La realidad desmiente que haya equidad: solo el 1% de los alumnos en riesgo de exclusión termina la ESO a su edad y sigue estudiando

Sara Carreira Piñeiro
Sara Carreira REDACCIÓN / LA VOZ

EDUCACIÓN

Los jóvenes vulnerables llevan una mochila que les dificulta salir adelante. Así lo contaron la pasada semana en el Congreso de los Diputados. En la imagen, puesta en escena del colectivo antes de dar a conocer el informe entre los políticos
Los jóvenes vulnerables llevan una mochila que les dificulta salir adelante. Así lo contaron la pasada semana en el Congreso de los Diputados. En la imagen, puesta en escena del colectivo antes de dar a conocer el informe entre los políticos Jóvenes e Inclusión

Jóvenes e inclusión denuncia ante los políticos el abandono socioeducativo de los colectivos más vulnerables

07 jun 2021 . Actualizado a las 09:58 h.

La agrupación Jóvenes e inclusión,que une a diversas entidades relacionadas con la inclusión, presentó la pasada semana en el Congreso de los Diputados su informe La carrera de la desigualdad, una revisión de datos que deja en entredicho la equidad española: solo 1 de cada 10 jóvenes en riesgo de exclusión está en el curso que le corresponde a los 16 años (1.º de bachillerato o FP de grado medio), es decir, que haya terminado la secundaria en tiempo y forma. La cifra es espectacular, sobre todo porque el 70% de los alumnos en general sí cumple con la relación edad/curso; eso quiere decir que entre los alumnos de entornos favorecidos la repetición es una situación muy puntual.

Como suele ocurrir, el que repite una vez tiene más riesgo de volver a hacerlo, y según los datos que baraja el trabajo, el 16% de los jóvenes desfavorecidos han perdido hasta 5 cursos a los 16 años, y no ha terminado ni siquiera la educación primaria

Los datos que ofrece Jóvenes e inclusión se han tomado de los adolescentes con los que trabaja esta agrupación de oenegés, fundaciones y asociaciones. Son diez las comunidades autónomas que aportaron datos, incluida Galicia, ya que la entidad Igaxes forma parte del grupo. Esta oenegé ayuda a jóvenes de entornos desfavorecidos, y se encarga de varios pisos de menores tutelados por la Administración —cuyas familias no tienen la tutela—.

Los problemas se acumulan para este colectivo de jóvenes, y así el 40% ha cambiado de centro educativo al menos dos veces, y solo el 20% recibe alguna beca (pública o privada).  «Los datos de fracaso escolar ponen en duda la igualdad de oportunidades para los jóvenes en riesgo de exclusión social», advierte el trabajo.

Para afrontar esta situación, Jóvenes e inclusión reclama un Pacto de Estado y programas basados en la equidad, así como una revisión de los criterios de concesión de becas.También cree imprescindible que se forme al profesorado y la especialización de equipos directivos de los centros educativos para ayudar a estos menores y evitar que abandonen los estudios.

Menores tutelados 

El 27 % de los jóvenes en riesgo son tutelados de la Administración. Este es un colectivo especialmente vulnerable, a pesar de que cuentan con el respaldo de los gobiernos autonómicos. Por ejemplo, el 92% ha repetido alguna vez y muchas comunidades saben que estarán solos al cumplir los 18 años (en Galicia las ayudas se amplían hasta los 25). 

Aunque el 70 % de los menores tutelados ha nacido en España, hay también un porcentaje ha nacido en España, hay un porcentaje importante de menores extranjeros no acompañados, los conocidos como menas. Sus condiciones personales suelen ser muy duras y en ellos el abandono escolar es mucho mayor. Por ejemplo, el 100% ha repetido algún curso.