CC.OO. y UGT se echan a la calle reclamando subidas salariales que compensen la inflación

Amparo Estrada MADRID/ COLPISA

ECONOMÍA

Manifestación de CC.OO. y UGT en Vigo (foto de archivo)
Manifestación de CC.OO. y UGT en Vigo (foto de archivo) Xoán Carlos Gil

Los convenios firmados en España elevan los sueldos una media de 2,5 %, la mitad de los pactados en el resto de la UE

30 oct 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

«Salario o conflicto». Este es el eslogan de la manifestación que los sindicatos CC.OO. y UGT han convocado este jueves, 3 de noviembre, en Madrid, pero a la que acudirán trabajadores de toda España. El aviso no puede ser más claro. Con una inflación que ronda el 9 % y una negociación salarial como mínimo ralentizada, los sindicatos exigen subidas salariales que no supongan pérdida de poder adquisitivo: «Esta crisis no la paga la gente trabajadora». Es su declaración de principios. Y las herramientas están claras: movilizaciones y huelgas.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, recalca que están «movilizando a todo el país» y que «con lucha, ganaremos los salarios». Por su parte, la secretaria confederal de Acción Sindical de CC.OO., Mari Cruz Vicente Peralta, señala que «todos los incrementos salariales conseguidos por encima del 6% han pasado por un proceso de huelga intensa». Aunque se siguen firmando convenios a diario, la realidad es que quedan muchísimos pendientes porque se han quedado estancados en los temas económicos, ya que las empresas «están ofreciendo incrementos salariales muy bajos», explica la responsable de Acción Sindical de CC.OO. «No hay ninguna razón para apostar por moderación salarial, las empresas tienen más beneficios que nunca y la inflación es muy alta», concluye.

Movilizaciones empresa por empresa o sector por sector

Los sindicatos están ya trabajando en el proceso de movilizaciones y huelgas, empresa por empresa o sector por sector en función de los convenios. La parálisis negociadora ha hecho que al menos haya mil convenios sectoriales o estatales pendientes de firmar. Los convenios firmados este año ascienden a 653 (461 de empresa y 192 de ámbito superior a la empresa) para un millón y medio de trabajadores, menos de la mitad de los convenios que se llevaban acordados por las mismas fechas el año pasado (1.436) y que afectaban a 4,3 millones de asalariados.

No obstante, contando los convenios plurianuales firmados en ejercicios anteriores, en la actualidad «más de ocho millones de trabajadores han visto actualizados sus salarios», puntualiza Olimpia del Águila, representante de CEOE en las mesas de Diálogo Social Tripartito. Las ambiciones sindicales respecto a los salarios cuentan con el apoyo de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. «Los salarios tienen que subir en España», afirma la ministra resaltando que la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Pedro Sánchez «está pensada para la calidad del empleo y la subida salarial».

En realidad, con la inflación disparada, todos piensan que los salarios tienen que subir. El debate está en cuánto y, sobre todo, en las cláusulas de garantía salarial. En España, la subida salarial media en convenio este año se sitúa en el 2,5%, la mitad de la que se ha pactado en la Unión Europea (5%).

Rotas las conversaciones con la CEOE

No muy lejos en el tiempo quedan las conversaciones entre CEOE-Cepyme y las centrales sindicales para intentar alcanzar un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC). Hubiera sido el quinto, pero las conversaciones se rompieron por la cláusula de revisión salarial. La patronal ofrecía hasta un 9 % de subida en tres años, una cifra muy similar a la pactada por el Gobierno con UGT y CC.OO. (no con CSIF) para los funcionarios. Los sindicatos no estaban muy alejados de la patronal en las posiciones de partida inicial pero siempre que hubiera una garantía de recuperar el IPC real de forma gradual en tres años.

Del 4,5 al 10 %

Para la secretaria de Política Institucional y Políticas Territoriales de UGT, Cristina Estévez, «la negativa de la patronal a negociar un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva no tiene justificación y raya la falta de ética». Estévez explica que en muchas empresas se podrían subir los salarios un 10 % «porque han tenido cuantiosos beneficios», y en otras se podría pactar una subida del 4,5 % con cláusula de revisión para mantener el poder adquisitivo.

CEOE-Cepyme pide un «esfuerzo de moderación»

En mayo, las patronales CEOE-Cepyme ante la incertidumbre generada por la guerra Rusia-Ucrania y la escalada de precios justificaron una posición más estricta en la negociación: «Resulta preciso realizar un esfuerzo de moderación salarial para preservar la viabilidad y competitividad de las empresas y conservar el empleo. Una subida significativa de los salarios llevaría aparejados el aumento de los costes laborales y el fomento de la espiral inflacionista». Por ello, han recomendado a las empresas evitar vincular las subidas salariales a la inflación y, de hacerlo, establecer límites y que en ningún caso tengan efectos retroactivos. Fuentes de la patronal reconocen que la indicación este año es «que cada uno haga lo que pueda».

Repsol y Mercadona

Ya sea por las huelgas o simplemente por la negociación, el caso es que en varias grandes empresas la subida salarial se hará con el IPC. Por ejemplo, en Repsol, donde el beneficio ha aumentado un 66 % hasta septiembre y cuyo Acuerdo Marco firmado en septiembre y que afecta a 16.500 trabajadores garantiza un incremento salarial consolidado por el 75 % del IPC hasta el 31 de diciembre de 2024; el restante 25% se cubrirá con una retribución única pero que no se consolidará. Por su parte, en Enagás, el convenio vigente este año incluye una actualización si no se alcanza el IPC. También los convenios colectivos de Cellnex vinculan las subidas al IPC. Mercadona ha subido este año el 6,5 % y lo revisará en 2023 en función del IPC. Los trabajadores de Mercedes en Vitoria suben el sueldo un 6 % este año y los de Seat en Martorell tendrán un incremento del 6,5 % en enero. Los convenios provinciales del metal, tras huelgas de varias semanas, incluyen también subidas salariales altas y cláusulas de revisión.

Alerta del Banco de España

El Banco de España alerta de los peligros de vincular los salarios al IPC en los convenios por los peligros del proceso inflacionario "de segunda vuelta" y advierte que está aumentando el porcentaje de trabajadores cubiertos por cláusulas de garantía salarial en los convenios, que por primera vez en nueve años supera el 20 %. En la actualidad, casi el 25 % de los trabajadores tienen cláusula de revisión frente al 15,7% del año pasado, según los datos del Ministerio de Trabajo.

Las subidas salariales pactadas en convenio en los últimos diez años permitieron ganar poder adquisitivo a los trabajadores en siete de los años aunque perdieron capacidad de compra en tres de ellos (2012, 2016 y 2021, a los que se sumará este 2022 que cerrará probablemente cerca del 9 % de inflación). «La patronal está demostrando que lo quiere es conflicto y, si las empresas juegan a eso, estaremos abocados a ello», sentencia desde CC OO Mari Cruz Vicente Peralta.

El presidente de la patronal rechaza un acuerdo salarial vinculado al IPC: «Ni ahora ni nunca»

La Voz

El presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, ha rechazado negociar «ni ahora ni nunca» un acuerdo con clausulas que vinculen directamente salarios a la inflación y ha insistido en que esos mecanismos son una «trampa» que daña la competitividad empresarial y el empleo. En una entrevista con EFE, Garamendi ha señalado que la falta de flexibilidad de los sindicatos, que reclaman la inclusión de estas clausulas en el marco de un nuevo acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), es lo que hace «imposible» llegar a un acuerdo.

«Una cosa es poner una cantidad y otra cosa es aceptar sine die que a partir de ahora los salarios van con el IPC», mantiene Garamendi, que sostiene que lo importante es que la negociación colectiva, convenio a convenio, sigue funcionando.

Seguir leyendo