Las familias lo tienen claro: «No hay alternativa a la educación presencial»

Tanto Confapa como Anpas Galegas creen que se ha perdido un tiempo muy necesario para hacer de las clases virtuales una alternativa realista para crisis como esta

Aula del colegio de A Lomba en Vilagarcía, donde se colocaron plásticos en la ventana para evitar que entre el agua de lluvia
Aula del colegio de A Lomba en Vilagarcía, donde se colocaron plásticos en la ventana para evitar que entre el agua de lluvia

Redacción / La Voz

Las familias lo tienen claro, no puede haber clases solo virtuales porque el sistema sigue sin estar preparado para ofrecer este tipo de enseñanza con garantías de que los alumnos aprendan. Tanto Confapa como Anpas Galegas -que se reunió hasta la noche para decidir su postura- se manifestaron en el mismo sentido.

La confederación de AMPA Confapa (asociada a Ceapa a nivel estatal) tiene claro que «no hay alternativa a la educación presencial», tal y como resume su presidente gallego, Rogelio Carballo. Este añade: «No se ha hecho prácticamente nada para permitir una educación no presencial, por lo menos en las etapas en las que sería posible». En Confapa le trasladaron al conselleiro, durante su reunión el lunes que «en caso de que se tuviera que cerrar la educación obligatoria y las etapas de bachillerato y FP» iba a exigir «la totalidad de las 175 jornadas lectivas que por ley tienen que tener los alumnos, de forma presencial, y que podía plantearse ese período de confinamiento como unas vacaciones intermedias siempre que se considerase prolongar el curso para recuperar las jornadas perdidas, así como establecer ayudas a las familias en términos de conciliación, porque evidentemente serían unas vacaciones no programadas».

Entiende Carballo que la situación es diabólica: «Es una elección absolutamente injusta para las familias, en las que cualquier opción tiene una componente extraordinariamente dañina. O lesionas un derecho fundamental o lesionas otro derecho fundamental, que además tiene que ver con derechos del menor. Tenemos que elegir entre el derecho a la salud y el derecho a la educación, porque el sistema educativo no ha hecho una mínima transición a lo digital casi un año después de comenzada la pandemia».

«Estamos na mesma situación que hai dez meses»

En el mismo sentido se posicionó la otra gran confederación de familias de la escuela pública, Anpas Galegas: «Non cuestionamos que os centros escolares permanezan abertos, pero cremos que estamos na mesma situación que hai dez meses, que non se avanzou na formación da comunidade educativa, e que estamos perdendo sistematicamente un tempo imprescindíbel para avanzar cara outro modelo de ensino, moderno, inclusivo e adaptado á realidade».

A esta opinión hay que sumar la del colectivo que desde principio de curso exige que la asistencia física a las clases sea voluntaria este año. Se aglutinan en la Plataforma Dereito ao Ensino sen Risco en Pandemia (Derpa), que ya ha alertado a sus seguidores en las redes sociales del riesgo de acudir a los centros. Ayer pedían el cierre de las escuelas y la dimisión de responsables políticos que, dicen, juegan con la vida de los estudiantes.

Protesta en Arteixo

Por su parte, el AMPA del CEIP Novo Arteixo ha escrito a las familias pidiéndoles que secunden una protesta y que no lleven a sus hijos a clase ni hoy ni mañana dado el alto número de casos positivos que hay en el colegio. Según explican, la «huelga» sería la manera de «aliviar la presión sanitaria en el centro, así como hacernos oír y que se tomen las medidas necesarias de manera urgente e inmediata».

Obviamente, han decidido no organizar ninguna movilización ni concentración para evitar que se reúnan las personas y aumente el riesgo de contagio.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
3 votos
Comentarios

Las familias lo tienen claro: «No hay alternativa a la educación presencial»