Emotivas despedidas en los institutos ourensanos

M. Rodríguez OURENSE / LA VOZ

EDUCACIÓN

Vuelven las graduaciones de 2º de Bachillerato a varios centros de Secundaria de Ourense tras el paréntesis por el covid

15 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Ha sido un año duro para todos y también para los alumnos de segundo de Bachillerato, pero al menos están pudiendo poner el broche al final de su formación en los institutos en los que han cursado secundaria. El IES Julio Prieto Nespereira y Salesianos son dos de los centros que han celebrado ya la graduación de sus estudiantes con el título de bachiller. Todavía les falta esa prueba, con la palabra que el director del sexto instituto dejó para el final de su discurso, la selectividad o ABAU, pero este viernes fue un día de fiesta. Y los jóvenes se vistieron de tiros largos para recibir sus orlas y sus bandas de graduados.

Los actos se adaptaron a las circunstancias y a las normas sanitarias. En Salesianos prescindieron del ágape bajo los soportales, en el que el colegio les ofrecía otros años pinchos y una fuente con chocolate. Tampoco se juntaron en la iglesia. Todo se concentró en el teatro, con un aforo del 50 %. Sus 400 butacas permitían que los alumnos pudieran estar acompañados de dos familiares en este emotivo fin de etapa.

En el instituto pontino, el acto se llevó a cabo en la planta baja en lugar de en el salón de actos para poder guardar la distancia de metro y medio. Son 33 alumnos los que aprobaron el curso. Componen, dijo el director Eduardo Lorenzo, una «promoción extraordinaria». El acto, que el año pasado no se pudo celebrar, pretendió ser, un «gran homenaxe ao voso aguante e resistencia neste ano tan especial». En el pasillo cuelgan los cuadros con orlas de promociones de años anteriores, algunas con fotos de padres de actuales alumnos del centro, mencionó el director.

En Salesianos fueron 52 chicos y chicas, de dos aulas de segundo de Bachillerato, los que se graduaron. Fue un año en el que tuvieron que trabajar más para recuperar lo perdido el año pasado con el confinamiento y las clases a distancia. Pero también estuvieron aplicados debido a que hubo escasas opciones de distracción exterior. El director, Lupicinio Peña, intervino en primer lugar para desgranar el guion y las instrucciones de una celebración de despedida que comenzó con una reflexión y oración leída por parejas de alumnos de este centro católico.