Redacción / La Voz

Las evaluaciones diagnósticas, las conocidas como reválidas aunque no tienen validez académica, volvieron a celebrarse en Galicia en medio de la polémica. Las familias protestaron -hubo algunas concentraciones, como en Boiro- pero sobre todo decidieron dar la espalda a las pruebas no enviando a sus hijos a hacerlas. Y van cinco años. Según los datos de la Xunta, el 50 % del alumnado no acudió a los exámenes (hay 60 centros en total que las harán otro día porque esta semana había algo programado); según las asociaciones que respaldan el boicot, faltaron el 80 % de los convocados.

El martes hubo una concentración de familias en la plaza de A Negral, en Boiro
El martes hubo una concentración de familias en la plaza de A Negral, en Boiro

Estos serían unos 40.000, ya que el martes y miércoles se celebraron tres pruebas: entre los estudiantes de tercero de primaria, a la que tenían que ir todos porque es censal; los alumnos de sexto de primaria de 290 colegios, escogidos en una evaluación muestral; y los de cuarto de ESO en 160 centros públicos y privados, como muestra del total de los alumnos.

Las evaluaciones diagnósticas nunca llegaron a tener valor, ya que si bien nacieron con esa intención la contestación en la calle tuvo tal calibre que acabó costándole el puesto a su diseñador, José Ignacio Wert. Su sustituto, Iñigo Méndez de Vigo, fue parcheando la ley hasta convertirla en un texto sin sentido. Con el Gobierno del PSOE desde junio del año pasado, la ministra, Isabel Celaá, siguió en el camino de la deconstrucción, pero solo lo que permitía la ley. Es de suponer que ahora habrá pronto una nueva norma, socialista, y las pruebas de mayo desaparecerán.

«É tempo de reflexionar sobre o que se está facendo»

Para Fernando Lacaci, presidente de Anpas Galegas, una de las asociaciones de familias que respaldan más activamente le boicot, «é tempo de reflexionar sobre o que se está facendo», en relación con la posición de la Xunta. La agrupación no está en contra de las evaluaciones de diagnóstico en sí, pero «logo de que fagamos, entre todos, unha diagnose correcta da situación do ensino público galego logo de máis dunha década de recortes sistemáticos. En canto a Xunta trace un plan director para situar ao noso ensino no nivel dotacional e infraestrutural que se precisa, nós, corresponsablemente, seremos os primeiros en aceptar avaliacións sistemáticas, globais e multidepartamentais de todo o ensino público».

«Queremos consensuar un modelo educativo adaptado a las demandas de la sociedad»

Por su parte, Confapa (Ceapa Galicia) apuesta por «un pacto para consensuar un modelo educativo, en el que el tema reválidas no es sino una derivada», tal y como explica su presidente, Rogelio Carballo. El pontevedrés defiende «un sistema educativo adaptado a las demandas de una sociedad que se va a desenvolver en la economía del conocimiento, no en la industrialización. Necesitamos un sistema educativo que se anticipe a la evolución (desaparición) de la automatización del trabajo que se vislumbra más pronto que tarde».

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Al menos la mitad de las familias dan la espalda las reválidas, ya sin valor real