Educar en las tradiciones a los alumnos urbanos

Un proyecto piloto en A Coruña intenta acercar a los estudiantes el sonido de la música propia

Los alumnos disfrutan probando los instrumentos, y algunos generan bastantes sorpresas
Los alumnos disfrutan probando los instrumentos, y algunos generan bastantes sorpresas

Redacción / La Voz

La clase de música como puente para conocer las tradiciones, sobre todo en las zonas donde hay cierto riesgo de olvidarlas. Esa es la idea del Obradoiro de educación nas tradicions: música, instrumentos e baile, un proyecto piloto que se desarrolló en once centros, hasta ahora solo de la provincia de A Coruña, pero que nace con vocación de ampliarse a toda Galicia, especialmente a las zonas urbanas. Educación nas Tradicións es una propuesta del CAFI-CFR de A Coruña (centro de formación del profesorado) gracias a un convenio con el Centro Coreográfico Galego, y supone acercar de verdad los instrumentos y melodías tradicionales gallegos a los estudiantes de primaria de una manera práctica: con los propios objetos y músicos que les enseñan a usarlos y muestran cómo suenan.

El Centro Coreográfico Galego colabora con esta iniciativa del CFR
El Centro Coreográfico Galego colabora con esta iniciativa del CFR

Durante las clases, los alumnos aprenden a conocer los elementos sonoros de las gaitas, tamboriles, bombos, panderetas, zanfoñas, flautas, acordeones, ocarinas y tarrañolas, probarlos -«tócalo como si fuese el último penalti del Mundial», decía un niño a su compañero que tenía el bombo- y diferenciar unos de otros.

Las clases se desarrollaron en once centros: los CEIP San Francisco Javier, Curros Enríquez, Labaca, Zalaeta, Ramón de la Sagra, Rosalía de Castro y el CEE Nosa Señora do Rosario, todos de A Coruña; y los CEIP de Dumbría, Corcubión, Agualada y Zas. El taller está pensado para los estudiantes del tercer ciclo de primaria (quinto y sexto) principalmente.

La clase tiene la estructura de un concierto, de modo que se combina la teoría de cada sonido o elemento con su ejercicio práctico
La clase tiene la estructura de un concierto, de modo que se combina la teoría de cada sonido o elemento con su ejercicio práctico

La actividad parte como un concierto y con cada instrumento que se incorpora al conjunto los músicos dan explicaciones de sus elementos sonoros y les enseñan las claves básicas de su funcionamiento. Tras cada explicación hay interpretación de alguna pieza para comprender con la práctica aquello que se acaba de explicar. También los niños pueden participar activamente.

Además de los instrumentos, en esta clase tan especial se aprende a conocer los diferentes ritmos de la música tradicional gallega: alboradas, alalás, muiñeiras, jotas o foliadas, e incluso marchas propias de las procesiones o pasodobles.

La actividad permite la participación de todos los alumnos, está pensada para favorecer la inclusión de todos los estudiantes en función de sus capacidades, incluso a niños con discapacidad auditiva.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Educar en las tradiciones a los alumnos urbanos