Los transportistas críticos reeditan el pulso al Gobierno, sin apoyo del sector

edurne martínez MADRID / COLPISA

ECONOMÍA

ALBERTO LÓPEZ

Vuelven a parar para exigir que se cumpla la ley de no trabajar a pérdidas

13 nov 2022 . Actualizado a las 19:12 h.

En la medianoche del domingo al lunes comienzan los paros de la Plataforma en Defensa del Transporte, la asociación de camioneros que hace una semana convocó a todos los transportistas a una huelga indefinida, en protesta por el incumplimiento de la ley de costes, aprobada este verano y que prohíbe trabajar a pérdidas.

Paralelamente al paro, como forma de visibilizar sus reivindicaciones, han convocado una manifestación que tendrá lugar este lunes, a partir de las 10 de la mañana en Atocha, en pleno centro de Madrid. En un comunicado, la asociación subraya que en la protesta les acompañarán representantes de los sectores de la agricultura, la ganadería y la hostelería.

La semana pasada estuvo marcada por la reunión entre el Ministerio de Transportes y la Plataforma del pasado jueves, que acabó sin éxito. Desde el Ejecutivo argumentan que todo lo que piden los transportistas ya se está cumpliendo y prometen más inspecciones para sancionar a aquellos empresarios que estén saltándose la ley. Pero a los camioneros críticos no les valieron las promesas, sino que pidieron acuerdos firmados y por escrito para desconvocar la huelga.

Pérdidas de 600 millones al día

Un paro que supondrá a la economía española unas pérdidas de 600 millones de euros diarios, según estimaciones de OBS Business School, a solo unos días de que se celebre el Black Friday (25 de noviembre), una de las jornadas de mayor consumo, con unas ventas que se incrementan esa semana un 700 % en España, y a pocas semanas de la Navidad.

Por ello, el propio sector calcula que este acción podría poner en peligro el 25 % de la facturación anual de transportistas y cargadores. Ontruck, empresa digital del sector, detectó un incremento «inusual» en la demanda de servicios de transporte la semana pasada debido a que muchas empresas están tratando de anticiparse al paro del sector que comienza este lunes. En concreto, la plataforma cifra en un 20 % el alza de las peticiones de servicios de transporte en estos días.

El período de mayor demanda se espera entre el 13 y 23 de diciembre, mientras que el 16 será el día con mayor número de envíos del año, un 40 % por encima que la media anual.

Desde UNO, la patronal de operadores de logística y transporte, explican que este paro «puede romper la cadena de suministro y generar desabastecimiento» de algunos productos. Por ello, consideran que es una convocatoria de huelga «muy irresponsable», al ser un momento «muy delicado» del año en el que muchas empresas, sobre todo pymes, se juegan gran parte de sus ingresos anuales. Tanto esta como otras asociaciones del sector no ven motivos para ir a la huelga, porque consideran que los acuerdos a los que se llegó tras el paro de marzo se están cumpliendo.

En cambio, Manuel Hernández, líder de la plataforma convocante del paro, denuncia que la situación se sigue produciendo ocho meses más tarde de aquellas protestas y ahora está agravada por los mayores costes que sufren, que cifra en un 30 % superiores a los de hace un año. Por ello, calculan, han desaparecido casi 250 empresas del sector.

Un dispositivo especial refuerza el control de puertos y polígonos gallegos

Minimizar el riesgo de incidentes y efectos indeseados del paro. Con ese objetivo la Delegación del Gobierno despliega hoy en Galicia un dispositivo para reforzar la vigilancia en puntos clave para la logística. En concreto, son los principales puertos de Lugo y Pontevedra (Celeiro, Burela, Vilagarcía, Marín y Vigo), y los grandes polígonos industriales de importancia logística en las cuatro provincias. Se trata de «garantizar el derecho a trabajar de los transportistas y el suministro a puntos de venta y áreas comerciales», subrayó la Delegación del Gobierno, que ha desplegado efectivos la Policía Nacional y la Guardia Civil para impedir bloqueos y potenciales desabastecimientos, como los ocurridos en marzo.

Galicia, camino del apagón industrial por la huelga de transporte

P. V.

La huelga del transporte, que hasta ahora había tensionado las cadenas de suministro industriales y del sector de la distribución, y ha arrastrado a gran parte de la flota, adquiere consecuencias bastante más graves en su segunda semana. La producción de los grandes sectores se resiente y crece el temor a que el desabastecimiento, unido a los problemas derivados de la guerra en Ucrania y al encarecimiento sinfín de la energía y las materias primas, torne la situación en una nueva crisis económica.

Siderurgia y metal

Ferroatlántica y Celsa . La fábrica gallega de Ferroatlántica, situada en el concello coruñés de Arteixo, ha tenido que parar la producción por falta de suministro de astillas de madera, un producto vital, junto con el carbón y el cuarzo, para llevar a cabo el proceso productivo. La fábrica elabora silicio metal para el mercado de las siliconas y derivados, entre otras aplicaciones. Celsa Atlantic (A Laracha), agotó el lunes las existencias de palanquilla. Los 150 operarios continuarán con labores de mantenimiento. La patronal Unesid ha alertado de que ningún fabricante está operando con normalidad,

Seguir leyendo