los órganos de En Marea y se mantuvieron al margen del partido.

elecciones generales

Pírrica victoria. Podemos y EU rechazaron presentarse a las elecciones generales con En Marea y el 28A hubo dos candidaturas del antiguo espacio común: En Marea se presentó a los comicios compitiendo contra la lista de En Común Unidas Podemos, que colocó al frente a sus figuras más destacadas: Gómez-Reino y Yolanda Díaz, mano derecha de Pablo Iglesias. En Marea no obtuvo representación, con tan solo 17.000 votos, y aunque Díaz y Gómez-Reino conservan su escaño, los cinco diputados del 2016 se quedan ahora en tan solo dos.

a por villares

Revuelta en el Parlamento. Unas horas después de saberse los resultados, los diputados de Podemos en el Parlamento de Galicia pusieron en marcha una operación para quitarle la portavocía del grupo a Villares, basándose en su derrota electoral y en que En Marea era una formación «minoritaria» en el grupo.

operación aplazada

La llamada de atención de los alcaldes. La operación se quedó en una mera declaración de intenciones sobre la necesidad de repensar el sistema de representación parlamentaria. Hubo una evidente marcha atrás con llamadas de atención de los alcaldes sobre el daño que les podía producir en las urnas una nueva crisis a un mes de las municipales. La maniobra para descabezar a Villares quedó aplazada.

reacciones

El voto de la mayoría. Villares culpó a la cúpula de Podemos de impulsar la operación en su contra, pero Gómez-Reino defendió ayer la «independencia» del grupo parlamentario, si bien se manifestó a favor de que «sexa a maioría» la que decida «quen é o que mellor representa a ese conxunto de persoas», informa Mila Méndez. Tras el 26M seguirá el pulso por el control del llamado «espazo común».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Golpe a golpe, todos los desencuentros entre Beiras y Podemos