El grupo de En Marea insta a Villares a dejar la portavocía, pero sin plazos

Abren «un período de reflexión» para modificar el modelo de portavocía y hacerlo rotatorio


El grupo parlamentario de En Marea acordó, en la reunión convocada para debatir la posible revocación de Luís Villares como portavoz, abrir «un período de reflexión» para adaptar el sistema de representación a la nueva realidad de En Marea, que ya no es un partido instrumental sino una suma de diputados procedentes de distintas organizaciones políticas. Por eso se aprobó, con el voto a favor de nueve diputados críticos frente a otros cinco que no quisieron participar, modificar la portavocía única por otra rotatoria, aunque no se fijó una fecha límite para que Villares deje de representar al grupo y sea sustituido por el primero de la tanda, se supone que para no perjudicar a las mareas municipales en las elecciones del 26M.

En un comunicado redactado tras la reunión, el grupo dice que «non ten ningún sentido que unha persoa que dirixe un dos catro partidos, moi minoritario, sexa a persoa que actúe como voceiro único do grupo». 

«Torpeza política de primeiro nivel»

Tras la reunión, Luís Villares calificó de «torpeza política de primeiro nivel» y de «irresponsabilidade» haber convocado la reunión, que a su entender, fue promovida por la cúpula de Podemos sin tener en cuenta «o dano» que le puede hacer a las mareas municipales un mes antes de las elecciones. Villares cree, además, que se convocó sin consenso y que había puesto a las mareas municipales «de unllas» por lo inoportuno del momento. Asegura que, en todo caso, no compete al grupo parlamentario el nombramiento del portavoz, sino a la dirección de En Marea, por lo que no se plantea la renuncia, ya que cree que no es el lugar ni el momento de plantear ese debate.

Los alcaldes de las mareas se ponen de perfil sobre la operación para quitar la portavocía parlamentaria a Villares

Susana Luaña

Martiño Noriega reconoce que hubiese preferido que la cuestión se tratase después de las municipales

Los alcaldes de las mareas temen que la operación puesta en marcha por el sector crítico de En Marea, capitaneada por Podemos y EU, les pase factura en las municipales, y por eso evitaron en la mañana de hoy pronunciarse al respecto. Xulio Ferreiro no quiso opinar sobre la reunión de esta tarde en la que los diputados distanciados de Villares, que son la mayoría, propondrán su revocación como portavoz para instaurar una portavocía rotatoria. «É unha decisión que lle corresponde a Villares», dijo el alcalde de A Coruña. El de Santiago insistió, una vez más, en que él estaba centrado en sus responsabilidades municipales, pero reconoció que «o ruído non axuda nestes momentos» y que él era partidario «de adiar o debate a despois das municipais».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El grupo de En Marea insta a Villares a dejar la portavocía, pero sin plazos