Mónica Chouza: «El trabajador temporal no desaparece con la reforma laboral»

Ana González Núñez
Ana González A CORUÑA / LA VOZ

ECONOMÍA

MARCOS MÍGUEZ

La directora general de Nortempo resalta: «Tenemos el reto de adaptar la norma a la realidad del mercado»

01 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El gigante gallego de gestión de recursos humanos Nortempo se encuentra en un proceso de transformación en el que hace seis meses escogió una nueva directora general para la línea de Trabajo Temporal. Mónica Chouza (Carnota, 1985) dio un paso adelante tras diez años en la empresa. Licenciada en Biología y máster en Innovación y Operaciones, coordinó numerosos proyectos en la firma y desde el 2020 era directora de operaciones.

—Nortempo cumplió tres décadas el año pasado. ¿Cuál es la clave de su desarrollo?

—Hemos conseguido en los últimos años un crecimiento rápido a nivel ibérico y en Colombia. El éxito de una empresa de gestión de talento se basa en la cultura corporativa y el desarrollo del talento joven.

—¿Cómo se adaptó la compañía a los cambios?

—Nortempo une personas y organizaciones para el desarrollo del talento y la productividad. Actualmente, es necesario digitalizar y que el mercado entienda que los recursos humanos son una herramienta de mejora y de rentabilidad y no un centro de coste. Queremos conseguir que nuestros clientes nos vean como un partner de recursos humanos integral.

—¿El programa Impulso by Nortex se enmarca en esa apuesta por la innovación?

—Es un programa que pretende ayudar a lanzar startups vinculadas a la transformación del área de recursos humanos. Cualquier proceso donde incorporemos inteligencia artificial va a ser un éxito. Anunciaremos en unos días al ganador y al segundo, que se incorporarán a la compañía.

—¿Cómo se aplica la inteligencia artificial a este campo?

—La inteligencia artificial es un aspecto transversal a casi todos los proyectos. Internamente, la desarrollamos en los procesos de selección, donde buscamos herramientas que identifiquen bien las competencias del candidato. Incorporar la lógica de análisis es clave para no depender solo de percepciones.

—¿Cuánto facturarán en el 2022?

—Es un momento de reorganización en el que hemos adaptado la forma en el que operamos. La reforma laboral nos ha llevado a convertir parte de la línea de trabajo temporal en externalización. A nivel macro, cerraremos entorno a 155 millones en el 2022.

—¿Alguna operación de crecimiento inorgánico en mente?

—No estamos en el momento de poder contarlo en alto. Evidentemente, Nortempo está en un momento de crecimiento y desarrollo de sus lineas de valor añadido.

—¿Cómo afectó la reforma laboral al mercado laboral?

—El uso de la temporalidad era un tema que debería estar reglado. Entendemos que hay que poner cierto orden en determinadas áreas. España es un mercado de servicios y, como tal, necesita determinada flexibilidad laboral, que es vital para la continuidad de la producción de nuestras empresas. La reforma laboral ha ayudado a ordenar un uso de temporalidad que no siempre estábamos haciendo de la mejor forma. Por otro lado, obliga a rediseñar la forma en que las compañías operaban la gestión de personas. Tenemos el reto de adaptar una norma a la realidad del mercado español. Para nosotros es una oportunidad porque parte de la temporalidad que gestionábamos la hemos reconvertido en otras soluciones que dan un plus de flexibilidad a las compañías.

—¿Esto influye negativamente en las ETT?

—Es un impacto en el momento en que los contratos temporales se ven afectados. También es verdad que es un momento de oportunidades. La reforma laboral nos abre la puerta a proyectos de formación chulos para desarrollar personal júnior, sentarnos con el cliente y ayudarlo. El trabajador temporal no desaparece. Es una solución importante para las empresas.

—¿Cómo funciona la línea de outsourcing?

—Nos permite externalizar aquellos procesos que el cliente considere que puede sacar fuera de su actividad principal. Determinados procesos que antes una empresa operaba con mano de obra temporal ahora lo gestiona a través de una externalización con Nortex. Nos permite dar mayor estabilidad al trabajador porque trabajamos con contratos indefinidos.

—Muchos sectores como la hostelería, la construcción y las TIC padecen la falta de mano de obra. ¿Qué subyace a este problema?

—Por un lado, el problema vinculado a la parte de hostelería y sectores de mano de obra intensiva donde no siempre hace falta una cualificación técnica es que cada vez son menos atractivos para el personal joven. En la hostelería ha habido un reciclaje durante los últimos años poscovid, porque fue un sector muy afectado y esto llevó a muchas personas a pasarse a otros sectores. Tenemos que hacer una labor de puesta en valor de determinados puestos o perfiles. Por otro lado, en el sector TIC hay una demanda creciente, además internacional. El mundo educativo debe trabajar en currículos que permitan desarrollar a profesionales que sean capaces de integrarse más rápido a lo que les exige el mercado laboral.