La falta de estudiantes de ingeniería preocupa a las universidades

En tres cursos, los alumnos de ingeniería y arquitectura han bajado en más de 57.000, lo que supone un 17,2 % menos


Madrid

Las universidades politécnicas andan intranquilas por el estancamiento de la demanda de estudios de ingeniería y la caída de matriculados, acelerada en los últimos cursos, cuando las perspectivas indican que los empleos de tipo técnico pueden duplicarse en los próximos años. En muchas escuelas ya no se aplican numerus clausus: hay menos demanda que oferta de plazas.

Las universidades hacen hincapié en una falta de interés del alumnado de las enseñanzas medias por las Matemáticas y la Física, así que han emprendido campañas para tratar de «despertar vocaciones», especialmente entre las mujeres. En tres cursos, los alumnos de ingeniería y Arquitectura han bajado en más de 57.000 (17,2 % menos), según la estadística que publica el Ministerio de Educación. Y si hace diez años suponían el 26,5 % del alumnado universitario ahora solo son el 20,2 %.

Futuro laboral

La situación les inquieta tanto por las propias universidades como por el futuro de la economía nacional, ya que «todo» apunta a que se necesitarán muchos más profesionales técnicos que los que se forman, según el rector de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), Carlos Conde.

«Se trata de incrementar el número de estudiantes que comienzan ingeniería porque, si empiezan, la mayoría de ellos acabarán», comenta. «Y cuanto más difundamos que puede haber oportunidad de trabajo y acerquemos a los jóvenes las tecnologías, será mejor para todos».

Los factores que justifican esta caída podrían ser la crisis económica, los precios de las matrículas, la poca participación femenina en las ingenierías, la transición al Plan Bolonia... pero nada de eso parece afectar a las carreras de biociencias, que en este período ha subido un 20 %.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
13 votos
Comentarios

La falta de estudiantes de ingeniería preocupa a las universidades