En casa o en el instituto, las horas de clase semanales deben ser las mismas

Sara Carreira Piñeiro
Sara Carreira REDACCIÓN / LA VOZ

EDUCACIÓN

Una clase híbrida (presencial y telemática para los niños con cuarentena) se celebró en muchos centros gallegos -en la imagen, el colegio Maristas de Ourense- mientras la actividad lectiva siguió como siempre incluso en el aula donde se detectó un positivo
Una clase híbrida (presencial y telemática para los niños con cuarentena) se celebró en muchos centros gallegos -en la imagen, el colegio Maristas de Ourense- mientras la actividad lectiva siguió como siempre incluso en el aula donde se detectó un positivo

La Xunta moviliza 20.000 dispositivos para que nadie quede desconectado por falta recursos

25 sep 2020 . Actualizado a las 15:27 h.

Nada de actividades complementarias. Ni de jornadas de estudio. Si un alumno tiene que quedarse en casa por una cuarentena o porque pertenece al turno virtual en los cursos semipresenciales debe tener exactamente las mismas horas lectivas que si estuviese en el aula física; eso en Galicia son sobre 30 horas semanales. Así lo dejó claro ayer la ministra de Educación, Isabel Celaá, tras la Conferencia Sectorial de Educación con todos los consejeros del ramo: «Hemos reiterado la obligatoriedad de la formación a tiempo completo y en las mejores condiciones». Aceptó la ministra que estos días tal vez haya habido algún problema en ese sentido, pero zanjó tajante: «En quince días está cuestión debe estar resuelta».

La semipresencialidad en Galicia solo se puede aplicar a los alumnos de bachillerato y FP; a nivel estatal el acuerdo de mínimos exige que deben ser estudiantes de al menos 3.º de ESO los que se queden en casa por falta de espacio en los centros. Por el momento no hay cifras oficiales de cuántos centros gallegos han optado por esta modalidad, pero se calculan que no pasarán de 20. Uno de ellos es el IES Sánchez Cantón de Pontevedra, adonde los estudiantes de bachillerato solo irán tres horas al día, y por la tarde: de 15.30 a 18.30 una semana, y de 18.30 a 21.30 la siguiente. Las familias de los alumnos se quejan de que este horario es la mitad del tiempo oficial, y ahora la ministra de Educación les da la razón. Es de suponer que la Inspección debe encargarse de comprobar que se cumplen las normas.

Las exigencias del horario deben seguirse en todas las etapas, y la ministra lo dijo pensando en los alumnos que tienen que quedarse en casa por cuarentena, ya sea de forma individual o como la totalidad del aula. En ese caso, el centro debe garantizar que todos los alumnos pueden seguir el desarrollo de las clases. Para eso, recordó que el Gobierno central ha creado una bolsa de 500.000 dispositivos digitales para la entrega o préstamo a alumnos que no cuenten con un sistema propio de conexión.

En Galicia, la Xunta cuenta con 55.000 dispositivos de préstamo. Lo explicó ayer el presidente, Alberto Núñez Feijoo, tras el Consello, al presentar el Plan de continxencia para a Ensinanza non presencial e Semipresencial: «Estamos a falar dun plan para estar preparados para calquera situación que obrigue a suspender a educación presencial».

De los dispositivos disponibles, 20.000 se reservan para el alumnado con más necesidades económicas y 34.000 son del programa E-Dixgal. Este se ha ampliado en el curso actual con 10.000 nuevos equipos, lo que ha supuesto un desembolso de 5,3 millones de euros.

Compra de más ordenadores

Además, Galicia acaba de aprobar la firma de un convenio con el Ministerio de Educación por importe de 8,5 millones de euros para adquirir 17.000 ordenadores portátiles, a los que se sumarán 3.000 comprados en exclusiva por la Xunta: 1.000 de manera inmediata y 2.000 que estarán listos a lo largo de este primer trimestre.

La dotación de dispositivos se completa con el plan de formación de los docentes, con el objetivo de que todos conozcan y manejen las aulas virtuales de sus respectivos centros, y dispongan de recursos suficientes para la enseñanza virtual, incluso como apoyo de la tradicional, sin que sea necesario un confinamiento para desarrollarla.

Malestar en las redes por la apertura de listas de sustitutos sin necesidad de máster

Una de las medidas anunciadas por Isabel Celaá dice que, de forma excepcional y temporal, las administraciones pueden incluir en la lista de sustitutos a personas que no tengan el máster de profesorado. Esta frase ha levantado ampollas en las redes sociales. ¿Por qué? Porque hay especialidades que llevan años sin abrir las listas y ahora se pueden apuntar a ellas quienes tengan máster y quienes no lo tengan, y todos en igualdad de condiciones, cuando el máster ofrece una mejor garantía de desarrollo didáctico de la materia y ha supuesto un gasto en tiempo y dinero para el aspirante, que debería tener prioridad, o al menos así lo piensan muchos.