El comercio electrónico, al alcance de las pymes con los fondos europeos

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

CESAR TOIMIL

BBVA ejerce de agente digitalizador para el acceso al «kit digital»

03 dic 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Impulsar la transformación tecnológica de las pymes y autónomos constituye la base argumental del programa de ayudas Kit Digital. Tiene entre sus objetivos modernizar el tejido productivo español en uno de los segmentos clave de la economía, las pequeñas y medianas empresas porque suponen más del 98 % de las compañías del país, representan un 62 % del valor añadido bruto y el 66 % del empleo empresarial total. Se trata de una iniciativa impulsada por el Ministerio de Economía y Transformación Digital dentro de la agenda España Digital 2025 y que persigue, para entonces, que una de cada cuatro organizaciones empresariales hayan incorporado este tipo de tecnologías en su actividad. Y es ahí donde BBVA participa como agente digitalizador en todo este proceso.

Se trata del primer banco homologado que acompaña a pymes y autónomos para intensificar estos cambios, en una de sus categorías, la del comercio electrónico. Existen más de 10 — sitio web y presencia en internet, comercio electrónico, gestión de redes sociales, gestión de clientes y/o proveedores, business intelligence y analítica, gestión de procesos, factura electrónica, oficina virtual, comunicaciones seguras y ciberseguridad— y BBVA se ha adherido con una de las soluciones digitales que recoge el catálogo de ayudas del Kit Digital, el e-commerce, aunque también acompaña a pymes y autónomos en el resto de las modalidades.

La partida habilitada por el Gobierno no es menor. Una dotación de más de 3.067 millones de euros (financiados con los fondos Next Generation de la Unión Europea), que se distribuirán a medida que se vayan agotando los fondos en las sucesivas convocatorias previstas. Los primeros incentivos ya están en marcha desde la pasada primavera con las tres convocatorias previstas para empresas de entre 1 y 49 trabajadores.

Y desde su inicio, la entidad que preside Carlos Torres ha puesto en marcha un servicio, gracias a un acuerdo con Minsait (una compañía de Indra), para que las pymes y los autónomos, clientes del banco, cuenten con un experto que les ayude a validar los requisitos para acceder a estas subvenciones, puedan identificar la ayuda a la que pueden optar, tramiten la solicitud, elijan la solución que mejor se adapte a sus necesidades y resolver sus dudas. 

Vender en la red

Para las pequeñas y medianas empresas o los autónomos que se acojan al bono digital, el banco facilita el proceso de implementar el comercio electrónico en su negocio a través de su TPV virtual. Se trata de una pasarela de pago que permite gestionar los cobros con tarjetas de las tiendas online de forma rápida y segura, así como recibir los pagos de forma inmediata. Este servicio ofrece, también, otras formas de pagos como Bizum, las transferencias en línea de Apple Pay o Google Pay, así como vender en todo el mundo con la página de pago multidioma ofreciendo a los clientes la opción de cobro en su moneda. Los solicitantes del Kit Digital dispondrán, además, del servicio de manera gratuita durante el primer año para realizar cobros con tarjetas de crédito y débito.

El compromiso de BBVA va más allá en el caso de aquellas empresas que se lancen a inversiones superiores al importe de la subvención autorizada. Para ello, ofrece distintas soluciones que le permitan financiar el importe adicional de la inversión.

La entidad ejerce su labor de acompañamiento en todo el recorrido. Desde tramitar las solicitudes de forma ágil, hasta la concesión del bono digital. «Estar como agente digitalizador era clave para nosotros. Porque se trata de seguir ayudando a clientes y no clientes en su crecimiento a través de la digitalización», señala Mónica Parada, responsable de e-commerce de BBVA España.

Una iniciativa orientada a más del 40 % de compañías

Para optar a estas ayudas, el Gobierno ha establecido una serie de requisitos, condiciones y plazos, tanto para los beneficiarios, como para los agentes digitalizadores. El grueso de aspirantes al programa supera el 43 % del total de empresas. Desde que entró en marcha, con la primera convocatoria de marzo para las empresas de hasta 49 trabajadores, y la segunda el pasado septiembre, más de 100.000 compañías y autónomos formalizaron estas peticiones. Con la tercera y última convocatoria del año que entró en vigor hace unas semanas para las firmas más pequeñas, el umbral de interés podría doblar esas cifras. Los interesados disponen de todo el 2023, siguiendo los mismos tramos de solicitud, para acceder a estas ayudas. En estos momentos conviven en paralelo los tres tramos y las estimaciones iniciales son que más de 400 millones ya han llegado a sus destinatarios. Para cada uno de los grupos de empresas se ha habilitado un presupuesto que en total suma 1.600 millones.

Porque el objetivo del programa es contribuir a la digitalización de las empresas para que ganen en productividad, en competitividad y en rentabilidad.

Las ayudas se conceden para la implantación de todas las prestaciones, solo prevé algunas excepciones como los servicios de telecomunicaciones y conectividad a internet, los gastos de asesoría o las soluciones de hardware.

Asimismo, a la hora de solicitar y ejecutar estas subvenciones hay que tener en cuenta los plazos para la formalización de los acuerdos de prestación de servicios entre la pyme y el agente digitalizador; la implementación, desarrollo y consolidación de la tecnología dentro de la pyme.

Etapas, cuantía y condiciones para optar a las ayudas

Son 3.067 millones de euros los que se han reservado de los fondos europeos para la transformación digital de las pequeñas empresas y autónomos. Los agentes digitalizadores, como en el caso de BBVA, proporcionan soluciones y servicios tecnológicos a quienes participen en el programa de bonos Kit Digital, diseñados e impulsados por el Ministerio de Economía y Transformación Digital. A continuación, algunos de los requisitos que se necesitan para acceder a estas subvenciones.

Tramos

¿Quiénes pueden solicitar el bono digital? En líneas generales, las ayudas se reparten entre pymes y autónomos de entre 1 y 49 empleados de plantilla. Pero dentro de este grupo se distinguen tres categorías que, según su tamaño y número de trabajadores podrán acceder a un importe máximo a recibir.

Primer grupo: Empresas que cuentan con una plantilla de entre 10 y 49 empleados. Recibirán hasta un máximo de 12.000 euros.

Segundo grupo: Pequeñas empresas de entre 3 y 9 empleados; recibirán una ayuda máxima de 6.000 euros.

Tercer grupo: Lo forman micropymes de 2 empleados. La ayuda tope es de 2.000 euros.

Categorías

Actividades que se subvencionan. Se contabilizan más de 10 categorías. Entre ellas, comercio electrónico, sitio web y presencia en internet, gestión de redes sociales, gestión de clientes, inteligencia empresarial y analítica, servicios y herramientas de oficina virtual, gestión de procesos, factura electrónica y ciberseguridad.

Registro

Pasos a seguir. Las empresas y los autónomos se registran en la web AceleraPyme donde se realiza un test de autodiagnóstico para medir la madurez digital de la empresa aspirante al bono. A partir de ahí, se solicita la ayuda y, una vez concedida se selecciona al agente digitalizador. BBVA de la mano de Minsait, facilita este proceso a sus clientes pymes y autónomos.

Requisitos

Condiciones básicas. Quienes accedan a estas ayudas tendrán la consideración de micropymes, pequeñas empresas y autónomos. Estarán al día en las obligaciones tributarias y de la Seguridad Social; no estar en crisis y contar con una antigüedad mínima como empresa o autónomo.