Lugo: Subidón socialista en un feudo popular

La falta de motivación del rural y el peso socialista en el Concello y la Diputación hunde a los populares

La candidata socialista al Congreso , Sonsoles Izquierdo, ayer en la sede del partido em Lugo
La candidata socialista al Congreso , Sonsoles Izquierdo, ayer en la sede del partido em Lugo

lugo | la voz

Las elecciones de ayer confirmaron en la provincia de Lugo a dos ganadores. Formalmente el PP que, aunque estuvo a punto de perder su histórico carácter hegemónico, acabó siendo el partido más votado por menos de mil votos con respecto al PSOE. Pero en un contexto de caída del PP a nivel estatal y en Galicia, los populares lucenses han mantenido el tipo al conservar los dos diputados y los tres senadores que obtuvieron en el 2016.

Sin embargo ha sido el PSOE el gran ganador de los comicios a nivel provincial, ya que aunque se quedó como la segunda fuerza, alcanzó el 33 % de los votos, diez puntos porcentuales más que hace tres años. Solo en el 2008, coincidiendo con la buena ola de Orozco y Besteiro en Lugo y José Blanco en Madrid, los socialistas se habían quedado a tres puntos de ganar al PP. Hasta esa fecha, los populares, con Cacharro al mando, habían arrasado hasta llegar a cotas de casi el 58 % de los votos en el 2000.

Ayer, el PSOE obtuvo un empate técnico con el PP, lo que augura un posible éxito en las municipales de dentro de un mes. Además de las circunstancias políticas del país, en el crecimiento socialista en Lugo ha tenido mucho que ver la falta de motivación del tradicional voto rural del PP (más cercano a Rajoy que al discurso lejano de Pablo Casado) y la consolidación de los socialistas en numerosos concellos gracias al gobierno de la Diputación. Si hace tres años, el PSOE solo había sido la fuerza más votada en dos concellos de la montaña (Pedrafita y Negueira), ayer fue la ganadora en más de veinte municipios, entre ellos los más poblados, como Lugo capital, Ribadeo, Monforte, Viveiro o Foz.

Un termómetro del éxito de del PSOE fueron los resultados en la capital, donde gobierna su alcaldesa, Lara Méndez. Los socialistas, que ya habían sido la fuerza más votada en el 2004 y el 2008 (de nuevo el efecto Orozco) ganaron a los populares con unos resultados que sí se pueden calificar de históricos. Ayer dejaron al PP a casi 9 puntos de distancia, 4.849 votos de diferencia.

De esta forma, las municipales, aunque son otro de tipo de comicios, se le han puesto a los socialistas de cara para conseguir la victoria en la ciudad. Otra cosa será la mayoría absoluta debido al elevado número de candidaturas, hasta 12, que se van a presentar. Además, con los resultados por partidos judiciales, parece que el PSOE puede tener ventaja para que Darío Campos revalide la presidencia de la Diputación.

En las filas populares el desánimo ayer era grande. Hace una semana, la dirección del partido en la provincia, que dirige Elena Candia, quizás viendo que las perspectivas no eran buenas, mantuvo una reunión de urgencia con alcaldes y portavoces para intentar movilizar a su tradicional electorado. Pero en esta ocasión no ha servido de mucho. Habrá que ver cómo se rearma el PP de cara a las locales, donde no olvidemos que entra en juego el papel del candidato y los populares gobiernan en más de la mitad de los concellos, algunos desde hace décadas.

En el ámbito de la izquierda ha sido evidente que la división de En Marea y de Unidas Podemos les ha pasado factura y el diputado que alcanzaron en el 2015 y en el 2016, con el escritor Miguel Anxo Fernán-Vello, se ha esfumado. El partido que lidera Villares se quedó como séptima fuerza, superada incluso por Vox. Unidas Podemos tuvo la honra de ser la tercera fuerza en la provincia, venciendo a Ciudadanos, que sigue sin despegar en la provincia de Lugo, aunque sí mantiene el tipo en la capital como tercera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Lugo: Subidón socialista en un feudo popular