Educación busca una fórmula para que los premios académicos dejen de tributar

La convocatoria de bachillerato que se publicó ayer alerta de que la dotación está sometida a impuestos


santiago / la voz

«Estase buscando unha fórmula» para abordar la exención tributaria de los premios al esfuerzo académico. Lo confirmaba ayer, aunque sin dar más detalles, la Consellería de Educación, pocas horas después de que el DOG publicase la convocatoria de los premios extraordinarios de bachillerato de este curso. Una convocatoria en la que se establece que la dotación económica de mil euros de la que consta este reconocimiento -que se llevarán hasta una veintena de alumnos gallegos- «estará suxeito ás retencións que legalmente correspondan». Esta advertencia, recogida en el apartado segundo del artículo 16 de la convocatoria, es exactamente la misma redacción del premio que ganó Inés Carrión, una joven de 16 años a la que se le retuvo el 19 % de los 750 euros de dotación económica que obtuvo por el reconocimiento que se ganó con un expediente brillante en la ESO. Una retención que abrió el debate sobre si estos premios deberían tributar si, por ejemplo, los premios de la lotería están exentos hasta los 10.000 euros.

Los expertos aclararon que, de hacer una declaración, Hacienda devolvería el importe que le retuvo a la joven, pero que como el premio no se considera una beca de estudios, sino rendimiento de trabajo, está sometido a retención fiscal. Lo mismo ocurre con la dotación económica de los premios extraordinarios de bachillerato, a los que se pueden presentar estudiantes que hayan terminado sus estudios posobligatorios en un centro de la comunidad gallega y hayan sido propuestos para título en la convocatoria ordinaria con una nota media por encima del 8,75.

Para poder optar a los mil euros y el diploma acreditativo, los aspirantes deberán pasar una prueba compuesta de dos partes: la primera es un análisis y comentario crítico de un texto sobre un tema de carácter general, histórico, filosófico o literario, así como responder a cuestiones culturales o lingüísticas sobre un texto en la lengua extranjera que hayan cursado.

La segunda parte de la prueba consiste en el desarrollo de temas, respuestas o ejercicios práctico de una materia general del bloque de materia troncales que hayan cursado los estudiantes, a escoger entre Matemáticas, Matemáticas Aplicadas a las Ciencias Sociales, Latín y Fundamentos da Arte.

Hacienda le reclama a una niña de 16 años el 19 % de un premio académico

P. Portabales / A. Mahía

La Xunta le otorgó el año pasado un galardón y un cheque de 750 euros por ser la mejor estudiante de ESO

Inés Carrión Orosa es una niña de 16 años que se merecería una estatua y verán por qué. Por el momento solo recibe reconocimientos a la excelencia académica. Hace unos meses le concedieron el premio extraordinario de ESO al rendimiento académico. Excepto en la asignatura de dibujo de Primero, el resto del expediente de Inés son todo dieces. Esta chica, que habría que colmarla de homenajes, se siente ahora perseguida por Hacienda.

Educación le entregó el año pasado un cheque con la modesta cantidad de 750 euros. Explica su padre, Antonio Carrión, que uno de los requisitos ineludibles para recibir el dinero era disponer una cuenta bancaria a su nombre. Hasta aquí, todo bien más allá del debate sobre si alguien con esa capacidad de trabajo y esfuerzo mereciera mayor dotación económica. Pero entonces apareció la Agencia Tributaria sin que nadie la esperara. En casa de Inés todos estaban convencidos de que ese premio no llevaría consigo una retención porque podría considerarse como una beca, pues ese dinero iba destinado a estudiantes que no tienen ingresos, como reconocimiento a su trabajo y excelencia académica.

Seguir leyendo

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
9 votos
Tags
Comentarios

Educación busca una fórmula para que los premios académicos dejen de tributar