La CEOE elige a su presidente, con Garamendi como favorito

L. Palacios MADRID / COLPISA

ECONOMÍA

EUROPA PRESS | EUROPAPRESS

El aspirante a revalidar el cargo se mide con Virgnia Guinda, de la patronal catalana

22 nov 2022 . Actualizado a las 18:32 h.

Los empresarios eligen este miércoles si renuevan a su actual presidente, Antonio Garamendi, por otros cuatro años al frente de la CEOE o si, por el contrario, apuestan por un cambio de rumbo de la mano de Virginia Guinda, la vicepresidenta de la patronal catalana que era una auténtica desconocida a nivel nacional hasta que decidió recientemente saltar al ruedo con una candidatura sorpresa y no exenta de crítica.

El vasco, sin embargo, parte como claro favorito una vez que ha recibido el respaldo oficial de la inmensa mayoría de organizaciones de la gran patronal. Así, tiene el apoyo de todas las territoriales, salvo Cataluña; de Cepyme y ATA, y de la mayor parte de organizaciones sectoriales, como las del metal, la hostelería, los seguros, la sanidad privada, la construcción, los concesionarios y los fabricantes de automóviles. No se prevé, por tanto, otro resultado que no sea la victoria de Garamendi, a pesar de que el voto es secreto. Y más cuando está en juego salir airosos de la actual situación de crisis derivada de la guerra de Ucrania que afecta de forma importante a los costes de las empresas.

No obstante, el número de votantes —del total de 789— que se decanten por Guinda o que emitan su sufragio en blanco será clave para saber el grado de crítica interna que existe dentro de la patronal contra el liderazgo de Garamendi. El malestar contra la actual dirección ha ido en aumento en los últimos meses a raíz del visto bueno de la directiva de la patronal a la reforma laboral, con un sector que acusa al vasco de demasiada complacencia con el Gobierno e incluso de falta de diálogo y de transparencia dentro de la propia organización empresarial.

Para apagar fuegos internos, Garamendi envió, apenas 48 horas antes de las elecciones, un amplio documento (56 páginas) a todos los socios que, bajo el lema de Seguir creciendo, contiene un programa con 160 propuestas concretas para los próximos cuatro años. En él resalta que ha conseguido situar a la CEOE «en el lugar que le corresponde, recuperando su consideración pública y social y reforzando, más que nunca, su presencia en la vida española, participando en los grandes debates nacionales y defendiendo los intereses de las empresas y de los empresarios ante el Gobierno, los partidos políticos y los sindicatos».

En esa línea, el presidente de la patronal saca pecho de los catorce acuerdos conseguidos con el Gobierno —entre ellos la reforma laboral, la de pensiones, la primera subida del salario mínimo (que generó mucho malestar dentro de la CEOE), los ERTE...— y otros dos pactados solo con los sindicatos. Garamendi se compromete a lograr un mayor peso de la industria en el PIB nacional para asegurar la resiliencia del modelo productivo y el empleo de calidad, así como hacer una «organización más participativa». Se trata, precisamente, de dos de las banderas que también defiende Guinda, quien además, en otra carta dirigida a los electores apuesta por cambiar la reforma laboral y adecuarla al siglo XXI y por una subida de salarios para acercarlos a la media europea, pero defiende un SMI diferente en función de cada sector.