Polémica ley Celaá: concertada bajo control, poca Religión y ahora el idioma

El Congreso apura las 1.200 enmiendas para aprobar la Lomloe cuanto antes

Isabel Celaá, esta semana en el Senado
Isabel Celaá, esta semana en el Senado

Redacción / La Voz

Por la forma y el fondo, la nueva ley de educación, la Lomloe, no es una ley de consenso: es una ley de partido. O de partidos, porque contará con el apoyo de varios. Aunque lleva casi dos años dando vueltas por las instituciones, los avatares políticos y sanitarios han zarandeado esta normativa que nace con el objetivo de borrar la ley anterior (Lomce) y afianzar la escuela pública. Que en la tramitación parlamentaria de la ley Celaá haya recogido unas 1.200 enmiendas ya da pistas sobre lo polémico de su contenido. Hay tres asuntos básicos en los que generaba malestar: control de la selección de alumnos en la escuela concertada, minimización de la Religión y mayor poder a los consejos escolares. Y desde este martes se suma un cuarto, el del idioma, que para los partidos de derecha siempre está bajo sospecha.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Polémica ley Celaá: concertada bajo control, poca Religión y ahora el idioma