Redacción / La Voz

El regreso a las aulas en Galicia convirtió el día de ayer en una jornada inolvidable para 196.900 niños y niñas y sus familias. Los atascos regresaron a las ciudades y las obras generaron molestias e incluso movilizaciones, aunque desde la Xunta se mantiene que en ningún caso hay riesgo para la seguridad de alumnos y profesores.

Este es un repaso de las principales incidencias de una jornada que, en general, resultó tranquila:

Sobrado. Todas las familias del CEIP Virxe do Portal hicieron huelga para pedir un profesor en primaria, después de que se hayan reunido los estudiantes de primero, segundo y tercero en un único grupo. «Si uno de los tutores falta, el otro tiene que unificar a los alumnos de primero a sexto», se quejaba la presidenta del Anpa, Carolina Vázquez. 

Carral. El Anpa del CEIP Vicente Otero Valcárcel denunció el estado de las obras y la dejadez de la Administración, ya que han sido familias y docentes los que limpiaron esta semana algunas dependencias del centro, como la cocina, para que estuviesen en condiciones de uso. 

Cervo. Un grupo de familias del CEIP de Cervo decidió no llevar ayer a sus hijos a clase porque dicen que las obras pendientes en el recinto suponen un riesgo para su seguridad. «Hai goteiras, portas sen poñer, aulas sen pintar, cables colgando, polvo por todos lados...» resumía un padre.

Foz. El CEIP Número 1 de Foz también vivió una jornada de absentismo por problemas con las obras sin terminar.

Carballo. En Carballo, el CEIP Fogar comenzó también con obras (en el interior del colegio y en la fachada), que no se prevé que terminen antes del 1 de noviembre, ya que deben quedar para las horas no lectivas.

Ferrol. El alcalde de Ferrol acudió a clase para ver las obras del CEIP Cruceiro de Canido, que desanimaron a muchas familias a llevar a sus niños el primer día; polvo y desorden generaron inquietud entre padres y docentes.

Lugo. El colegio de la zona del parque de Abella, el CEIP Casás, amanecía en obras, que comenzaron con un mes de retraso. Los padres del Consejo Escolar animaron al absentismo y la protesta en este primer día.

A Fonsagrada. También hubo problemas en A Fonsagrada, tantas que los alumnos del CEIP comenzarán hoy las clases en el instituto Fontem Albei, un edificio prácticamente anexo y casi vacío.

Santiago. El CEIP Quiroga Palacios, de Conxo, no tendrá actividades extraescolares hasta mediados de octubre por culpa de las obras, lo que imposibilita la conciliación familiar; de la ampliación de tres aulas, solo dos estaban listas, la tercera mostraba todavía las paredes de ladrillo. En el CEIP Raíña Fabiola sí comenzaron las clases a pesar de las obras.

Pontevedra. En la escuela unitaria de Verducido también hubo malestar, pero no por obras sino por la reducción de un aula, una situación que conlleva agrupar en el mismo espacio a 18 niños de 3, 4 y 5 años. «En defensa da escola rural»: con esta pancarta protestaron las familias.

El colegio lucense que reabre siete años después

María Guntín
;
El colegio lucense que reabre siete años después Un autobús llevará a siete alumnos de la montaña hasta el centro de Negueira, cerrado desde el 2012

Un autobús llevará a siete alumnos de la montaña hasta el centro de Negueira, cerrado desde el 2012

La despoblación de las zonas rurales y las imágenes que dejan cientos de aldeas vacías en toda Galicia tienen su contrapartida en una de las mejores noticias que deja el inicio del curso. Negueira de Muñiz es un ayuntamiento con poco más de 200 habitantes, situado a 90 kilómetros de Lugo y 30 de A Fonsagrada. Ayer, siete niños acudieron a la presentación del nuevo año académico y asistieron en primera persona a la reapertura de un centro que llevaba siete años cerrado por falta de alumnado.

«Los alumnos aprenderán unos de otros gracias a la diversidad de edades»

El lunes, todos los pequeños empezarán las clases con normalidad. Montse López será la maestra al frente de estos alumnos. Todos en la misma clase trabajarán en grupos y con distintos proyectos que se adaptarán a las edades de cada pequeño. Dos de los niños son de infantil; otros dos de primero de primaria; uno de segundo; otro de tercero y, el último, de cuarto. «Los pequeños se retroalimentarán, aprenderán unos de otros gracias a la diversidad de edades», explica Montse. Ayer y desde la que será su aula desde el lunes entraron por primera vez en contacto con el centro, que fue reformado recientemente gracias a una colaboración del Concello y de la Consellería de Educación.

Seguir leyendo

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Obras pendientes y atascos en las ciudades marcan el regreso al colegio