«Tenemos que modificarlo todo, en educación los parches ya no sirven»

Ramón Grau dirige el instituto Quatre Cantons. Bajo su dirección el centro lleva cuatro años trabajando por proyectos


barcelona / enviada especial

Ramón Grau dirige el instituto Quatre Cantons, en el Poblenou (barrio obrero devenido en centro de servicios) y antes este catedrático de Biología trabajó, curiosamente -o no- en Jesuitas. Estudioso de la metodología de la enseñanza de ciencias, bajo su dirección el centro lleva cuatro años trabajando por proyectos.

-¿Puede un director de un instituto público cambiar la educación?

-Hay dos tipos de directores, creo yo, el gestor y el líder. El primero es el que arregla los papeles, atiende a las familias, organiza a los profesores; tiene la gorra puesta y eso está bien, porque ayuda a focalizar el centro de interés, pero puede acabar ahogado en papeles. El otro director es el líder, el que se pone al frente del grupo: nosotros tenemos unas reuniones (El instituto que queremos) y ahí opinamos, sumamos, intentamos consensuar.

-En Cataluña hay la posibilidad de que el director de un centro público elija al 50 % de sus profesores, ¿cómo les va?

-Es el decreto de plantillas, que todavía no se aplica. Se trata de que hasta el 50 % del profesorado puede ser elegido por un concurso de méritos según el perfil profesional que el instituto priorice: tecnológico, idiomas, con experiencia en trabajo por proyectos...

-Mientras no se aplica, ¿cómo afronta un instituto innovador las incorporaciones tradicionales?

-Cuando un profesor llega le haces una propuesta que facilita su incorporación. Lo intentas seducir, y que vea que su voz tiene peso, que forma parte del proyecto. Y claro, siempre hay alguno que se niega, pero no llegan ni al diez por ciento.

-En el instituto se prioriza la creatividad.

-Es que recordar, que es la forma en que aprendíamos nosotros, es el primer escalón del conocimiento. Pero por encima está comprender, y un paso más lejos aplicar y analizar, y el último lugar lo ocupa crear. Para crear, uno debe tener conocimientos y aplicarlos en algo nuevo, algo que nadie había hecho antes.

-Los alumnos de 4Cantons «crean» para instituciones externas.

-Son nuestros TGPE (trabajo globalizado de propuesta externa) para que los alumnos desarrollen proyectos útiles: un grupo colabora con la Fundació Enric Miralles en el diseño de las luces de Navidad de las Ramblas y otro con el Vall d?Hebrón en el diseño de un aparato que divida las muestras de tejido; durante unas horas no están en el colegio, ¡pero cómo no van a aprovechar esa oportunidad!

-Las clases son de veinte alumnos, ¿cómo lo han conseguido?

-En vez de tener dos grupos de treinta tenemos tres de veinte alumnos. Reorientamos las horas de clase y no tenemos departamentos, que nos quitaban mucho tiempo. Aquí pensamos que los pequeños arreglos en educación llevan al fracaso, por eso han fallado tantas veces; tenemos que cambiarlo todo, los parches ya no sirven.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
13 votos
Tags
Comentarios

«Tenemos que modificarlo todo, en educación los parches ya no sirven»