La Universidad busca pecios en la costa de Cangas con un sónar

Los equipos radiografiarán buques hundidos en los últimos 300 años


cangas / la voz

La Universidad de Vigo, a través de la unidad de detección remota del Centro de Apoyo Científico-Tecnológico a la Investigación (Cacti), pondrá a trabajar un sónar submarino para localizar varios buques hundidos frente a la costa de Cangas, y que reposan en el fondo marino, en algunos casos, desde hace casi tres siglos. El lunes se realizará la primera misión a bordo de un barco para probar este ingenio, con la colaboración del centro de buceo Balea. Se trata de capturar imágenes unidimensionales de las naves que, en algunos casos, descansan en el fondo de la ría de Vigo desde el año 1762. La más moderna de las unidades data de principios del siglo XX.

Según la Universidad, en los alrededores del Faro da Borneira, en las aguas adyacentes a Cangas, marineros y buzos localizaron e indentificaron restos de antiguos naufragios, como los cañones de la fragata francesa Herminie, hundida en el año 1762, del Valparaíso, un buque mixto de vapor y velas del siglo XIX, o el trasatlántico desguazado Shoutern Cross, que se fue a pique en el año 1909. Junto con ellos, descansan en el fondo marino cangués varias embarcaciones más pequeñas, que convierten esta zona en un punto de especial interés para arqueólogos y submarinistas.

Pero los fondos en la Borneira acostumbran a estar turbios y la visibilidad es reducida, de modo que desde la unidad de detección remota del Cacti, pensaron en emplear un sónar de barrido lateral para obtener imágenes de estos restos desde la superficie. Según explicó Ramiro Álvarez, de la unidad de detección remota de la Universidad de Vigo, los restos de los que se espera obtener imágenes están a 18 o 20 metros de profundidad, y ya se conoce su localización en los alrededores del Faro Borneira. Este sónar tiene prestaciones similares «ás dos modelos grandes en calidade de imaxe e resolución espacial -explicó Álvarez- pero non en profundidade, xa que só se pode empregar en augas de ata 50 metros de fondo».

Sedimentos

Pero la inquietud científica va más allá del uso del ingenio de captura de datos submarinos, ya que las miles de imágenes con las que volverán a tierra serán de alto interés para los grupos de investigación. «Son relevantes como datos científicos para analizalos e foron moitos os profesores desta e doutras universidades, os que están interesados en dispor das imaxes para investigar e para aplicar a localización de obxectos ou sedimentos mariños de distintos materiais que se atopan somerxidos nas súas respectivas áreas de interese», apunta Ramiro Álvarez.

Además, desde la empresa Argos, que trabaja en la intervención arqueológica de Punta Borneira, también mostraron su interés por esta prueba y participarán en esta jornada de trabajo. Sus hallazgos serán de especial interés por sus conocimientos sobre la localización de los diferentes pecios históricos, sobre todo del Southern Cross y del Valparaíso, próximos ambos al grupo de cañones ya localizados. Destaca el primer barco por su espectacular sonografía, ya que levanta unos tres o cuatro metros desde el fondo y tiene una enorme carga de barriles de cal.

Votación
8 votos

La Universidad busca pecios en la costa de Cangas con un sónar