La economía gallega sufrirá una corta desaceleración este año para volver a crecer en el 2024

Jorge Lamas Dono
Jorge Lamas VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

Oscar Vázquez

El BBVA habla de 17.000 nuevos puestos de trabajo en dos años

25 ene 2023 . Actualizado a las 18:48 h.

El informe Situación Galicia 2023, realizado por BBVA Research, prevé una desaceleración en la economía gallega en los primeros meses de este año. Ese frenazo supondrá un descenso desde el 4,1 % de crecimiento del PIB de la comunidad el pasado año —similar a niveles prepandemia— al 0,7 %, siete décimas por debajo de la previsión que manejan los expertos del banco para el conjunto de España.

Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research, opina que el período de desaceleración será corto debido a que hay varios factores que podrían mejorar la situación económica en Galicia a lo largo del este año y especialmente de cara al 2024. El directivo, que estuvo acompañado por la responsable de la Territorial Noroeste de BBVA Marta Alonso, señaló que «vemos que se están registrando ya descensos en los precios de la electricidad y de los combustibles. Al mismo tiempo, se ha producido una importante reducción del endeudamiento de los hogares y de las empresas, lo que ha permitido acumular activos. Y finalmente, los fondos europeos Next Generation serán claves para la dinamización económica de Galicia», señaló Cardoso.

Con este escenario como telón de fondo, el estudio prevé que, hasta el año 2024, en Galicia se creen 17.000 nuevos puestos de trabajo, reduciéndose la tasa de paro en 0,6 puntos porcentuales hasta alcanzar el 10,8 % el año próximo. Además, apunta a que la industria gallega ha avanzado a menor ritmo que la del conjunto de España debido a una mayor debilidad de los bienes intermedios, que se muestran más sensibles a la desaceleración de la demanda europea y al aumento de los costes asociados a la guerra de Ucrania.

Los factores de incertidumbre para la economía gallega en el 2023, según Cardoso, vienen dados por la situación de la guerra y la pandemia en China, a lo que habría que añadirle «las dudas sobre la evolución del sector turístico».