A los alumnos gallegos les gustan las ciencias pero huyen del bachillerato tecnológico

Es la comunidad con más estudiantes en la rama científica, pero en la tecnológica cae a los últimos puestos

Tal y como está planteado el sistema educativo, los estudiantes se juegan su futuro en la media de bachillerato y en los exámenes de selectividad
Tal y como está planteado el sistema educativo, los estudiantes se juegan su futuro en la media de bachillerato y en los exámenes de selectividad

Santiago

Quizás tener una de las facultades de Medicina más prestigiosas de España hace que los alumnos tengan en mente las ciencias. Hasta el punto de que en Galicia este bachillerato es el más elegido por los menores. El 49 % de los jóvenes se decanta por esta opción, la más alta de España. Y sin embargo, las vocaciones que se ganan en esta rama se pierden en el bachillerato tecnológico, a donde solo va el 11 % de los jóvenes que estudian esta etapa. En Cantabria y País Vasco, por ejemplo, los porcentajes se invierten.

Esta es una de las conclusiones del estudio sobre la situación de la educación en España, con encuestas a 19.000 familias de alumnos, 900 de ellas en Galicia. El trabajo fue realizado por el foro Educa 20.20 en colaboración con la Fundación AXA y Sigmados. La encuesta pone de manifiesto dos conclusiones claras, los alumnos gallegos son los más orientados a ciencias, y Galicia es la comunidad en la que mejor imagen y mayor conocimiento hay de la formación profesional. Los padres le dan a este tipo de formación un 7, frente al 6,58 de la media estatal. Y si aquí el conocimiento de la FP supera el 98 % entre las familias, en el resto de España baja varios puntos. 

Lourdes Carmona, directora de Educa 20.20, presentó los resultados del estudio junto a la conselleira de Educación, Carmen Pomar, y explicó que los progenitores gallegos están de acuerdo en que sus hijos se vayan a estudiar fuera, aunque no tanto que lo hagan por razones laborales. Están de acuerdo con la oferta formativa de la comunidad en términos generales, y solo el 43 % cree que la formación profesional tiene mala imagen, una cifra bastante inferior a la media estatal. 

Otro de los datos importantes de este informe, que anteriormente se hizo entre alumnos de bachillerato, universidad y empresarios, es que la principal referencia para elegir estudios son los padres, por encima de los orientadores o tutores. En este sentido Pomar destacó un plan que comenzará el próximo curso para reforzar esta figura en los centros educativos y que puedan centrarse también en la orientación vocacional, «xa que as súas funcións son tan diversas que a orientación profesional pasa ás veces a segundo plano», incidió la conselleira. El próximo curso la Xunta comenzará a dotar a los centros educativos con más alumnado de un segundo orientador.   

 

Educación dotará de un segundo orientador a los institutos grandes

S. C.
Inicio del curso en el IES Rosalía de Castro de Santiago
Inicio del curso en el IES Rosalía de Castro de Santiago

Carmen Pomar comentó en el Parlamento de Galicia que este curso hubo 385 centros plurilingües, 267 con libro digital, 680 con planes de mejora en la bilbioteca y 532 en un contrato-programa

La conselleira de Educación, Carmen Pomar, ha hablado esta misma tarde de la situación de las escuelas y universidades en Galicia en el Parlamento, y anunció, sin entrar en detalles, que los institutos grandes tendrán un segundo orientador para ayudar a los jóvenes a diseñar su carrera escolar y profesional. Ahora mismo, explicó, todos los centros públicos de primaria y secundaria tienen un profesional de la orientación, pero estos 800 profesionales son claramente insuficientes si trabajan solos en los centros grandes, porque su labor, aunque apoyada por los tutores, también incluye la detección y tratamiento de necesidades educativa especiales además de las labores de orientación vocacional y profesional.

Seguir leyendo

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
0 votos
Comentarios

A los alumnos gallegos les gustan las ciencias pero huyen del bachillerato tecnológico