El PSOE gana con opciones para sumar

Las derechas quedan lejos de la mayoría por el batacazo del PP, y los socialistas disponen de alternativas con Ciudadanos o con Podemos y el PNV; Vox, quinta fuerza, no tenía voto oculto


santiago / la voz

Más que un ganador indiscutible, improbable por la fragmentación del voto, España necesitaba al menos dos o tres rotundos derrotados para irse a la cama con cierta garantía de estabilidad en el Gobierno durante los próximos cuatro años, con un presidente indiscutible y tiempo y espacio por delante para ejercer. Pero no ha sido así. El PSOE es el incontestable vencedor, y el PP pierde con estrépito, pero el retroceso de Podemos y sobre todo de sus confluencias -también en Galicia- y la enérgica subida de Ciudadanos dejan el arco de colores fracturado y con un partido a la cabeza que se quedó incluso con menos escaños que los populares en la fallida legislatura del 2015. Y muy lejos de los 137 desde los que se cayó el PP de Pablo Casado, descabalgado a mitad de mandato con la primera moción de censura exitosa de la historia de España.

Pacto por la izquierda

Con Podemos, PNV y más. Pedro Sánchez puede sumar por la izquierda, consolidando el bloque progresista y aliviando la decepción de Pablo Iglesias, que exigiría entrar en el Ejecutivo, pero necesitaría también al PNV y a otras formaciones que garantizarían la investidura pero nunca la estabilidad del Gobierno, muy pendiente de las concesiones territoriales. La mejor noticia para los socialistas es que no necesitan mirar hacia ningún partido secesionista en Cataluña, donde se produjo una gran movilización pero, al final, una enorme pérdida de influencia en la política del Estado. Internamente, con ERC lanzado hasta doblar en representación a Junts per Catalunya, sí pueden producirse reacciones de calado autonómico.

Pacto por la DERECHA

Con Ciudadanos. Por la derecha, los socialistas tienen la opción de Ciudadanos, la suma más evidente y limpia, pero los magníficos resultados alcanzados por los de Albert Rivera quedan a expensas del premio del poder, que en ningún caso llegará por la derecha. La consolación de la formación naranja como tercera fuerza también deja en entredicho el liderazgo conservador, por lo que podría plantearse reeditar el órdago del sorpasso, similar al que impulsó sin éxito Podemos en el pasado año 2015.

La oposición

Un líder debilitado. El PP queda, más que tocado, destrozado. Con un suelo desconocido históricamente y sin opciones de influir desde el Senado o de activar el artículo 155 de la Constitución como pretendían, el tropezón sin paliativos de Pablo Casado deja al partido conservador hegemónico durante cuarenta años con una representación muy pobre para ejercer el liderazgo de la oposición y muy lejos de articular una alternativa sólida. 

Y aunque en Galicia le supera el PSOE, es una de las comunidades en las que el PP se comporta mejor. El retroceso de los populares en Galicia se traduce solo en la pérdida de tres escaños.

Vox, que fue el gran elemento distorsionador de la campaña, entra con fuerza en el Congreso, pero marca su primer techo de representación en torno al 10 %, confirmando las encuestas y despejando dudas sobre si había o no el voto oculto que se le atribuía y que también alentaba interesadamente la izquierda para agitar el miedo a la ultraderecha.

Sin embargo, para el análisis de los próximos días quedará la influencia que ha tenido la irrupción de la fuerza liderada por Santiago Abascal en la alta movilización global, que ha decantado la balanza hacia el bloque de izquierdas y ha elevado las expectativas de los partidos nacionalistas e independentistas, que perderían cualquier opción de influir en Madrid si la derecha alcanzaba 176 escaños. Con los resultados del 28A cerrados, el calificativo de comicios históricos puede quedarse excesivo. A lo sumo, serán pioneros por la conformación de un Gobierno de coalición.

Pedro Sánchez: «Hemos demostrado que los españoles no quieren ni retroceso ni involución»

S. C.
;
Pedro Sánchez: «Hemos ganado y vamos a gobernar España» La militancia congregada en Ferraz le pide que no pacte con Rivera y el socialista dice que no aplicará «cordones sanitarios» contra Ciudadanos

El candidato socialista ha sido recibido en Ferraz con gritos rechazando un pacto con Ciudadanos: «¡Con Rivera no!»,

Ferraz recibió gritos a un exultante Pedro Sánchez. Y lo hizo con una petición: «¡Con Rivera no!». El candidato socialista salió a recibir el calor de los suyos tras los resultados logrados en las urnas, que lo convierten en la fuerza más votada con 122 diputados. Sánchez arrancó su discurso como vencedor agradeciendo a los votantes la confianza depositada en él y en el proyecto de los socialistas: «Se ha demostrado que esta es una gran democracia, una democracia en la que millones de españoles han demostrado que quieren defender su futuro, sus derechos y sus libertades».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El PSOE gana con opciones para sumar