La inflación en la eurozona bate un nuevo récord al alcanzar el 10,6 %

C. P. REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

MAXIM SHIPENKOV | EFE

Los precios siguen al alza a pesar de las subidas de los tipos de interés y del frenazo de la actividad económica

17 nov 2022 . Actualizado a las 11:53 h.

Los precios no dan tregua en la eurozona. Ni la subida de tipos acelerada del Banco Central Europeo (BCE) ni el frenazo de la actividad y el consumo parecen eficaces para enfriar una inflación que ha vuelto a batir un nuevo récord en octubre, con un alza del 10,6 % respecto al mismo mes del 2021, superando así su último registro (9,9 % en septiembre). 

La cesta de la compra de los europeos sigue encareciéndose ajena a los problemas en las fábricas y los hogares europeos, con una caída de los nuevos pedidos, la producción, las compras y los vientos de recesión soplando en el Viejo Continente. El propio BCE ha advertido esta semana de que los riesgos financieros han aumentado

Según las cifras que ha publicado este jueves Eurostat, los precios de la energía en el bloque han seguido subiendo. Hoy están un 41,5 % por encima del umbral de hace un año y es el componente que más presión ejerce sobre la inflación. No solo de forma directa. El elevado coste del gas, la electricidad y los carburantes está encareciendo la producción y distribución de alimentos básicos. La comida no procesada se ha disparado un 15,5 %, siendo ya el segundo componente que más pesa en el alza de precios en la eurozona. Tanto es así que la inflación subyacente -excluyendo la energía- ya se anota un alza del 6.9, frente al 2 % en octubre del 2021

Claro que, la inflación, no corroe del mismo modo el bolsillo de los ciudadanos europeos. Quienes más están sufriendo son Estonia (22,5 %), Lituania (22,1 %) y Hungría (21,9 %). Este último país introdujo topes al precio de los carburantes y algunos alimentos básicos como el azúcar, la harina de trigo, el aceite de girasol, carne de cerdo y pollo, entre otros productos. Una medida que se llegó a barajar en España, donde el precio de los alimentos ya acumula su mayor subida en casi 30 años (15,4 %).

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, sugirió fijar una cesta de la compra básica con unos 20 o 30 productos necesarios que no podrían dispararse más allá de un umbral preestablecido. Entre ellos, la leche, el pan, los huevos o la fruta. Una propuesta que rechazan las patronales de la distribución. El Ejecutivo español ha manifestado su preocupación porque el precio que se paga a los productores no casa con los precios finales que están pagando los clientes. Los márgenes son muy grandes, incluso ahora que la inflación desacelera. 

Y es que España ya es el segundo país de la eurozona con la inflación más baja (7,3 %). Solo Francia acumula una subida de precios más moderada (7,1 %). Una parte se explica por las medidas del Gobierno español -como el tope al precio del gas en la generación de electricidad- y otra por la contracción de la actividad empresarial en el país, que en en octubre fue la más intensa entre las economías del euro. 

El precio récord de los alimentos llena las cestas de la compra de austeridad

M. Sío Dopeso / S. S.

Es entrar en el supermercado y echarse a temblar. Lineales y mostradores sorprenden a diario con una exposición de precios que no paran de subir. El Instituto Nacional de Estadística (INE) puso ayer cifras a ese incremento que, siguiendo la tendencia de los últimos meses, han venido constatando los consumidores en el tique de la compra: un inédito 15,4 %, el porcentaje más elevado desde que existen registros (1994). La subida del coste de los alimentos contrasta con la moderación de la inflación, cuya tasa interanual retrocedió en octubre hasta el 7,3 %, como ya había avanzado el dato adelantado hace dos semanas, y al 7,8 %, medio punto más, en Galicia.

Seguir leyendo