El euríbor anticipa que lo peor para los hipotecados ha pasado

Clara Alba MADRID / COLPISA

ECONOMÍA

El euríbor es el índice al que se referencian la mayoría de las hipotecas en España
El euríbor es el índice al que se referencian la mayoría de las hipotecas en España ÁNGEL MANSO

El indicador cierra noviembre en el 4,02% y empieza a moderar, aunque muy lentamente, la abrupta subida de la cuota en la revisión anual

30 nov 2023 . Actualizado a las 20:10 h.

Aunque de una forma muy pausada y con fuertes altibajos, la tendencia bajista del euríbor empieza a consolidarse. Tras caer en tasa diaria por debajo del 4 % esta semana, el indicador al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España despidió noviembre en una media mensual del 4,022 %. El descenso respecto a octubre (4,16 %) ha sido muy potente, aunque no lo suficiente para que los hipotecados empiecen a pagar menos en la revisión de sus cuotas anuales.

En concreto, el dato compara con el 2,828 % en el que el euríbor cerró hace justo un año. Así que en la práctica, para una hipoteca variable media de 150.000 euros a 25 años y con un interés de euríbor más 1 %, la cuota pasará de unos 777 euros al mes a unos 879 euros. Es decir, unos 102 euros más (1.200 al año). Si la revisión es semestral, y para el mismo ejemplo, la cuota subiría de unos 865 euros a unos 879 euros (casi 88 euros más al semestre). En todo caso, los hipotecados empiezan a ver cierta luz al final del túnel, ya que el diferencial se ha estrechado respecto a mediados de año.

Hay que tener en cuenta que todo depende de cuándo se contrató el préstamo o de cuánto se haya amortizado ya. Además, hay numerosas familias que han aprovechado los ahorros generados durante la pandemia para amortizar hipoteca y esquivar así la escalada del indicador, con lo que no todos se han visto impactados por igual.

Hace ya más de un año y medio que el euríbor cotiza en terreno positivo, cuando comenzó a anticipar el ciclo de subidas de tipos que el BCE inició en julio de aquel año, llevando la tasa de referencia del 0 % hasta el 4,5 % actual. Los expertos no esperan nuevos movimientos al alza, sobre todo ahora que la inflación en la zona euro se ha moderado al 2,4 %, mejor de lo esperado. En todo caso, la tendencia del indicador anticipa el fin de las subidas de tipos y, a más largo plazo, el inicio de los primeros recortes que el mercado espera para la segunda mitad del 2024.

Los expertos no esperan nuevos movimientos al alza, sobre todo ahora que la inflación en la zona euro se ha moderado al 2,4 %, mejor de lo esperado. En todo caso, la tendencia del indicador anticipa el fin de las subidas de tipos y, a más largo plazo, el inicio de los primeros recortes que el mercado espera para la segunda mitad del 2024. «Es probable que los clientes con revisión semestral en diciembre o en enero del año que viene ya empiecen a pagar cuotas más baratas», explica Miquel Riera, experto del comparador HelpMyCash. Pero para observar una bajada en la revisión anual «deberíamos ver al euríbor por debajo del 3,3 %-3,7 % a comienzos del 2024 y es prácticamente imposible que eso vaya a suceder», matiza Estefanía González, portavoz de Kelisto.es. Lo que sí es más probable es que «veamos incrementos algo más leves que el pasado ejercicio», indica. La previsión de los expertos sitúa al euríbor en una horquilla de entre el 3,8 % y el 4,1 % para este año. Bankinter y Caixabank son los que prevén cifras más elevadas (4,1 % y 4,08 %, respectivamente), mientras que Funcas lo ve en el 3,91 % y Asufin en el 3,8 %.

Respecto a la nueva oferta hipotecaria, tampoco se esperan grandes cambios de aquí a final de año. Y es que el encarecimiento de los nuevos préstamos, tanto fijos como variables, respecto a hace un año, sigue siendo muy acusado. Eso sí, los expertos indican que en los últimos meses hemos visto como los bancos apenas realizan leves subidas a su oferta fija (incluso, recientemente, algunos están realizando leves bajadas) y, en la variable, se limitan a realizar incrementos en el tipo fijo de salida (en que se cobra durante los primeros meses). «Por su parte, las hipotecas mixtas -que se presentaban como la alternativa a quienes quisieran cierta estabilidad a corto y medio plazo- ya no resultan tan significativamente baratas con respecto a las hipotecas 100% fijas, lo que empieza a restarles atractivo», indican.