Los niños gallegos, entre los españoles que pasan más años estudiando

Las previsiones son similares a las de Dinamarca, por encima de la tasa española


redacción / la voz

Cuantos más años pase una persona en la escuela, mejor. Es una máxima estadística, y por tanto no sirve en todos los casos, pero sí demuestra la preparación media de la juventud de una zona concreta. Y Galicia, en el conjunto de España, está a la cabeza: es, junto a Madrid y al País Vasco, la comunidad donde más niños y niñas de 0 a 3 años están en la escuela, y la sexta con más jóvenes de 20 en el sistema. Estos son algunos de los datos de la última estadística facilitada por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, y hacen referencia al curso 2016/17.

La estadística de la UE mide como escolarización el número de años esperados en educación desde los 5 a los 39. En el curso 2015-2016, los países con mayor número previsto de años fueron Finlandia (20), Suecia, Países Bajos y Dinamarca (19). España (18) está situada en el décimo lugar de Europa, pero Galicia mantiene el nivel de Suecia o Dinamarca con 19 años en el sistema. Hay que tener en cuenta que esto incluye no solo las enseñanzas generalistas (universitaria y no universitaria) sino también las artísticas, la formación ocupacional, la enseñanza de adultos e incluso las escuelas de idiomas. Lo que viene a determinar es, en definitiva, cuántos años pasa una persona de entre 5 y 39 formándose, y ahí Galicia tiene la media en 24 (19 más los 5 años de los que se parte). Las otras comunidades españolas en la élite son La Rioja, Madrid, País Vasco y Castilla y León, todas con buenos resultados en las pruebas estandarizadas.

Cuanto antes, mejor

Según los expertos, uno de los datos más importantes para garantizar que un sistema es equitativo es la escolarización temprana. Entrar en el sistema antes de la edad obligatoria garantiza a los menores menos favorecidos una cierta igualdad, y el ejemplo más claro se da entre quienes en su hogar no hablan el mismo idioma que después estudiarán en clase; incorporarse al colegio con seis años, la edad obligatoria, les pondría en ese caso en franca desventaja con respecto al resto. En ese sentido, Galicia está bien situada, aunque puede mejorar: a los tres años el 96 % del alumnado posible ya está escolarizado, aunque es la undécima comunidad en porcentaje. Entre niños más pequeños, Galicia tiene una mejor posición relativa en el conjunto estatal, de segunda para los bebés y tercera entre los de uno y dos años. En el otro grupo, una vez se cumple la enseñanza obligatoria, Galicia se sigue manteniendo en un lugar aceptable, siempre en los puestos de cabeza entre País Vasco, Castilla y León y Madrid, sobre todo, hasta los 29 años.

Otro asunto en el que destaca la comunidad es en la educación pública. En infantil, por ejemplo, dos de cada tres estudiantes acuden a ella, el 24 % lo hace en una concertada y el 10 % en una privada total: es la octava comunidad en porcentaje de alumnado en la pública. En primaria, en cambio, da el salto a los puestos de cabeza, ya que el 70 % de los estudiantes acuden a centros de la Xunta, frente al 28 % que van a concertados; solo Castilla-La Mancha, Extremadura, Andalucía y Canarias tienen ratios de la pública mejores. Más o menos lo mismo ocurre en la secundaria obligatoria, con tasas prácticamente iguales en Galicia y manteniendo la misma tónica con respecto al resto de comunidades. Donde sí cambia ligeramente es en la secundaria posobligatoria, ya que si bien la FP está subvencionada, el bachillerato no lo está, y hay un flujo importante de alumnos que pasan de la concertada a la pública; esta absorbe al 86 % de los estudiantes, detrás de Extremadura, Castilla-La Mancha y Canarias.

Las ratios colocan a Galicia entre las dos o tres mejores comunidades: solo en bachillerato se llega a los 24 alumnos por profesor, mientras que en infantil son 17, en primaria 19 y en secundaria son 21. La media española es ligeramente superior: 18, 22, 25 y 26 de infantil a bachillerato.

Solo el 2,6 % del alumnado es extranjero, tres veces menos que la media estatal

La homogeneidad del alumnado es una de las características de Galicia. En la comunidad hay pocos estudiantes nacidos en otros países, unos 12.300, que en el total de estudios no universitarios no llegan siquiera al 3 %. La media española casi triplica la tasa gallega, y hay siete comunidades (Baleares, La Rioja, Cataluña, Aragón, Murcia, Madrid y Comunidad Valenciana) donde es superior al 10 %.

Galicia ocupa la última posición en general y solo supera a Extremadura en la ESO y posobligatoria. Esto es bastante indicativo de la equidad del sistema educativo: qué porcentaje de alumnos extranjeros hay en secundaria y en las enseñanzas posteriores. En el caso de Galicia, las cifras no son malas: frente al 3,5 % del alumnado extranjero que estudia ESO hay un 2,8 % en FP y bachillerato. Es la cuarta comunidad con menos distancia entre ambas etapas, detrás del País Vasco, Cantabria y Madrid. Baleares y Navarra son las comunidades que se sitúan en el otro extremo: si nueve de cada diez estudiantes de ESO en Navarra son extranjeros, la cifra cae a 6 al pasar a niveles superiores.

Escasa incorporación tardía

El alumnado extranjero no tiene que registrar ningún problema, aunque sí se consideran de necesidades educativas especiales aquellos que se integran en el sistema de forma tardía. En el curso 2016/17 en Galicia había 466 alumnos de esta categoría en primaria y 358 en secundaria; cifra muy reducida frente a los 140.000 estudiantes que cursan primaria y 90.000 secundaria.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Los niños gallegos, entre los españoles que pasan más años estudiando