El ingreso mínimo vital llega ya a 26.000 hogares gallegos

Redacción LA VOZ

ECONOMÍA

DELEGACIÓN DEL GOBIERNO | EUROPAPRESS

El 40 % de los beneficiarios de la prestación en la comunidad son menores de edad

30 nov 2022 . Actualizado a las 12:30 h.

El ingreso mínimo vital (IMV) ya beneficia a 535.732 hogares en toda España los que viven 1.495.128 personas, según la estadística publicada por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) hasta finales de este mes. En Galicia son 26.347 expedientes aprobados y 67.144 beneficiarios.

El Ministerio de la Seguridad Social destacó que la prestación está teniendo una especial incidencia en la reducción de la pobreza infantil puesto que del total de beneficiarios a nivel nacional un 42,6 % son menores (637.627), mientras que en Galicia representan el 40 % del total (26.966). 

Además, en el 65 % de los hogares españoles hay al menos un menor.

Según estos datos, en dos de cada tres unidades familiares, el titular del IMV es una mujer y, si se tiene en cuenta el total de beneficiarios, el 54% son féminas (813.995).

En cuanto al número de prestaciones con el complemento de ayuda para la infancia (CAPI), son ya 294.047. El CAPI, que entró en vigor el pasado 1 de enero, es una ayuda de 100 euros por hogar al mes en el caso de niños de 0 a 3 años; de 70 por cada pequeño de entre 3 y 6 años; y de 50 por cada menor de entre 6 y 18.

Los beneficiarios del ingreso mínimo podrán trabajar y cobrar toda la ayuda

S. Cabrero / L. Palacios

El ingreso mínimo vital (IMV) sigue reajustándose para alcanzar al mayor número de potenciales beneficiarios. Y con esa idea, el Consejo de Ministros aprobó este martes el reglamento de incentivos al empleo con el que intentará impulsar la incorporación al mercado laboral de los perceptores de esta ayuda del Estado. El objetivo es evitar que todas estas personas desistan en la empresa de encontrar trabajo o aumentar sus ingresos por temor a perder la ayuda o ver reducido su importe.

Con esta medida, que entrará en vigor en enero del 2023, el Gobierno trata de ayudar a las familias que tienen complicado entrar en el mercado laboral —como las monoparentales— a dar el paso sin miedo a quedarse sin ingresos. Hay que recordar que la renta mínima ya es ahora compatible con el empleo. Con ciertas condiciones. Porque, si se encuentra, el sueldo que se recibe por el mismo provoca un recorte de la ayuda. Es decir, el dinero que se cobra en concepto de salario se resta del monto que se recibe como ayuda. Eso es lo que cambiará a partir del año que viene. Así, los beneficiarios del IMV que encuentren un empleo, amplíen las horas de trabajo o incluso vean mejorado su salario, podrán seguir cobrando toda la ayuda y sumar a esta todo lo percibido por ocupar un puesto de trabajo o mejorar sus condiciones laborales. Eso sí, la suma entre el ingreso mínimo y el salario recibido no podrá superar los 17.000 euros al año.

Seguir leyendo