El sector de la biomasa rechaza la nueva retribución y advierten de que tiene en riesgo 30.000 empleos

Beatriz García Couce
Beatriz Couce REDACCIÓN

ECONOMÍA

Trabajos en la planta de biomasa de Greenalia en Curtis, en foto de archivo
Trabajos en la planta de biomasa de Greenalia en Curtis, en foto de archivo MARCOS MÍGUEZ

APPA Renovables advierte de que el Gobierno solo reconoce un aumento del 3 % de los costes, pero fueron del 40 %

06 jun 2024 . Actualizado a las 22:06 h.

La asociación APPA Renovables sostiene que las plantas de biomasa del país -que utilizan restos forestales para producir electricidad- llevan meses funcionando con pérdidas, pero advierte de que la situación se agrava más con la nueva metodología de la retribución a su actividad aprobada por el Gobierno. En este sentido, avisa de que los valores para los pagos al sector reconocen «un incremento de los costes del 3 %, cuando estos se han encarecido en un 40 %». Por ello, la entidad asegura que la nueva normativa implica «un grave revés que aboca al cierre a cientos de empresas y pone en riesgo más de 30.000 empleos». 

Así, el sector de la biomasa urge al Ministerio para la Transición Ecológica a actualizar la retribución, «reconociendo sus costes reales». En este sentido, frente a la orden, que estima un coste de adquisición de 58 euros por tonelada de biomasa, el precio real supera los 70 euros, un 20 % superior, «lo que agrava las pérdidas de estas plantas» y pone en jaque también «actividades del mundo rural como la gestión de residuos agrícolas y ganaderos o la prevención de incendios al no recogerse la biomasa forestal sobrante».

El pasado martes, el Gobierno publicó la orden ministerial que actualiza la metodología de cálculo de la retribución a la operación de las instalaciones de cogeneración, biomasa y residuos, y actualiza los valores correspondientes a este primer semestre de 2024. Cifró para estas tres tecnologías una retribución de alrededor de 1.400 millones de euros para este año. En concreto, la biomasa recibirá unos 45 millones de euros, la cogeneración, 975, y los residuos, 400.

Efecto dominó de quiebras

«La biomasa es una tecnología de generación que puede funcionar las veinticuatro horas del día y juega un papel crucial en la valorización de residuos agrícolas y ganaderos, así como en la limpieza de bosques, algo fundamental de cara al verano, por lo que no se entiende la decisión del Ministerio, que arrastra a las empresas a su reestructuración o incluso al cierre, provocando un efecto dominó sobre los proveedores», afirmó José María González Moya, Director General de APPA Renovables.

El coste de adquisición de la biomasa ha experimentado un fuerte incremento en los últimos años, dado que debido a la invasión de Ucrania por parte de Rusia y a las sanciones posteriores de la Unión Europea, el gas ha experimentado precios récord. La biomasa supone un combustible alternativo al gas, por lo que el precio de la tonelada se ha revalorizado con fuerza hasta más de 70 euros por tonelada. «El precio medio en 2022 fue de 167,52 euros por megavatio a la hora y, en ese escenario, se estimó que las centrales recibirían en el futuro alrededor de 110, lo que llevó a reducir otros componentes de su retribución, fiando todos los ingresos a un mercado que se ha desplomado», incidió. Además, añadió: «La biomasa es una tecnología rentable si vemos todos los beneficios: generación de empleo, fijación de población rural, gestión de residuos agrícolas y ganaderos, disminución del riesgo de incendios… Pero los parámetros aprobados no compensan ni la situación actual del mercado eléctrico ni el coste real de adquisición».