Lorena Coiduras: «La inflación aún impactará en la liquidez empresarial en el 2023»

G. Lemos REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

La coordinadora de Administración de Riesgos de Solunion destaca que los concursos han aumentado un 8,5 % en Galicia

29 dic 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Tras la tregua de los últimos años, las cifras de concursos de acreedores han vuelto a crecer con fuerza tras el verano, en un contexto de elevada inflación, encarecimiento del crédito y frenazo del crecimiento justo cuando venció la moratoria concursal decretada durante la pandemia.

—¿Qué pesa más en ese incremento de las insolvencias: el fin de la moratoria o el deterioro de la situación económica?

—Hasta agosto, el acumulado de insolvencias empresariales en Galicia mostraba valores negativos, con un decrecimiento del 37 %. Esta tendencia se vio fuertemente alterada en septiembre cuando los concursos se incrementaron en un 114 %. Podemos decir que dicho aumento fue un compendio de ambas variables: el deterioro macroeconómico general, unido a varios factores como la presión de la inflación en todos los sectores, los altos precios de la energía o las dificultades de acceso a la financiación para ciertas empresas; y el impacto del fin de la moratoria concursal. El acumulado en la comunidad hasta el cierre de noviembre arroja un aumento de un 8,5 % y un total de 205 concursos. Aun con este incremento, Galicia es la octava comunidad con mejores datos en lo que va de año.

—¿Influye la entrada en vigor de la nueva Ley Concursal?

—Más que la entrada en vigor de la nueva Ley Concursal, lo que ha provocado el incremento de los concursos, especialmente en los meses de septiembre y octubre, ha sido el fin de la moratoria.

—¿Pero qué cambios traerá la nueva ley?

—Las novedades son la reducción de la duración de los concursos, la agilización de términos procesales, el fomento de la segunda oportunidad y el apoyo a las empresas viables en situaciones de dificultad, a través de planes de reestructuración.

—¿Cuál es su previsión para los próximos meses? El Consejo de Economistas avisa de que la cifra de concursos en el 2023 superará el pico del 2013.

—Según los datos que nosotros recogemos, en el 2013 se alcanzaron 8417 insolvencias empresariales. Si volviéramos a esas cifras estaríamos hablando de un incremento del 36 % en el 2023. Nosotros esperamos para el próximo año un nuevo aumento en el número de concursos; sin embargo, la entrada en vigor de la nueva Ley Concursal y la mejora de los trámites de solicitud para las pequeñas empresas podrían permitir unos datos ligeramente más contenidos, sobre todo en el segundo semestre.

—¿Los concursos ahora son menos graves que en la anterior crisis? ¿Se está consiguiendo el objetivo de que las empresas no esperen hasta que la situación sea irreversible para tomar medidas?

—De momento, no observamos diferencia entre los concursos presentados este año y los registrados en anteriores crisis. En general, las empresas intentan cumplir con sus obligaciones antes de presentar el concurso voluntario. 

—Por sectores, uno de los más afectados por las insolvencias es el agroalimentario, que tiene mucho peso en Galicia. ¿Qué factores influyen en el deterioro de esa actividad?

—En el plano nacional, hasta noviembre el crecimiento acumulado de las insolvencias en el sector agroalimentario fue del 46,5 %. Este incremento se debe, principalmente, a los sobrecostes energéticos que soportan las explotaciones, al fuerte aumento de los precios de los piensos y cereales, influenciado en parte por el conflicto de Rusia y Ucrania, y al carácter importador de España de dichas materias. En Galicia, sin embargo, el sector agroalimentación no experimenta variación (crecimiento nulo, 0 %), y mantiene el mismo número de concursos que en el 2021, con un total de 22.

—Por tamaño, ¿siguen siendo las pequeñas empresas las más vulnerables o están detectando un aumento de concursos en las de mayor facturación?

—En estos momentos de incertidumbre, cualquier empresa, independientemente de su tamaño, se puede ver afectada por la actual situación macroeconómica y acabar solicitando concurso de acreedores; si bien es cierto que las empresas de menor tamaño pueden tener más dificultades para hacer frente a su financiación, por los sobrecostes que están soportando en estos momentos para el funcionamiento de sus negocios. En noviembre, un 87,9 % de los concursos correspondieron a empresas pequeñas y microempresas, un 11,1 % a medianas y un 1 % a grandes empresas. En este reparto hay que tener en cuenta la estructura del tejido empresarial español, compuesto en un 90 % por pymes.

—Inflación, precios de la energía... ¿Esperan que los factores que han aumentado los costes de las empresas en los últimos meses den un respiro el año que viene?

—Aunque no esperamos valores tan altos de IPC como estos últimos meses, sí que estimamos que se situará en torno al 4 o 5 %, por lo que todavía tendrá impacto en la liquidez de las empresas y su funcionamiento, aunque en menor medida.