Ana Pontón reivindica al BNG como freno «á dereita antigalega de Vox e Ciudadanos»

El debate territorial y el llamamiento a los indecisos contra el voto útil centraron el cierre de campaña de la coalición en A Coruña


A Coruña

Todo depende, menos el BNG. A punto de cumplirse treinta años del sorpasso en el Parlamento gallego con Beiras al timón de los nacionalistas, el Bloque de Ana Pontón cerró este viernes la campaña de las generales hablándole a los indecisos y pronosticando «sorpresa o domingo», fió la portavoz, si finalmente la formación es capaz de obtener algún escaño de los que disputa en A Coruña y Pontevedra a Ciudadanos y Vox. Y «se saca un ou non saca ningún, o BNG vai seguir existindo, porque se alimenta do pobo», resolvió Suso de Toro, para quien «o que marca a diferenza entre que Galicia sexa un país ou catro provincias é o BNG».

En el Teatro Rosalía de A Coruña y proclamando, dos de los intervinientes, los versos de la poeta «Probe Galicia, non debes chamarte nunca española, que España de ti se olvida cando eres, ¡ai!, tan hermosa», los nacionalistas mantuvieron su primer argumento en el debate territorial.

«Na próxima lexislatura vai ser determinante e temos que decidir se queremos estar aí. Xogámonos existir como país. Temos un Estatuto porque nacionalistas na Segunda República loitaron por Galicia como nación e polo seu dereito a decidir o futuro. Que non nos convirtan nunha provincia », defendió Pontón, que estimó «ao alcance da man» la representación en el Congreso, un espacio político sobre el que manifestó tener dudas. «Non sei que espazo é ese. Pablo Iglesias pasou de querer asaltar o ceo a ser o apóstolo da Constitución do réxime do 78. Mimá! Como vamos cambiando!», dijo la líder del Bloque, que dio las quejas de los diputados gallegos que esta legislatura «votaron a favor dos peores orzamentos para Galicia, o que lle chaman a nova política, calaron cando Sánchez subiu as peaxes dúas veces en oito meses, esa estafa legalizada, ou votaron para impedir a transferencia da AP9 porque o mandaba Rajoy».

Pontón animó a su electorado y a los que «aínda non se decidiron» a «non caer na política do medo e do mal menor» que apela al voto útil, concentrado en los partidos de la izquierda estatal para impedir una mayoría «da dereita cavernícola e antigalega, de Rivera, Casado e o da Reconquista», porque «o único que pretenden é que non cambie nada». Cuestionó el bipartidismo que «pasa olímpicamente de nós e só vén aquí a pedir o voto, facer turismo electoral, mesmo convidar a unhas cañas para comernos o coco e que esquezamos o que pasa, e facer caixa coa autoestrada, o porto exterior da Coruña, o tren a Ferrol, e aínda por riba logo nos saen coa cantinela do voto útil». Contra el posibilismo, la dirigente nacionalista señaló «os puntos de conexión do PP e o PSOE» en el pacto para modificar el artículo 135 de la Constitución, «poñendo aos bancos por diante das persoas», y su «intolerancia fronte á realidade plurinacional de España», con la aplicación del 155 en Cataluña. «Non o imos permitir, temos una lingua, unha cultura e unha realidade propia. É nosa e nos fai falta», defendió Pontón, que calificó la monarquía de «anomalía democrática» y «privilexio do franquismo».

Como había apuntado De Toro, Ana Pontón abundó en que «o BNG pode terse equivocado, pero nunca lle pasou non saber de que lado estaba» y, después de relatar las empresas amenazadas, concluyó con su compromiso con el feminismo, frente «a unha dereita que se burla da violencia machista, banaliza algo tan grave como os ventres de aluguer e lle nega o dereito ao aborto a unha muller violada».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
39 votos
Comentarios

Ana Pontón reivindica al BNG como freno «á dereita antigalega de Vox e Ciudadanos»