El PSOE vuelve a plantear peajes en autovías, para destinar los ingresos a pensiones y educación

Ábalos quiere que el nuevo Congreso debata si la red se mantiene con el pago por uso o con más impuestos

Autovía A-52 sentido Madrid
Autovía A-52 sentido Madrid

vigo / la voz

El ministro de Fomento y número dos del PSOE, José Luis Ábalos, desveló hace seis meses en un viaje a Galicia su intención de «revisar» el sistema de peajes en España ante «los altísimos beneficios» que consideraba estaban teniendo concesionarias de autopistas como Audasa. Al mes siguiente comenzó a dar forma a su reflexión desvelando que su partido plantearía a los partidos políticos en el Congreso un debate sobre la idea de implantar peajes en las autovías para obtener fondos suficientes para el mantenimiento de la red de carreteras. Y ahora, a punto de empezar la campaña, Ábalos va más allá: decidir si se llega a cobrar peaje en las autovías y qué parte de su recaudación se destine a apuntalar las pensiones y los gastos de educación y sanidad.

El ministro de Fomento se cuida de avanzar cuál es su posición al respecto, aunque con el mero planteamiento del debate y su defensa ya adelanta dónde se posicionaría, pero es que además deja pistas suficientes, aunque antes quiere ver qué propuestas surgen de las demás formaciones.

En un encuentro en el Colegio de Ingenieros de Madrid, Ábalos afirmó ayer que la red de autovías tiene un coste de mantenimiento «muy alto» que ya no puede ser soportado por los presupuestos del Estado. De los 18.300 kilómetros de carreteras de alta capacidad, están gravados con peajes 3.400 y a finales de año dos nuevas autopistas, la AP-4 andaluza y las AP-7 entre Tarragona y Alicante pasarán a ser gratuitas.

Aunque resaltó ante los ingenieros la importancia de las infraestructuras, el ministro no situó en un plano inferior a las pensiones, la educación y la sanidad. «Habrá que pensar en algún momento que estos capítulos también deben de ser compensados con los resultados positivos de otras políticas», dijo volviendo a la idea que dejó a su paso por Galicia y poniendo encima de la mesa la fórmula de que parte de los peajes que se implanten en las autovías se destinen a servicios sociales, educativos y asistenciales. «No hay que pensar solo en amortizar las propias inversiones, sino en compensar otras necesidades del país», añadió vinculando ambas cuestiones.

Y tras tratar de empujar a los partidos a debatir al respecto, el número dos de Fomento advirtió que si al final se decide seguir financiando las carreteras vía impuestos, «habrá que elevar la presión fiscal».

500 kilómetros en Galicia

Galicia, que en tres años se convertirá en la autonomía con más kilómetros con peaje de España, vería como el cobro por uso afectaría a 560 kilómetros de las autovías de la red estatal, de implantarse dicho modelo.

El PP ya ha manifestado en el Senado su rechazo a la extensión de los peajes a las autovías, al tratarse según su criterio de infraestructuras ya construidas, en uso y pagadas con los impuestos de la ciudadanía.

La Xunta, en su caso, aprovechó la propuesta de apertura de debate hecha por Ábalos en otoño para plantear que se cree una bolsa común en toda España con los peajes que sirva para eliminar discriminaciones de precios y baje por tanto las tarifas que deben pagar los gallegos en la AP-9.

Feijoo considera irrenunciable el traspaso de la AP-9, que Casado respaldó «co seu puño e letra»

El Parlamento gallego celebró ayer la última sesión de control al presidente de la Xunta antes de las generales, en la que afloraron los asuntos que están marcando el debate político, desde el independentismo al superávit, pasando por el autogobierno o la irrupción de Vox. Fue la portavoz del BNG, Ana Pontón, quien hizo un pack con todas estas cuestiones para denunciar que Feijoo sucumbió a la agenda recentralizadora de Pablo Casado cuando dijo que las transferencias ya no son prioritarias. El jefe del Ejecutivo autonómico puso matices, pues advirtió que no renunciará al traspaso de una infraestructura como la AP-9, «que Pablo Casado asinou co seu puño e letra» en el Congreso.

Pontón construyó un relato para mostrar al mandatario autonómico como un freno para el autogobierno. «Casado dixo que nin unha transferencia máis» y acusó a Feijoo de asentir con el pretexto de que dicho debate no estaba en la calle. «A ver se empeza a entender por que o lehendakari Urkullu consegue unha autoestrada en 24 horas e vostede leva agardando dez anos», le espetó.

Feijoo puso de relieve que en un momento «que se está discutindo a independencia» de una parte del país, «non parece moi oportuno proseguir coas transferencias», pese a insistir en que nunca renunciará a la AP-9.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El PSOE vuelve a plantear peajes en autovías, para destinar los ingresos a pensiones y educación