Tres de cada cuatro matriculados en Medicina tiene un 13 de nota de acceso

Sara Carreira Piñeiro
Sara Carreira REDACCIÓN / LA VOZ

EDUCACIÓN

Imagen de alumnos en la facultad de Matemáticas el curso pasado
Imagen de alumnos en la facultad de Matemáticas el curso pasado Sandra Alonso

El 66% de los de Matemáticas y el 43% de Física también superan esa barrera

28 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Dos de cada tres estudiantes que se han matriculado en Matemáticas en la Universidade de Santiago (USC) tiene al menos un 13 de nota de acceso, y la mitad de los que harán Biotecnoloxía y el 43% de los de Física, también. Tener un 13 se ha convertido en la señal de mayor excelencia, y aunque en este bachillerato covid ha resultado algo más asequible que en cursos anteriores, nadie puede dudar que la nota es estratosférica: posiblemente todos los que tengan esa calificación terminaron el bachillerato con un 10 de media. Son unas veinte asignaturas que en el caso del bachillerato de ciencias se complica porque incluye al menos ocho materias de letras (las tres lenguas los dos cursos, Filosofía de 1.º de bachillerato e Historia de España en segundo, como mínimo)

Medicina es la carrera que más estudiantes con esa nota reúne. El proceso de matriculaciones aún no está completo, porque ahora mismo hay más inscritos de los que finalmente acudirán a las aulas (decenas de ellos se irán a facultades más cercanas a sus casas, por todo el territorio español) pero la CIUG calcula que aún así habrá unos 260 alumnos con esta nota de los 360 que comenzarán la carrera en septiembre; es decir, 3 de cada 4 alumnos superará la barrera de lo posible en el imaginario estudiantil.

En números absolutos, y tras Medicina, destaca Matemáticas, con 70 alumnos sobre ese límite, seguida de Física, con 39 y Enfermaría, con 26. Este último dato es importante: los 26 matriculados en Enfermaría en Santiago lo están porque quieren hacer precisamente esa carrera, y no Medicina; si fuese así, tendrían plaza en el grado deseado. Es interesante por tanto ver que no todos los que estudian enfermería querrían ser médicos, o que solo piden esta carrera quienes no pueden acceder a la otra.