PNV, el chantaje sin pudor: Las transferencias «dependerán del estado de necesidad del Gobierno»

A pesar de las transferencias logradas, los nacionalistas aseguran que buscarán en la próxima legislatura un «nuevo estatus» de relación con el Gobierno con el que encontrar una «una relación entre iguales y no subordinada»


Santiago

El portavoz del PNV en el Parlamento Vasco, Joseba Egibar, ha afirmado que las transferencias que quedan por traspasar a su comunidad autónoma «dependerán del estado de necesidad política y de la aritmética parlamentaria del Gobierno español» que surja de las urnas el 28 de abril. En una tertulia de Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Egibar ha considerado que los traspasos dependerán del Gobierno central «de turno», sin especificar cuál es la preferencia. Para el dirigente vasco no es suficiente lo conseguido en los últimos meses de negociaciones con populares y socialistas, y a su juicio refleja que el Estatuto de Gernika «no ha sido admitido en su integridad ni plenitud por parte de los poderes del Estado». Además, ha admitido que el PNV, «en solitario, no ha sido capaz de presionar lo suficiente para que se cumpla el Estatuto», un problema en el que también cree que tiene su cuota de responsabilidad la izquierda abertzale.

A pesar de las transferencias logradas, los nacionalistas aseguran que buscarán en la próxima legislatura un «nuevo estatus» de relación con el Gobierno con el que encontrar una «bilateralidad efectiva, una relación entre iguales y no subordinada, pero desde el respeto», matizó, para a continuación reclamar un reconocimiento efectivo para las «naciones sin Estado», entre las que citó a Cataluña y País Vasco.

Los socialistas se ofrecen a más

Y mientras el PNV trata de mostrarse escéptico con tal de aumentar su autogobierno, los socialistas vascos lanzan el mensaje de que para que continúen los traspasos «la condición indispensable es que haya un Ejecutivo socialista en Madrid», indicó Eneko Andueza, del PSE.

Sin embargo, para EH Bildu, que ha apoyado los decretos de Sánchez en el Congreso, la actitud del PSOE es de «remoloneo», como la describió Iker Casanova, que también desveló la estrategia de su partido en el caso de tener la oportunidad de condicionar al Gobierno: «Negociar en bloque en un tiempo limitado y dejarse de cambalaches a cambio de apoyos puntuales». En el caso de Bildu no hay dudas sobre lo que supondría una victoria de Casado en las negociaciones: «Es un enemigo en plena involución democrática».

Por su parte, Elkarrekin Podemos ha calificado las negociaciones de «performance» del PNV, y lo ha acusado de llevar tiempo convirtiendo en «chantajes» lo que son mandatos del estatuto. Un documento que para el PP «está básicamente completado».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

PNV, el chantaje sin pudor: Las transferencias «dependerán del estado de necesidad del Gobierno»