Pedro Sánchez desvela que dirigentes secesionistas le han reconocido que la independencia «no es posible»

El candidato socialista asegura que «el problema de Cataluña no es la independencia, sino la convivencia»


Desde que se dio el pistoletazo de salida a la campaña electoral, Pedro Sánchez cuida mucho sus apariciones televisivas. Analiza con lupa los platós sobre los que pone sus pies. Mientras otros candidatos recorren todos los canales posibles, el candidato del PSOE mide mucho sus palabras. El candidato del PSOE dejó entrar a La Moncloa a Antonio García Ferreras, director y presentador de Al Rojo Vivo, para tratar en directo algunos de los principales temas de esta carrera hacia las urnas.

Durante la charla con el presentador de La Sexta, el presidente del Gobierno ha desvelado que algunos dirigentes secesionistas le han reconocido en privado que la independencia no es posible. Y no se ha quedado ahí. Porque también les ha recriminado que obren «de mala fe» y les ha pedido que sean sinceros con sus propios ciudadanos

«Los dirigentes independentistas no han actuado de buena fe ni con el Gobierno, ni con sus propios ciudadanos», ha exclamado Sánchez, quien de paso les ha recriminado que «tumbaran» los Presupuestos Generales del Estado porque el Gobierno dejó claro que no está dispuesto a admitir la autodeterminación de Cataluña. Y ello, ha precisado, a pesar de que suponían una mejora para la calidad de vida de todos los ciudadanos, incluidos los catalanes. El candidato socialista ha asegurado que la sociedad catalana quiere «pasar pantalla» de esta situación, del «callejón sin salida» al que les han llevado sus dirigentes, «a sabiendas», ha insistido, de que la independencia «no es posible».

Tras recalcar que los líderes independentistas saben que no es posible la independencia porque la «comunidad internacional les ha dado la espalda y no es constitucional», les ha pedido que «den la cara y le digan a la sociedad catalana que no es posible, que les han engañado y que tienen que volver al consenso constitucional».

Pedro Sánchez ha vuelto a insistir en que el problema de Cataluña no es de independencia, porque nunca se va a producir, sino de convivencia. De hecho, al ser preguntado si estaría dispuesto a reconocer el derecho de autodeterminación con tal de gobernar como le acusan desde la derecha, ha respondido con un tajante: «No».

Abierto a pactar con todos los partidos «dentro de los límites de la Constitución»

Con el último barómetro del CIS marcando la actualidad política, la pregunta era obligatoria: «¿Con quién quiere pactar Sánchez?» El candidato socialista aseguraba ante las cuestiones de Ferreras que, su idea, es poder continuar con el giro social. «Nosotros queremos acordar con todos los partidos políticos. Dentro de los límites de la Constitución española». Eso sí, ha incidido en que su aspiración es la de lograr el 28 de abril una mayoría amplia que le permita gobernar en solitario y formar un Ejecutivo «del PSOE» con «independientes de prestigio» para «continuar el giro social, luchar contra la corrupción y abonar la convivencia en Cataluña».

Sánchez advierte una certeza en esta precampaña electoral, la de que las tres derechas de PP, Ciudadanos y Vox, si suman mayoría absoluta, van a gobernar, porque ellos mismos lo han dicho. Por eso, ha hecho un llamamiento a «concentrar» el voto en el PSOE, el único que puede «hacer frente a las tres derechas».

Lo que Sánchez no ha querido es mojarse. Asegura que no va a «excluir a ninguna formación dentro de la Constitución española» y ha evitado señalar preferencias entre la suma con Podemos y los nacionalistas e independentistas o una alianza con Ciudadanos.  

Eso sí, ha insistido en que percibe que se está abriendo «un tercer espacio», la posibilidad de que el PSOE cuente con «sus propias fuerzas para gobernar». De hecho, cuando se le ha preguntado por el interés de Podemos en entrar en un hipotético gobierno de coalición con el PSOE, ha respondido que el «nivel del debate político tendría que ser otro», porque el país se juega «muchas otras cosas» más allá de los intereses de los partidos.

El socialista no contempla que la izquierda abertzale que representa EH Bildu llegue a ser decisiva en una investidura, como confía su líder, Arnaldo Otegi. «La derecha sabe que no es verdad», ha indicado antes de denunciar que el líder del PP, Pablo Casado, «va a insulto, descalificación y mentira por día».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pedro Sánchez desvela que dirigentes secesionistas le han reconocido que la independencia «no es posible»