Feijoo, ministro del tiempo

El presidente de la Xunta ha sido objetivamente cumplidor en su gestión de los ritmos


Redacción

En contra del dicho popular, en España hay deudas que no se pagan, pero los plazos se cumplen y las fechas vencen sin remedio. Es por culpa del tiempo, un elemento incontrolable hasta para Alberto Núñez Feijoo, que dentro de doce meses, con 58 años cumplidos y un niño de tres en casa que ya tendrá cosas que decir, volverá a apretar los labios, a recolocar la montura de las gafas y a pronunciar una críptica introducción a un discurso en el que acabará anunciando, por fin, qué va a hacer con su vida.

Como líder del PPdeG y presidente de la Xunta ha sido objetivamente cumplidor en su gestión de los ritmos y de las prerrogativas que le conceden ambos cargos. No controla el avance del reloj, pero marca los tiempos y el espacio. Hace tres años, un 2 de abril del 2016, reveló que aspiraba por tercera vez a la reelección en el mismo hotel de Santiago en el que expresó una década antes su intención de suceder a Fraga. Y en el que, doce años más tarde, renunció a relevar a Rajoy, rompiendo el eslabón gallego. «Bueno, ya lo he dicho», murmuró entre lágrimas tras dos semanas de reflexión presionado por influyentes miembros del partido y por su confortable compromiso autonómico, tentador por tratarse de la última mayoría absoluta de Occidente.

Existe una tesis de barra de bar de que aquella renuncia fue una estrategia meditada y que lo que hizo Feijoo fue decirle al ganador del Congreso «pasa tú primero, que a mí me da la risa». En la calle, admiradores y detractores sostienen que el líder gallego volverá a ser aclamado y reclamado si Pablo Casado se lleva el trompazo en los dientes que le auguran casi todas las encuestas. La teoría sigue viva pese a que todos los indicadores de apuestas se mueven en el sentido contrario. El intenso y joven presidente del PP ha configurado unas listas a su medida para hacerse fuerte en el Congreso si vienen mal dadas, e incluso por si fuera necesario resistir varios meses hasta una nueva convocatoria electoral, cada vez más verosímil. Si consigue superar el trance, habrá presidente popular de largo recorrido y es posible que el sucesor todavía no haya aprobado sus primeras asignaturas en la carrera.

Aunque se sacaran las urnas otra vez en noviembre, a Feijoo le quedarían todavía muchos meses de trabajo en Galicia, y la estabilidad pregonada sería incompatible con cualquier adelanto de las elecciones autonómicas, previstas para el inicio del siguiente otoño. Y si el tren de las Generales parte en el 2019, en primera o segunda convocatoria, quien quiera que esté al frente de la locomotora va a intentar no detenerse hasta el 2023. Para entonces, las aspiraciones de cualquier político actual estarían pasadas de punto, puro socarrat.

Feijoo tiene tres problemas añadidos al del calendario imposible. Entre la militancia más ortodoxa generó recelo la renuncia en un momento crítico de un político al que la derecha «valiente» ve al borde de la autodeterminación; y, además, es probable que los autores de aquellas llamadas en junio ya no sean nadie en el PP a día de hoy. Por eso Casado le ha ofrecido confiado ocupar el cargo que él quiera. Que tenga cuidado, no vaya a escoger el Ministerio del Tiempo.

Vox y los apellidos casuales en Galicia

En la Cartografía dos Apelidos de la Universidade de Santiago aparecen 56.097 gallegos apellidados Iglesias, bien repartidos por todo el territorio; los 49.873 que responden por Sánchez están muy concentrados en la provincia de A Coruña; los Rivera son 8.295; y los Casado, 1.149. Abascal solo hay ocho.

En Pontevedra esperan a Yolanda

Las familias cuyo salario depende de Ence, especialmente en de Pontevedra, esperan que la candidata de Unidas Podemos por la provincia haga una defensa del empleo tan intensa como la que promulga por Alcoa, Isowat o Poligal, ubicadas en A Coruña y Ferrol. En Marea quería a la pastera fuera de la ría. Pero ese ya no es su partido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

Feijoo, ministro del tiempo