Linda Liukas, programadora y escritora de cuentos: «La informática en primaria es codificación y amor por saber»

Divulgadora de la programación, dice que en cuestión de tecnología, los profesores deben ser «indulgentes consigo mismos»

Linda Liukas
Linda Liukas

Redacción / La Voz

Linda Liukas (Finlandia, 1986) podría ser una programadora informática más, una mujer en el mundo de los ordenadores desde la fría Finlandia. Pero la vida la ha llevado a un lugar no muy lejano de ese, pero a la vez a años luz, porque es escritora de cuentos sin dejar de ser instructora de programación. La Comisión Europea la nombró hace siete años Campeona Digital de Finlandia y ahora llega España de la mano de la Fundación "la Caixa", entidad para la que ha participado en el diseño de HelloMath!, el primer programa de ayuda al profesor en matemáticas e informática. Liukas charló con La Voz para explicar qué pretende al animar a la formación en programación.

-HelloMath se centra en la resolución de problemas e incorpora todas las competencias de un alumno, especialmente las artísticas. ¿Seguir educando por asignaturas es un error o este tipo de programas complementa la enseñanza tradicional dividida en materias?

-La enseñanza de la informática y la codificación en todas las disciplinas tiene mucho sentido, puesto que la informática está presente en el mundo humano y social. Alejarse de los planes de estudio inspirados en la ingeniería forma parte de esa visión. No obstante, creo que sigue haciendo falta un aprendizaje basado en temas profundos, sobre todo en los primeros años; cuanto más ayudemos a los estudiantes a entender la presencia de las matemáticas y la informática en todo lo que les rodea, más fascinantes les parecerán las asignaturas.

-La resolución de problemas como planteamiento es correcto, pero, ¿no es conveniente disponer antes de algo de teoría que ponerse con la práctica? En general, enseñar informática equivale a explicar algo con unos términos que la mayoría de la gente no entiende. Es un equilibrio entre dar nuevo vocabulario y sincronizarlo con ejemplos de la vida real. Cuanto más abstractos seamos, cuanto más nos alejemos de las experiencias diarias, más dura será la tarea.

-En el diseño curricular de Love Letters y HelloMath utilizamos una cosa que llamamos reempaquetar y desempaquetar. Los vídeos siempre empiezan con el concepto teórico, tanto si son algoritmos como si se trata de hardware o aritmética. Después, cogemos esas palabras técnicas de conceptos densos e intentamos crear una experiencia (mostrar y luego hablar) sobre ellos. ¿Os habéis preguntado alguna vez qué viaja por dentro de los cables de vuestro ordenador? o ¿por qué las piezas de un ordenador parecen una pequeña ciudad? ¿Cómo funciona Internet con pepinos y zanahorias? Una vez que se ha entendido la experiencia, y se ha despertado el entusiasmo, las palabras vuelven a ser un soporte para los conceptos. Esta es la razón por la cual los planes de estudios incluyen tantas actividades desconectadas del mundo real.

-¿Qué ocurre si el alumno no avanza? Parece que en este contexto “ayudar” al estudiante puede ser un error porque le “solucionas” el problema y no aprende.

-Las matemáticas son un lenguaje de lógica. Normalmente, cuando hablamos de matemáticas, hablamos de disciplina, rigor, capacidades analíticas y evitación de errores. La contemplación es una pérdida de tiempo y solo hay una forma de resolver los problemas. Los niños escuchan estos mensajes en voz bien alta. Cuando se mezclan las matemáticas y la informática, el mensaje, sin embargo, cambia. En la codificación, que está en algún lugar entre la precisión de las matemáticas, la astucia de la ingeniería y la poesía del lenguaje, puede haber muchas formas correctas de resolver los problemas. Hace falta creatividad, audacia y curiosidad para construir y explorar estas ideas. Falta una advertencia en cada una de las lecciones que imparto: el objetivo de esta lección es que tú crees un recuerdo. Las palabras son solo pistas sobre cómo llegar, y casi nunca hay respuestas correctas o erróneas. Una de mis partes favoritas del plan de estudios de HelloMath son las actividades centradas en desarrollar un sentido numérico: estimación, juicio y comparación. Especialmente en un mundo donde los ordenadores pueden calcular mucho más rápido y con mayor precisión que los estudiantes, ¿por qué invertimos tanto tiempo en el cálculo memorístico? Aprender a descomponer los problemas y hacer estimaciones de las posibles respuestas son competencias que necesitarás para trabajar con las matemáticas en un ordenador.

-¿Cualquier profesor puede aprovechar HelloMath? El nivel de muchos docentes de primaria en matemáticas es limitado, según ellos mismos reconocen.

-Este es el primer programa en España que integra la informática y las matemáticas y, por supuesto, está dirigido a todos los profesores. El objetivo era hacer algo sencillo para poder dar cabida a todo el mundo. La enseñanza de la informática se suele percibir como un extraterrestre leyendo un diccionario. En lugar de un diccionario, quisimos crear una puerta. El plan de estudios está diseñado de manera que los profesores disponen de total flexibilidad para aplicarlo en el aula, establecer sus propios objetivos y dirigir su propio aprendizaje. Mi consejo para los profesores es que sean indulgentes consigo mismos. Aprender una nueva competencia siempre exige mucho, pero también puede ser una experiencia de empatía hacia los estudiantes que están luchando con exactamente la misma sensación de frustración.

-¿Este programa está diseñado específicamente para España? 

-¡Es un esfuerzo global! La parte matemática se ha elaborado en colaboración con la Fundación ”la Caixa” y con el espíritu de los principios educativos, la exploración abierta y la autonomía de los profesores finlandeses en sus respectivas aulas. Continuará creciendo, mano a mano con iniciativas internacionales, como el Aimssec (African Institute for Mathematical Sciences Schools Enrichment Centre) de Toni Beardon, el Global Math Project de James Tanton, y los expertos en divulgación matemática Fernando Blasco, Eulàlia Tramuns o Belén Garrido, entre otros. Creo que es un programa exigente, lleno de nuevos conceptos e ideas, ¡también para los profesores finlandeses! Ningún país ha descubierto todavía cómo preparar a los profesores para entender un mundo cada vez más dirigido por la tecnología. En la parte de la informática, vamos mucho más allá de la codificación y hablamos del aprendizaje automático, los datos, las redes y otras grandes ideas de la ciencia de la informática. En cuanto a la parte de las matemáticas, hablamos de contar como un proceso intersticial, de la geometría como algoritmos, y de rompecabezas como el paradigma de la resolución, la descomposición y la abstracción de problemas, y la búsqueda de patrones.

-Se suele decir que este tipo de programas hacen divertidas las matemáticas, la robótica, la ingeniería…, pero realmente para aprender todo eso hay que trabajar mucho, insistir, repetir, darle muchas vueltas, vencer la pereza o la desesperación… ¿Es posible conseguir que siempre sea divertido o es mejor matizar esa “diversión”?

-¡Este es un punto muy importante! Por mucho que queramos que la enseñanza de las matemáticas y de la informática sea divertida, también será frustrante. La parte en la que nosotros, los educadores, podemos ayudar aquí es la motivación para que los estudiantes vean la perseverancia como parte de la curva de aprendizaje, algo así como cuando los niños están jugando un videojuego y van superando los diferentes niveles insistiendo una y otra vez.

-¿Es la programación el nuevo bilingüismo? En España hasta hace poco hablar bien inglés era garantía de un buen empleo (hoy el nivel general es más alto); ¿le pasa eso a la programación?

-Desgraciadamente no. La enseñanza de la informática en la escuela primaria no solo tiene que ver con la codificación y la preparación para un puesto de trabajo. Tiene que ver con desarrollar el amor por el aprendizaje y ofrecer ideas a largo plazo y que sean de amplia aplicación. Una forma de pensar que proporciona una nueva perspectiva del mundo. Y eso es precisamente lo que hace la informática. No deberíamos enseñar informática solo porque es útil, sino porque es interesante e intensamente creativa. La informática combina el placer intelectual de la razón y la lógica con la utilidad de la ingeniería. Combina la belleza de las artes con los valores de las ciencias sociales para cambiar el mundo.

-Para acabar, ¿en su experiencia ha mejorado la participación de las mujeres en la programación? ¿Se van derribando estereotipos o todavía se presenta la informática de un modo ajeno a los intereses de las niñas?

-Que se suponga que a las niñas no les gustan los ordenadores es algo que ellas todavía no saben. Son meticulosas, pueden concentrarse, son realmente fantásticas con las historias y expresándose, y plantean preguntas del tipo «y si», «por qué» y «cómo», y no saben que los demás suponen que no les gustan los ordenadores. Solemos ser nosotros, los adultos, lo que proyectamos nuestros propios prejuicios en los niños. Los profesores desempeñan una función muy importante para cambiar las ideas de los niños acerca de la informática y para ayudarles a ver la informática como otra herramienta que pueden utilizar para expresar sus ideas, igual que los lápices, los carteles o la plastilina. Necesitamos un grupo de personas radicalmente más diverso para tener voz en la discusión sobre el tipo de problemas que resolvemos con la tecnología. El futuro de la informática necesita estudiantes que combinen su interés por el cerebro humano, tocar el oboe o la naturaleza con la informática, para hacer avanzar tanto este campo como el mundo.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Linda Liukas, programadora y escritora de cuentos: «La informática en primaria es codificación y amor por saber»