Stellantis invierte 300 millones para duplicar su producción en Marruecos

La Voz REDACCIÓN / EFE

ECONOMÍA

Fabián Simón | EUROPAPRESS

La fábrica de Kenitra aumentará su producción hasta 450.000 vehículos anuales

10 nov 2022 . Actualizado a las 10:51 h.

El fabricante de automóvil Stellantis invertirá 300 millones de euros para duplicar la capacidad de producción de su planta en Kenitra, en el oeste de Marruecos, con el objetivo de aumentar su capacidad de producción hasta los 450.000 vehículos anuales.

La inversión se anunció tras una reunión en Rabat entre el presidente del Gobierno marroquí, Aziz Ajanuch, y el patrón del consorcio automovilístico, Carlos Tavares, que estuvo acompañado por el director de operaciones para Oriente Medio y Norte de África del grupo, Samir Cherfan.

De acuerdo con un comunicado de la Presidencia del Gobierno, esta nueva inversión contribuirá a crear 2.000 empleos, y aumentar la capacidad de producción anual de la planta marroquí hasta 450.000 coches térmicos y eléctricos. «En el encuentro, Ajanuch recordó las orientaciones del rey para atraer la inversión extranjera y mejorar el clima de negocios, subrayando que el Gobierno actual ha tomado varias medidas en este sentido como la promulgación del nuevo Pacto de Inversión», reza el comunicado.

En esta reunión estaban presentes también el ministro de Industria, Ryad Mezzour, y el ministro delegado encargado de Inversión, Mohcine Jazouli.

La planta de Stellantis en Kenitra, que fue inaugurada en junio del 2019 por el rey Mohamed VI, emplea actualmente a más de 3.000 personas, con una tasa de integración local del 69 %.

Según las últimas cifras del Ministerio de Industria, las exportaciones de automóviles producidos en Marruecos alcanzaron los 66.700 millones de dírhams (6.100 millones de euros) entre enero y agosto, lo que supone un aumento del 29 % respecto al mismo período año pasado. Esta cifra confirma al sector de automoción como líder de las exportaciones de industria del país magrebí por octavo año consecutivo.

Volkswagen acepta los 400 millones del PERTE y Stellantis se queda con cinco

m. sío dopeso

Nadie esperaba que los rechazara, por eso la aparición ayer del presidente de Seat y Cupra, Wayne Griffiths, anunciando en el último día de plazo que acepta los cerca de 400 millones de fondos europeos, vía PERTE del vehículo eléctrico y conectado por cortesía del Gobierno de España, fue percibido ayer por el sector gallego como un gesto de prepotencia del grupo alemán, que lejos de conformarse, reclama una nueva remesa de ayudas.

Cierto es que Volkswagen, matriz de Seat, lidera el mayor proyecto de inversión del automóvil en España: 10.000 millones de euros para construir, entre otros planes, una gigafactoría de baterías en Sagunto. Por eso cuando Griffiths se refirió a los 397,37 millones aceptados como «un primer paso en la búsqueda de soluciones», en realidad lo que estaba haciendo era presionar al Ejecutivo, lanzando el mensaje de que el consorcio que encabeza la filial de Volkswagen espera aún que se concreten más ayudas públicas regionales y estatales para ejecutar su plan de inversiones.

Seguir leyendo