El cambio de criterio de evaluación por el covid eleva las notas en la universidad

Sara Carreira Piñeiro
Sara Carreira REDACCIÓN / LA VOZ

EDUCACIÓN

Imagen del pasado junio de la biblioteca general de la USC, adonde acudían los alumnos a buscar libros; no se podía estudiar en ella
Imagen del pasado junio de la biblioteca general de la USC, adonde acudían los alumnos a buscar libros; no se podía estudiar en ella Sandra Alonso

La entrega de trabajos, prácticas y pruebas puntuales supuso más aprobados

14 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

 El curso pasado se aplicó por primera vez de forma general en Galicia uno de los principios básicos del espacio universitario europeo: la evaluación continua. La UE lo considera el sistema más justo para calificar el trabajo de los alumnos. El confinamiento de marzo exigió rehacer los criterios de evaluación, muchos de los cuales tenían el examen final como eje básico, con un 60 o un 100% de la nota en esa prueba.

Obligados por las circunstancias, los docentes diseñaron para sus alumnos otras formas de evaluación: resolución de casos prácticos, trabajos de investigación, proyectos en equipo, encuestas periódicas, pruebas test puntuales, presentaciones, exámenes orales... han sido muchas las formas en que se calificó el aprendizaje de los estudiantes.

Con esa base se entiende la mejora de los resultados. Lo reconoce abiertamente la Universidade de Vigo, donde se registraron subidas de diez puntos; lo asumió el rector de la de A Coruña en una reunión el pasado viernes con los alumnos, ante quienes aceptó que los éxitos del pasado curso fueron mayores que otros años; y hasta en Santiago admitieron que el balance ha sido positivo, aunque lo cifran en 0,6 puntos de subida media.

Mínimo garantizado en la USC

Desde el rectorado de la USC se explicó uno de los mecanismos desarrollados el curso pasado que buscaba garantizar que ningún alumno se viese perjudicado: «En relación especificamente á avaliación do segundo trimestre do pasado curso 19/20, unha vez superada unha materia, esta debía recibir unha cualificación que como mínimo fose a correspondente á nota media do expediente do alumno/a. No caso de que a cualificación obtida da materia fose superior a esa nota media, no expediente reflectiurase a cualificación obtida».

Los datos de Vigo también son mejores que la media de los cursos anteriores. Por una parte se presentaron muchos más estudiantes a los exámenes: en los últimos años, el 87% de los alumnos matriculados en una asignatura acudía al examen de la misma; el curso pasado este porcentaje creció hasta el 97%, lo que supone prácticamente a todo el estudiantado. Por otra, de los presentados el 93% aprobó frente al 83% de otros años.

La nota del rector de A Coruña al final del curso: «Notable alto»

El rector de la Universidade da Coruña, Julio Abalde, y gran parte de su equipo de gobierno mantuvieron el pasado viernes una reunión —telemática y presencial— con los estudiantes para hacer una valoración del primer cuatrimestre de curso, recién terminado. Reconoció que «estamos a vivir unha situación complicada e complexa, moi dura psicolóxica e socialmente», pero está seguro de que entre todos se terminará el curso «con boa nota, ao igual que sucedeu no pasado», que puntuó «cun notable alto».

En cuanto a lo que va del presente curso, Julio Abalde consideró que «transcorreu de forma adecuada, de acordo co que tiñamos previsto». Con poca incidencia de positivos, dijo, «o rastrexo efectuado dentro da UDC amosa que os contaxios entre o estudantado producíronse todos fóra das instalacións universitarias».

El 30% de las pruebas, virtuales

En este primer tramo del curso «realizáronse máis de 1.300 exames, dos que o 70% se fixeron presenciais e o resto telematicamente, tal e como estaba previsto», detalló. «Entre o estudantado e o profesorado pasamos con boa nota esta fase, desde o punto de vista sanitario e de organización docente», valoro Abalde.