A Coruña

Coincidencia o no, el regreso del secretario general de los socialistas a Galicia se produjo en la celebración del Día da Clase Obreira Galega. El polideportivo San Francisco Javier de A Coruña se quedó pequeño para las más de 1.500 personas que asistieron al mitin de precampaña. Ante el auditorio, Pedro Sánchez quiso agradecer su calurosa acogida recordando que en un país donde el «fracaso se estigmatiza», una alusión a su propia peripecia, fue la militancia la que «salvó al PSOE».

Acompañado por la candidata socialista a la alcaldía de A Coruña, Inés Rey, y el secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, el presidente del Gobierno aprovechó la ocasión para justificar la fórmula de los decretos ante los «obstáculos» parlamentarios de la derecha y, sobre todo, reivindicó su paso por la Moncloa. «Lo que le molesta a la derecha no son los viernes sociales, sino las políticas sociales», alegó. En siete meses, continúo, su ejecutivo aprobó más iniciativas de este tipo «que el PP en siete años».

Sánchez, que no escatimó críticas al tridente conservador, anunció su primera medida, si el 28A gana con una «amplia mayoría»: aprobar la ley de eutanasia y garantizar así el derecho a una muerte digna. En España, quien induzca el suicidio de otro recibe una pena de prisión de 4 a 8 años, quien coopere con actos necesarios se enfrenta a una condena de 2 a 5, y quien la ejecute, a una pena de 6 a 10. Todas las veces que algún partido pretendió despenalizar la eutanasia llevándo el asunto al Congreso, este finalmente fue rechazado. El mes pasado, dos familias entregaron en la cámara baja 283.000 firmas para el mismo fin.

Sánchez también anunció que derogará la reforma laboral y aprobará un nuevo Estatuto del Trabajador. Con el 28 de abril en el horizonte, arengó a la movilización. «España se debate entre dos caminos. El exclusivo o el inclusivo», y citó a Víctor Manuel: «Aquí, o cabemos todos o no cabe ni Dios». El socialista remarcó la «constitucionalidad» de un PSOE que «acabó con ETA» o aprobó la «ley de igualdad». Ante el complejo escenario en el que puede derivar el 28M, dijo: «Los españoles quieren acuerdos, no vetos. Quieren una democracia, no una vetocracia. Ser patriota no es gritar: ‘Viva España’, sino trabajar para que aquí se viva mejor». 

;
Pedro Sánchez acusa a Albert Rivera de querer «transformar la democracia en vetocracia» El presidente del Gobierno afea a Ciudadanos que les haya impuesto un «cordón sanitario».

Garantiza el futuro de Alcoa mientras los trabajadores protestaban en el exterior

La otra cara del mitin estuvo en el exterior, en la entrada del polideportivo. Esta vez como presidente, Pedro Sánchez regresó a una ciudad donde los trabajadores de Alcoa llevan meses esperando por él. Apostados ante el pabellón, con el cordón policial mediante, los operarios lanzaron consignas como «non somos ultras, somos obreiros», «onde está o estatuto da industria electrointensiva?» o «ministra Maroto, non nos vendas a moto». Dentro del recinto, el secretario general de los socialistas envió un mensaje que no calmó los ánimos. «Con el Estatuto para la Industria Electrointensiva garantizamos el futuro para Alcoa en Galicia», remarcó ante los aplausos del auditorio. Una reacción bien distinta a la registrada de puertas para fuera.

;
Trabajadores de Alcoa y Poligal llevan sus protestas al acto de Pedro Sánchez Se han concentrado frente al polideportivo que acogía el acto político del presidente del Gobierno

También Poligal

Los trabajadores de la planta coruñesa, acompañados de la plantilla de la ferrolana Poligal, no se cansaron de exigirle respuestas al presidente. Los momentos más tensos se vivieron al finalizar el mitin. Acampados ante la entrada del edificio, esperaban poder ir a su encuentro. Un objetivo que impidieron los agentes desplegados en la zona. La respuesta avivó los nervios de los operarios, uno de ellos reducido por los agentes. Desde que en octubre la multinacional estadounidense anunció el cierre de las factorías de A Grela y Avilés, los comités de empresa de las dos fábricas esperaban por un encuentro con el presidente del Gobierno. Sin conseguirlo por las buenas, la concentración de ayer buscaba llamar la atención del líder socialista. Se da la circunstancia de que el estatuto anunciado por Sánchez en el mitin, y que podría darle más garantías a los inversores interesados en Alcoa, aún está pendiente de tramitación.

El diputado del PPdeG Gonzalo Trenor calificó de «indignante» que Sánchez acudiese a A Coruña «afirmando que o seu Goberno deu unha solución», y apuntó que «a realidade é que en nove meses foi incapaz de atopar unha solución e nin tan sequera presentou un borrador do estatuto».

El Ave llegará «en tiempo y forma» a la comunidad

Las dos únicas menciones a las propuestas específicas para Galicia llegaron pasado el ecuador de la intervención de Sánchez. La primera fue para sacar pecho sobre la «garantía» de la permanencia de Alcoa. La segunda recuperó una de las deudas pendientes de Madrid. El secretario general de los socialistas aseguró en A Coruña que el AVE que nos conectará con la meseta «llegará en tiempo y forma» a la comunidad. Actualmente en pruebas, el objetivo es ponerlo en servicio a lo largo de este año.

Sobre las zonas afectadas por los «procesos de reindustrialización», entre las que se incluye la comarca coruñesa, Sánchez apeló a las posibilidades que abre para ellas la lucha contra el cambio climático. La transición energética es un «motor de desarrollo sostenible», dijo, que puede generar más de «200.000 puestos de trabajo» en toda España, calculan los socialistas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Sánchez abre la precampaña en Galicia prometiendo una ley de eutanasia