Las pensiones subirán un 8,5 % en enero, 79 euros al mes de media en Galicia

G. Lemos REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Gustavo Valiente | EUROPAPRESS

El sobrecoste para el sistema rondará los 12.900 millones el año que viene

29 nov 2022 . Actualizado a las 13:18 h.

Con el dato del IPC de noviembre, publicado este martes por el INE, se despeja la incógnita de la subida de las pensiones para el próximo año, que aumentarán un 8,5 %. Esa es la media de la inflación en los últimos doce meses, el indicador al que la última reforma legal ligó la revalorización de la nómina de jubilados, viudas, huérfanos o trabajadores incapacitados.

Aunque el dato todavía es provisional (el organismo estadístico publicará el definitivo a mediados de diciembre), una eventual revisión al alza o a la baja en una décima, que es lo que ha pasado en meses anteriores, no tendría apenas efecto en ese indicador para la subida de las pensiones, que solo se modificaría en unas centésimas.

Por eso, los pensionistas pueden ya sacar la calculadora para comprobar cuánto variará su pensión a partir del próximo mes de enero. En el caso de la pensión media en Galicia, que en octubre se situaba en los 933,74 euros, según los datos más actuales que ofrece la Seguridad Social, el incremento del 8,5 % se traduciría en 79 euros más al mes, dejando la nómina de ese gallego medio por encima de los 1.012 euros.

En el caso de la pensión media española, que superaba ya los 1.093 euros en cada una de las 14 pagas anuales, el aumento es más jugoso, de 92,5 euros al mes.

Por modalidad, los jubilados son los que recibirán el mayor incremento en sus pensión, una media de 90 euros al mes en Galicia, mientras que las prestaciones de orfandad, las más bajas, tendrán una subida algo inferior a los 37 euros en promedio.

Este incremento del 8,5 % duplica de largo la subida media pactada para los trabajadores gallegos durante este año, que se situó en el 3,8 % en octubre, según la última estadística de convenios colectivos publicada por el Ministerio de Trabajo. Y tendrá un fuerte coste en las cuentas de la Seguridad Social, ya que la nómina mensual, que se sitúa actualmente cerca de los 10.900 millones (el doble en junio y en diciembre), se elevará en casi mil millones en cada una de esas catorce pagas, lo que se traducirá en un sobrecoste de cerca de 12.900 millones a lo largo de todo el 2023. 

Pensiones no contributivas e ingreso mínimo vital mantendrán el alza temporal del 15 %

Aunque el proyecto de Presupuestos Generales del Estado recoge, en su libro amarillo, que tanto las pensiones contributivas como las no contributivas y el ingreso mínimo vital (IMV) subirán el año que viene lo mismo que el IPC medio entre diciembre del 2021 y noviembre del 2022, para garantizar el poder adquisitivo, estas dos últimas prestaciones tendrán al final un trato diferenciado. Desde el pasado mes de julio, tanto el IMV como las pensiones no contributivas disfrutan de un incremento temporal del 15 % dentro del paquete de medidas para aliviar los efectos de la inflación en las familias más vulnerables.

La semana pasada, Bildu anunció un acuerdo con el Ejecutivo para apoyar las cuentas públicas a cambio de prorrogar ese incremento temporal del 15 % durante todo el año que viene. Fuentes próximas a la negociación explican que, aunque el anunció se ciñó a las pensiones no contributivas, la cuantía de estas va ligada siempre a la del ingreso mínimo, por lo que también esta prestación mantendrá el alza temporal del 15 % en el 2023.

Escrivá propone ampliar el período para calcular la pensión a los mejores 28 años de los 30 últimos

Lucía Palacios

Las cartas sobre la segunda fase de la reforma de las pensiones ya están encima de la mesa del diálogo social. El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, por fin presentó a sindicatos y patronal su propuesta sobre los dos grandes cambios que faltan por aprobar antes de que termine el año: la subida de las bases máximas de cotización y la ampliación del período de la pensión. Por el momento, queda en el aire si finalmente se accede a la petición de la Comisión Europea y se prorroga la subida de cotización del 0,6 % que supone el mecanismo de equidad intergeneracional (MEI) hasta el 2050. En juego está el desembolso del próximo tramo de financiación de los fondos europeos.

Seguir leyendo