Los estudiantes consiguen duplicar las donaciones de sangre en Fisterra

En el instituto local suman temas de bioloxía, dibujo y ciudadanía con la acción social a través del método de aprendizaje-servicio


redacción / la voz

Los alumnos del IES Fin do Camiño de  Fisterra están empeñados en que el Concello tenga un ratio de donación de sangre muy alto. Y no porque les parezca necesario, que también, sino porque es su forma de estudiar los tejidos en Bioloxía de 2.º de ESO y la participación en Educación para la Ciudadanía. Hoy la unidad móvil del Centro de Transfusión estará ante la lonja de la villa y ahí se podrá comprobar si todos los esfuerzos de los jóvenes en los últimos días han tenido resultado. El año pasado, primer curso en que se desarrolló este plan, consiguieron duplicar, casi triplicar, el número de donantes, pero sobre todo los alumnos aprendieron información sobre la sangre, así como habilidades y a ser ciudadanos.

Javier García Barreiro, orientador escolar del instituto, explica en qué consiste este proyecto de aprendizaje-servicio: «Nós consideramos que estas actuacións enriquecen o aprendizaxe. Por exemplo, os rapaces estudan os tecidos e nese tema de Bioloxía falan do sangue. Poderían aprender dunha maneira máis ou menos activa, pero o que se propón con estas iniciativa é que fixen os coñecementos, pero tamén melloren nas súas habilidades e, por suposto, aprendan a ser cidadáns. Se eles teñen que facer unha campaña de promoción das doazóns de sangue, deben deseñar uns carteis, buscar en Google Maps qué lugares son mellores para deixalos, redactar unhas cartas para repartir no pobo, pensar nun vídeo, con a súa storyboard, ambientacións e os seus diálogos, falar ante unha cámara, edita-las imaxes, manexar as redes sociais...».

Son por tanto, muchas habilidades las que se ponen en juego. Y obviamente, no solo de Bioloxía. También participan los departamentos Educación Plástica y Visual (EPV) y Educación para la Ciudadanía (en segundo aún no se aplica la Lomce y existe esta materia). Tal y como explica García Barreiro: «A ser cidadán se aprende cidadaneando», es decir, ejerciendo como tal, ver qué necesita la sociedad y estudiar qué se puede hacer para paliar esa carencia e intervenir.

Para repartir el trabajo de la clase se ha creado el proyecto De ti a ti, con la idea de organizar campañas de los jóvenes para los jóvenes. Así, además de los que favorecen la donación (Fisterra Doa), hay otros cuatro grupos: Cibermentores, para guiar a jóvenes en el uso de las redes sociales; sobre las drogas, para desterrar la imagen de aventura que pueden tener entre los menores; contra el acoso escolar; y sobre sexualidad, donde se habla de la homosexualidad, los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual.

¿Y qué dicen los protagonistas? Están encantados. Lara explica que se basaron en la campaña realizada el año pasado, pero con sus propias aportaciones. Los carteles los repartieron por la localidad y las parroquias: «Uns veciños nos dicían que estaba ben, outros nos preguntaron cousas e outros so lían o texto». Santi, su compañero, reconoce que les ha dado trabajo: «Tardamos en facer o vídeo, un compañeiro tiña mal o brazo [sale con él en cabestrillo en el vídeo], e tivemos que cambiar algúns diálogos». La campaña en la Red, dice, «vai bastante ben» y sus amigos de otros centros le comentan que «a eles tamén lles gustaría estudar os tecidos así».

El grupo de segundo ha contado con el apoyo de unos veteranos, los alumnos de cuarto que el año pasado estuvieron en su lugar. Cintia es una de ellos, que vivió el éxito de su campaña en primera persona: «En parte nos esperábamos el éxito [casi triplicaron el número de donaciones] porque nos esforzamos muchísimo». Incluso convencieron a alguna gente: «Algunos no tenían mucho interés en acercarse, pero les animamos a que fuesen hasta allí, nada más». Adrián, también de cuarto, cree que este año las cosas van mejor: «Nos tiñamos poucos grupos, uns cinco, para repartir os carteis, pero estes teñen dez grupos. Están moito máis motivados».

Por si le queda dudas a alguien sobre acercarse, los jóvenes recuerdan que hoy se repartirán sonrisas, gracias y chapas con los logotipos de la campaña a la puerta de la unidad móvil.

Conocimientos, habilidades y «ciudadaneo»

El método de aprendizaje-servicio no es algo nuevo, aunque en Galicia todavía resulta poco común. Se suele realizar como complemento del aprendizaje basado en proyectos (ABP) en asuntos que puedan tener trascendencia social. Es interesante por:

Conocimientos. Es una manera práctica de profundizar en un aspecto concreto del temario. Por ejemplo, el caso de Fisterra Doa, los estudiantes dedicaron tiempo a entender la sangre, sus componentes y características, así como su utilidad.

Valores cívicos. Se llame Educación para la Ciudadanía o Valores Éticos (Lomce), el objetivo de esta materia es el mismo: formar ciudadanos. Se estimula el esfuerzo en favor del bien común, la responsabilidad con la sociedad y el espíritu solidario. Los hace mejores ciudadanos ejerciendo como tales.

Habilidades. Escribir una carta, pedir en los locales permiso para colgar los pasquines, grabar un vídeo, bucear en Google Maps para saber dónde colocar los carteles y animar a la gente a participar estimula destrezas que son muy útiles en la vida.

Profesores. Facilita la evaluación de competencias básicas, mejora la convivencia en el aula y favorece la relación con la sociedad.

Comunidad. Mejora la vida del entorno, refuerza el sentimiento de pertenencia al grupo e incorpora a los jóvenes al tejido social.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
5 votos
Comentarios

Los estudiantes consiguen duplicar las donaciones de sangre en Fisterra