Solo un senador gallego renunció a la paga compensatoria por el parón electoral

El socialista Manuel García Mañá, junto con otros ocho senadores, no cobrará los 8.822 euros que la Cámara Alta le ofreció a sus 194 miembros


Santiago / La Voz

Solo nueve de los 194 senadores que perdieron su condición de parlamentarios por la convocatoria electoral del 28A han renunciado a la paga de 8.822 euros que les ofreció la Cámara Alta como compensación por el parón electoral. Tal y como recoge Europa Press, uno de esos senadores es gallego; se trata del socialista Manuel García Mañá, que renunció expresamente junto con los senadores salmantinos Esther del Brío (PP), Francisco Javier Iglesias (PP) y Rosa María López (PSOE), además de los madrileños Tomás Marcos (C's) y Jacinto Moreno (Podemos), el andaluz Francisco Carrillo (C's), el alavés Ángel Mesón (Podemos) y la murciana Nuria Guijarro (PP). Los demás, han solicitado la indemnización, incluido el único senador de Vox, en la Cámara Alta, Francisco José Alcaraz. 

Se trata de una paga voluntaria que los senadores podían solicitar, ya que su sueldo se suspendió el mismo día en que terminó la legislatura, el 5 de marzo. Aquellos que se presenten a las elecciones y consigan de nuevo escaño volverán a generar retribución desde el 28 de abril, aunque su nuevo sueldo no se abonará hasta después de la constitución de las Cámaras el 21 de mayo.

En el caso de los senadores autonómicos, ni siquiera se arriesgan a perder el cargo porque fueron elegidos por los parlamentos regionales y no concurren a las elecciones. Perdieron como los demás la condición de senador el día que se disolvió el Senado y, por tanto, el sueldo, pero recuperarán el puesto y volverán a generar una nómina a partir del 28 de abril.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Solo un senador gallego renunció a la paga compensatoria por el parón electoral