Las clases arrancarán en Secundaria con cerca de medio millar de alumnos menos

Un total de 5.567 barbanzanos regresarán a clase el lunes, a la espera de conocer la cifra definitiva en FP


ribeira / la voz

Siempre suelen ser los estudiantes que más tiempo disfrutan de las vacaciones, pero los jóvenes de Secundaria y Bachillerato ya tienen a la vuelta de la esquina el final definitivo del verano, aquel que no marcan las condiciones meteorológicas y sí el sonido frenético de tomar apuntes. Este lunes serán un total de 5.567 alumnos los que regresen a las aulas de los institutos y otros centros educativos repartidos por los municipios barbanzanos.

No obstante, detrás de esa cifra se encuentra un importante retroceso en el número de chicas y chicos que desfilarán por los pasillos, puesto que habrá 426 pupitres ocupados menos que los del 2017. Se trata de una dinámica radicalmente opuesta a la que se ha venido viviendo en primaria en los últimos años, con importantes subidas en la matriculación de los grandes colegios de referencia en cada municipio.

Es necesario destacar que, en el último lustro, esta tendencia de crecimiento había afectado a los centros de secundaria que el año pasado lograban el máximo registrado, con 6.700 chicos -700 de ellos pertenecientes al régimen de Formación Profesional-. Precisamente, a los 5.567 alumnos matriculados para el curso 2018/2019 todavía habrá que sumar los chicos que vayan a realizar un ciclo formativo, aunque en este ámbito las previsiones tampoco son muy halagüeñas.

A principios de mes, de las 997 plazas de FP que hay disponibles en la comarca solo estaban ocupadas 372, por lo que también podría producirse un nuevo descenso en este modelo educativo. Mas el período extraordinario de matriculación no finalizará hasta el lunes 17.

Causas del descenso

Es presumible achacar a los distintos picos de natalidad la causa del actual descenso; un indicador cíclico que ha venido afectando directamente a Infantil y a Primaria. Sin embargo, en el caso de Secundaria y Bachillerato este no es el único factor que entra en juego -por el hecho de que la educación es obligatoria, pero solo hasta que los adolescentes se convierten en población activa-. De esta forma, distintos docentes han venido señalando el abandono escolar como uno de los grandes problemas a batir.

Asimismo, y tal y como llevan varios cursos explicando desde el CIFP Coroso de Ribeira, uno de los niveles de la Formación Profesional que ha funcionado bien y ha contado con numerosos aspirantes ha sido la formación básica profesional, un modelo implantado al calor de la Lomce que permite a los mayores de 16 años abandonar la Secundaria -generalmente cuando están en tercero de ESO-; para cursar un año de FP y después partir con ventaja a la hora de matricularse en un ciclo medio. Esta ha sido una opción que ha tenido cierta aceptación entre el estudiantado repetidor.

Por otra parte, si se bucea en los datos de matriculación de este año también es posible identificar una tendencia muy similar a la que se produce en Educación Primaria. Los institutos de los principales municipios de la comarca, en cuanto al número de población, son los que han experimentado el menor descenso de alumnos, como son los casos del Número Un y Leliadoura (Ribeira), Campo de San Alberto y Virxe do Mar (Noia), así como el Praia Barraña y A Cachada (Boiro), el Félix Muriel (Rianxo) o el Fontexería (Muros).

Un boirense no sabe donde estudiará a dos días del nuevo curso

Una familia de Boiro lleva varios meses viviendo una situación de incertidumbre que ha terminado por agotar su paciencia esta semana. Su hijo finalizó sexto de Primaria en el colegio Santa Baia y cuando llegó la hora de la matriculación, a mediados de marzo, su madre le inscribió en el instituto de A Cachada, al que irán todos sus amigos. No obstante, a falta de dos días para que comience el nuevo curso en Secundaria, todavía desconocen cuál será el centro al que acudirá este joven. El motivo es que este alumno posee necesidades especiales y desde el nuevo centro necesitan un documento que debería haber llegado hace meses.

La progenitora del afectado explicó que en A Cachada están pendientes de recibir «un ditame de escolarización», trámite pertinente para solicitar a los profesionales de Pedagoxía Terapéutica y Audición e Linguaxe, así como para realizar una pequeña obra de accesibilidad en las instalaciones.

En este sentido, la boirense destacó que un equipo de especialistas de la Xunta acudió en el mes de junio a ver al chico y a estudiar su caso. La madre aseguró que en dicho encuentro los profesionales le confirmaron que podría asistir a A Cachada. Tras ponerse en contacto en repetidas ocasiones con Inspección y con la Consellería de Educación, la respuesta, afirmó, fue que no se preocupase y que había tiempo.

Los temores

El principal miedo del entorno familiar de este estudiante es el de que «a estas alturas incluso poden dicirnos que o centro non reúne as características, ¿a onde imos o luns?», cuestión que desembocaría en que le asignasen un instituto distinto al seleccionado en marzo. En este sentido, la madre teme que las alternativas pasen por llevarle a un centro especial en Vilagarcía de Arousa o a otro instituto del municipio en el que estaría en un aula agrupada con otros chicos con condiciones similares y tan solo daría clase con los demás alumnos en Educación Física o Religión: «Coincidirían en ximnasia, pero o meu fillo está en cadeira de rodas, ¿de verdade pódeselle chamar a iso integración?».

Desde la Consellería de Educación precisaron, durante los últimos días, que se estaba trabajando en el caso del alumno y que ayer se le comunicaría el resultado del dictamen de escolarización a la familia, mas desde esta última indicaron que la comunicación no se produjo.

Educación destinó 72.159 euros a la realización de obras en tres institutos de la comarca

A pesar de que no hubo clase en verano, eso no quiere decir que no haya habido actividad en los institutos. Y es que la Consellería de Educación destinó un total de 72.159 euros a realizar diversas actuaciones en tres centros educativos de la comarca: el IES Número Un de Ribeira, el IES Poeta Añón de Outes y el IES A Pobra do Caramiñal.

La más importante de todas las obras es la realizada en el centro pobrense, donde se ha construido una sobrecubierta en el gimnasio y en el edificio intermedio de las instalaciones (47.777 euros). En el caso del Número Un, la Xunta proyectó una puesta a punto general que consistió en la mejora del patio y del cierre del recinto, así como de varios arreglos a lo largo del interior del edificio principal (8.550 euros). También se cambiaron los canalones del gimnasio (589 euros).

En el caso outiense, se ha reparado y repintado la fachada oeste del instituto (14.907 euros) y, además, se han sellado los vidrios de todas las ventanas y se han instalado sistemas de salida de agua en estas (336 euros).

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
1 votos
Comentarios

Las clases arrancarán en Secundaria con cerca de medio millar de alumnos menos