Las universidades se mueven

Los centros gallegos avanzan de forma desigual hacia una normativa que contemple cierta flexibilidad con los deportistas


La consideración al deportista de alto nivel en las tres universidades gallegas ha evolucionado de forma clara en las últimas décadas. De no existir apenas medidas que permitieran compaginar estudios y una carrera deportiva de élite en la década de los 90, a mostrar relativos avances en los últimos años, aunque a distintas velocidades. La universidad compostelana es la que ofrece un modelo más coordinado entre los distintos centros. La viguesa es la que presenta menos concreción, pero todas han girado el perfil para tratar de enfocar este tipo de situaciones. La ley obliga a reservar el 3 % de las plazas disponibles para los considerados deportistas de alto nivel.

Universidad de Vigo

No tiene registro de cuántos deportistas de élite tiene matriculados. Tras la entrada en vigor del Plan Bolonia, la Universidad viguesa suprimió el programa DUE, un plan de tutorización específico. Ahora cada centro tiene el suyo propio. «A liberdade de cátedra prima sobre todo, non hai ningunha lei que obrigue a un profesor a cambiar unha data dun exame a un deportista», reflexiona Alexandre Sanjorge, técnico de deportes en la universidad viguesa. «Tratamos de fomentar as sinerxias para que os deportistas podan conciliar». Aquellos que participan en la alta competición universitaria tienen un reconocimiento de créditos. «Está pendente de aprobación a exención de taxas para o uso das instalacións deportivas da universidade», avanza Sanjorge. «Nós consideramos que hai que avanzar máis. Agora mesmo non existe un rexistro claro de cantos deportistas de élite están matriculados», admite.

Universidad de Santiago

Cuentan con tutor, acceso libre a instalaciones deportivas y adaptación horaria. La universidad compostelana reconoce créditos de libre elección deportivos por cada curso académico y ofrece a los deportistas de alto nivel matriculados ayudas como la cesión de material y el acceso gratuito a todas sus instalaciones deportivas para sus entrenamientos. Un tutor se encarga de compatibilizar la preparación deportiva y los estudios. A través de esa figura, el deportista puede solicitar los cambios de horarios, grupos, tutorías y exámenes que necesite. Los tutores pueden ser nombrados anualmente o por todo el periodo de estudios y son los encargados de representar al alumno ante el profesorado y los órganos académicos. Cada curso deben presentar un informe detallado sobre los avances en las diferentes materias. Actualmente en la USC tienen la consideración de Deportistas de Alto Nivel un total de 21 alumnos y otros cuatro están pendientes de su aprobación tras serles requerida diversa documentación.

Universidad de A Coruña

Convocará los premios de excelencia deportiva para pagarles la matrícula. La universidad coruñesa ha cubierto el cupo de plazas para deportistas de alto nivel este curso. En total, 21 de sus alumnos cuentan con esa distinción. La elección prioritaria de grupos o la posibilidad de modificar las fechas de exámenes que coincidan con competiciones son algunas de las ventajas que les ofrecen. La Vicerrectoría de Estudantes, Participación e Extensión Universitaria, convocará este año unos premios para los que ya ha reservado crédito para abonar a los deportistas de alto nivel el precio de la matrícula del próximo curso.

En una de las facultades de la universidad coruñesa, la de Ciencias del Deporte, se matriculó por primera vez la regatista Sofía Toro en el 2008. Diez años después, está a un solo paso, el proyecto fin de grado, para licenciarse. «Cuando llegué a la universidad entré en el equipo olímpico de vela y tenía que ir a entrenar a Santander. Sacaba lo que podía. Hay asignaturas con alto contenido práctico que son muy difíciles de aprobar si no asistes». Tras los Juegos Olímpicos de Londres, en los que se colgó el oro, pasó una temporada en Galicia y aprovechó para darle un estirón. «Los trabajos en grupo tenía que hacerlos siempre sola». La regatista ha pisado el acelerador de la formación. El año pasado se tituló en el grado de Dirección y Gestión de Entidades Deportivas y este se ha apuntado, a distancia a través de la UCAM, en el de Publicidad y Relaciones Públicas. «Me gusta mucho la idea, el día que me toque retirarme de la élite, de ayudar a los deportistas, en la formación, pero desde tierra. En una lancha, o de entrenadora de vela, me cuesta un poco verme», reflexiona.

«Si hay buen sueldo me voy a dedicar a la automoción», dice el arquero olímpico Miguel Alvariño

La carrera de Miguel Alvariño, con solo 23 años, va tan lanzada como las flechas que salen de su arco. Olímpico en Río, fue el primer arquero español que consiguió ganar la final de la Copa del Mundo. Y lo paradójico es que para su preparación no ha querido irse a ninguno de los centros de tecnificación que hay por España adelante. No ha querido abandonar su rincón familiar, la pequeña aldea de Pena de Eiriz y cerca de allí, en el CIFP Ferrolterra, ha empezado un ciclo superior de automoción. La primera evaluación le ha ido bien, ha aprobado todo. «Entro a clase a las ocho y media, salgo a las tres. Llego a casa y a las cuatro me voy a entrenar y luego al gimnasio hasta casi las diez. Es muy duro, pero como me gusta se hace más llevadero. Compito con gente profesional pero yo con el poco tiempo que tengo intento exprimirlo al máximo. En los centros de alto rendimiento los estudios no tienen tanta importancia, me llevan ventaja porque entrenan mucho más. Me di cuenta de que de este deporte no voy a vivir y hay que darle caña». Alvariño se ve en un futuro próximo cerca del mundo del motor. «Si hay un buen sueldo ?­­­­­­­­­­­­sonríe? me gustaría dedicarme a la automoción». 

¿Puede estudiar el deportista de élite?

Pablo Carballo
.

Las dificultades para compatibilizar el alto nivel con la preparación académica

En su casa de Zaragoza, Jonathan Barreiro (Cerceda, 1997) aprovecha un rato libre para hincar los codos. En la élite de la canasta, compagina la ACB y las convocatorias con la selección española absoluta, con la que debutó frente a Montenegro. «Ahora mismo estoy realizando un grado de gestión comercial y márketing a distancia, me organizo para estudiar en los desplazamientos y ratos libres, pero si no me dieran facilidades sería imposible. Cuando jugué en Ourense ya no había plazas allí y tuve que matricularme en Madrid y luego pedir el traslado por motivos laborales. El deportista no sabe donde estará la próxima temporada o incluso dónde terminará la actual y resulta muy difícil realizar cursos presenciales».

Seguir leyendo

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
3 votos
Comentarios

Las universidades se mueven