Catar quiere producir más gas para paliar la escasez

La Voz EL CAIRO / EFE

ECONOMÍA

Un metanero para el transporte de gas licuado entrando a reparar en Navantia, en Fene
Un metanero para el transporte de gas licuado entrando a reparar en Navantia, en Fene JOSE PARDO

Prevé suministrar al mercado unos 65 millones de toneladas más

31 oct 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Catar, uno de los principales exportadores mundiales de gas natural licuado (GNL), quiere aumentar su producción anual. «QatarEnergy continúa trabajando con sus socios para proporcionar al mercado alrededor de 65 millones de toneladas adicionales anuales de GNL de los proyectos North Field (Catar) y Golden Pass (EE.UU.)», dijo en un comunicado el ministro de Energía catarí, Saad al Kaabi.

El objetivo es «satisfacer la creciente demanda de energía más limpia y baja en carbono, y mejorar la seguridad energética de nuestros clientes en todo el mundo». Al Kaabi hizo esta declaración tras la firma de un acuerdo con la estadounidense ConocoPhillips para ampliar el Campo Norte-Sur, que incluye dos líneas gigantes de producción de GNL con capacidad de 16 millones de toneladas por año.

«Como enfatizamos anteriormente, estas cantidades, que serán producidas a través de los proyectos de ampliación, serán las más bajas del mundo en términos de emisiones de carbono gracias a las tecnologías de captura y secuestro de carbono, que desempeñarán un papel importante en el apoyo a la transición hacia energías limpias», añadió el ministro catarí.

Catar anunció en los últimos meses acuerdos de asociaciones con empresas occidentales como Shell, ExxonMobil y TotalEnergies para la expansión de sus principales yacimiento de gas, Campo Norte y Campo Norte Sur, con los que asegura que espera elevar su producción anual de 77 a 110 millones de toneladas.

Catar, el segundo mayor exportador de gas del mundo, es uno de los países con los que la Unión Europea (UE) espera reemplazar las exportaciones de gas ruso ante eventuales sanciones por la guerra en Ucrania.

Europa se asegura el suministro de gas, pero es incapaz de actuar para abaratar el precio

f. fernández

Rusia parece atascada en la conquista de Ucrania, pero, de momento, parece estar ganando la guerra energética contra Europa. Porque, se acerca el invierno, y muchos ciudadanos ya se están planteando no encender la calefacción, ante el temor de no poder hacer frente a las abultadas facturas de luz y gas que llegarán en los próximos meses, al tiempo que otra idea ronda también por sus cabezas: ¿habrá apagones por falta de combustibles? Los jefes de Estado reunidos este viernes en Praga durante una cumbre informal del Consejo Europeo no tomaron decisión alguna para abaratar los precios energéticos. Sobre la mesa, desde hace semanas, una intervención de los mercados de la luz y del gas para forzar una rebaja de los costes. Pero no se ponen de acuerdo.

Seguir leyendo