Las bajas médicas elevan la tasa de absentismo hasta el 7 %

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

XOAN CARLOS GIL

Galicia es la comunidad en la que más crece la siniestralidad laboral

28 dic 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Saltan las alarmas. Lejos de reducirse los niveles de absentismo laboral en España, el nivel de ausencias al puesto de trabajo vuelve a alcanzar cifras récord: un 7 % en el tercer trimestre de este 2023, el dato más alto tras 2020, el primer año de pandemia, cuando alcanzó el 7,1 %, solo una décima menos que el registrado entre los meses de julio y septiembre del año en curso, según los datos del último informe trimestral sobre absentismo, siniestralidad laboral y enfermedades profesionales elaborado por el centro de estudios Adecco Group Institute. Habrá que esperar al cierre del ejercicio para conocer la media del año, que se presume alta si se mantiene la tendencia al alza con la que ha comenzado el 2023. Traducido el porcentaje en cifras, se concluye que las horas no trabajadas por absentismo equivalen a que 1.074.897 asalariados no hubieran acudido ningún día a su puesto de trabajo.

En cualquier caso, estos porcentajes, que miden las horas efectivas no trabajadas por causas diferentes a vacaciones, días festivos o ERTE, siguen reflejando que buena parte de estas ausencias se explican por enfermedad del trabajador, ya que la tasa de absentismo por incapacidad temporal en este tercer trimestre se situó en el 5,5 %, se sostiene en el informe.

Siniestralidad en Galicia

Pero el impacto de las faltas al puesto de trabajo varía según el territorio. Las comunidades más afectadas por las ausencias laborales entre julio y finales de septiembre fueron el País Vasco, con una tasa de absentismo de un 9,7 %, seguida de Navarra y Cataluña, las dos con un 7,9 %. En el otro extremo, se localizan Baleares, con un 4,3 %, Castilla-La Mancha (5,9 %) y Canarias, que se coloca con un 6 %. Galicia se sitúa en la base de la tabla. Es la sexta más baja del país (6,5 %), tras caer 0,56 puntos porcentuales en el último trimestre. Un descenso significativo pues un trimestre atrás tenía la sexta mayor tasa. Lo que sí sobresale en este análisis actualizado por Adecco es que son los territorios del norte de España y del Mediterráneo, hasta Andalucía, donde se registran los mayores niveles de ausencias laborales. Muchas de ellos rozando incluso el 8 %, como Cataluña y todo el Levante.

Y por actividades, las vinculadas con el sector industrial son las que contabilizan los mayores niveles de bajas al trabajo, hasta alcanzar el 7,8 % del total, seguido de los servicios (un 7,1 %) y la construcción (con un 5,6 %).

El director de Adecco Group Institute, Javier Blasco, ha explicado que «la vuelta a la actividad tras el verano de algunos sectores con mayor incidencia, como la industria y construcción, justifica este crecimiento entre trimestres (un 0,3 % más respecto al anterior), si bien la comparativa interanual demuestra que la siniestralidad laboral evoluciona mejor a lo largo del año que la incapacidad por enfermedad común».

No es el caso de la comunidad gallega, al registrar el mayor aumento de siniestralidad laboral, tanto en accidentes de trabajo (un 27 % más en el último año) como in itinere, es decir, el sufrido por el trabajador durante el desplazamiento hacia o desde el lugar de trabajo, que ha aumentando 53 % en el cómputo interanual. La media del país aumentó un 3 % en el trimestre.

No se trata de una cuestión menor, pues la incidencia que este factor tiene en la jornada de trabajo contabiliza 256 accidentados por cada 100.000 trabajadores, el segundo crecimiento más alto del conjunto autonómico en el último trimestre y el más elevado con respecto al 2022, un 27 % en ambos casos, y del 30 % de camino o regreso al trabajo. Un aumento, este último, también muy pronunciado, con un 55 % más intertrimestral y un 53 % por encima en la comparativa interanual.

Unas cifras altas, pero todavía resultan más preocupantes si se comparan con la media nacional. En el conjunto del país la incidencia se sitúa en 226 accidentados por cada 100.000 trabajadores en jornada de trabajo.