«No me dejo vencer fácilmente»

Julio Abalde, el rector de la Universidade da Coruña, reconoce que la faceta de investigador es la «más ilusionante»

.

El despacho de Julio Abalde (Vigo, 1956) tiene una fascinante cristalera desde la que se domina todo el golfo Ártabro. Él mismo admite que, tras los primeros días, tuvo que cambiar la orientación del ordenador para poder concentrarse más. Así, con esa presencia encima, conversamos un rato sobre el mar, la universidad y sobre si se puede ser al mismo tiempo del Celta y del Deportivo.

-Uno de Vigo dirigiendo la Universidade de A Coruña. ¿Rectores sin fronteras?

-No, je, je. Soy de Vigo, hice la carrera en Santiago y me casé con una coruñesa. Luego nos vinimos a vivir aquí así que ya lo tengo muy superado. Y ya sabe lo que se dice, el buey no es de donde nace, sino de donde pace.

-Por cierto, la E., ¿qué significa?

-Ernesto. Me lo pusieron por mi abuelo, que era ebanista. Con el tiempo me han dicho que me parezco a él.

-¿Cómo son sus recuerdos de infancia?

-De mucha libertad. Vivíamos en un barrio que aún hoy es una reserva agrícola y forestal y recuerdo llegar del cole y salir a la calle. Y en verano todo el día. Solo veníamos a comer y a veces ni eso. Quizás ahí nació mi vocación de biólogo. Era bastante rebelde. Una vez que me quejaba de mis hijos, mi madre me dijo: «Solo recibes una parte de lo que tú eras».

-Ha sido investigador, profesor, rector... ¿dónde se siente más cómodo?

-Seguramente la faceta más ilusionante, intelectual y personalmente es la de investigador. Pero en las tres me siento cómodo.

-Es un especialista en el medio marino. ¿Cómo está el mar, está enfermo?

-Enfermo no, pero está complicado. El cambio climático le está afectando mucho. El mar tiene una gran capacidad de regeneración, pero no nos podemos confiar en eso. Debemos aplicar políticas más razonables.

-También es un especialista en acuicultura. ¿Sabría distinguir un rodaballo salvaje de uno de granja?

-Yo creo que no. Mire, esto es una cuestión de percepción. Hay un cierto rechazo al pescado de granja y sin embargo eso no se produce con un pollo o con una ternera, que también se han criado en una granja.

-¿Sigue mirando por el microscopio?

-Ya no. Lamentablemente no.

-¿Fue usted un buen estudiante?

-Sí. Digamos que acabé la carrera en mis años con unas notas aceptables. También tuve algún suspenso.

-Defínase en cuatro palabras.

-Suelo ser alegre, poco formalista, mi mujer dice que soy un cabezón, aunque yo prefiero decir que soy alguien seguro de lo que quiere y constante. Y no me dejo vencer fácilmente.

-Me recuerda a aquella ministra que decía: «Antes partía que doblá».

-Sí, pero eso tiene una connotación de autoritarismo. Cuando una persona está segura de si misma es receptiva a la opinión de los demás. Yo soy muy seguro, pero también muy dialogante, así que, si me convencen, no hay problema. No me cuesta dar el brazo a torcer.

-¿Qué aficiones tiene?

-Me gusta hacer un poco de deporte. Como me he sometido a una dieta de adelgazamiento voy al gimnasio. También me gusta el cine, y la lectura menos, porque cada vez tengo que leer más papeles administrativos y me dejan menos hueco. También estoy enganchado a las redes.

-¿Es muy activo?

-Soy más bien mirón.

-¿A quién de estos cuatro haría doctor honoris causa: Sophia Loren, Angela Merkel, Arsenio Iglesias o Karlos Arguiñano?

-A Arsenio Iglesias.

-¿Le gusta el fútbol?

-Sí, soy futbolero.

-¿De qué equipo es?

-Ja, ja, ja.

-No se ría que no se va a escapar.

-No, no. Yo soy del Deportivo y también tengo un corazoncito celtista.

-Eso es imposible.

-Ya, ya. Me lo dicen todos mis amigos, ja. ja. Sufro cada vez que voy al campo y disfruto como cualquier deportivista. Y tengo un hijo absolutamente deportivista.

-¿Qué tal en la cocina?

-Me gusta, pero practico poco.

-Hombre, si está a régimen...

-Pero hago unas ensaladas espectaculares.

-Si son espectaculares, es que no valen para el régimen. Exprese un sueño.

-Mmmm. Bueno, serían sueños institucionales. Los personales están más que sobrepasados. Si en mis tiempos de estudiante me llegan a decir que iba a ser rector, les hubiera contestado que si estaban de broma. Me gustaría que a la Universidade de A Coruña se le reconociera el puesto que tiene en el desarrollo social de esta zona.

-Una canción.

-Another brick in the wall, de Pink Floyd.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-La familia. Y los que te rodean.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
6 votos
Comentarios

«No me dejo vencer fácilmente»