Trabajo prevé convertir 100.000 contratos temporales en indefinidos el año que viene

Amparo Estrada MADRID / COLPISA

ECONOMÍA

Javier Lizón | EFE

Por primera vez someterá a control a todos los contratos con una nueva herramienta de análisis masivo de datos

16 oct 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La inspección de Trabajo prevé convertir el año que viene 100.000 contratos temporales en indefinidos gracias a sus controles sobre la legalidad de los mismos. Tras la reforma laboral aprobada en diciembre del 2021, desaparece el contrato por obra o servicio. Así, los contratos se presumen concertados por tiempo indefinido y solo existe uno de duración determinada, que podrá celebrarse por circunstancias de la producción o por sustitución de la persona trabajadora especificando con precisión la causa que los habilita (productiva o de sustitución) y su conexión con la duración prevista.

El control de todo este tipo de contratos se traducirá en esos cien mil nuevos indefinidos, lo que representa un incremento del 11,1 % respecto a la ejecución prevista para este año, cuando se calcula que se convertirán unos 90.000 puestos temporales en indefinidos tras haber investigado cerca de medio millón de empleos. Estas cifras dejan una ratio de que uno de cada cinco convenios temporales no cumple la ley. Además, el año que viene, Trabajo prevé comprobar todos los contratos laborales con una nueva herramienta, la HLF (Herramienta de Lucha contra el Fraude), que permitirá mediante el análisis masivo de bases de datos, investigar mucho más a fondo.

La actividad inspectora del Ministerio de Trabajo se reorientará para hacer frente, según el Ejecutivo, al «debilitamiento de las condiciones de trabajo producido en los años precedentes, recuperar derechos laborales, y mejorar la calidad del empleo y de las condiciones de trabajo».

La inspección se centrará en el abuso de la contratación temporal especialmente en los jóvenes, en el uso fraudulento de los contratos a tiempo parcial y en el uso fraudulento de los fijos discontinuos. Dada la relevancia adquirida por este tipo de relación laboral, se ha incluido este nuevo indicador para el 2023.

Fijo discontinuo

Con la reforma laboral se ha ampliado sustancialmente el ámbito de aplicación de los contratos fijos discontinuos, de manera que ahora puede utilizarse para la realización de trabajos de naturaleza estacional o vinculados a actividades productivas de temporada para aquellos que tienen períodos de ejecución determinados; también para la prestación de servicios en el marco de contratas mercantiles o administrativas previsibles y que formen parte de la actividad ordinaria de la empresa.

Con todo ello, los contratos fijos discontinuos se han triplicado y se presentan como una alternativa a los temporales. En el mismo momento en que la empresa incorpora a una persona con este modelo de contrato, esta pasa a formar parte de la plantilla de la misma, contando con los mismos derechos que un indefinido aunque con las particularidades de su actividad discontinua. La empresa da de alta en la Seguridad Social al trabajador mientras desarrolla su prestación con las mismas cotizaciones que un indefinido; y cuando acaba el período de trabajo se le da de baja y puede solicitar la prestación de desempleo si cumple los requisitos. Asimismo seguirán bajo la lupa de la inspección las cotizaciones indebidas de salarios, los falsos autónomos, falsos cooperativistas y falsos becarios (las empresas contrataban a trabajadores bajo estas figuras para ahorrarse las cotizaciones sociales).

Se reforzará el control en materia de impago de salarios, total o parcial, así como el retraso en los mismos, con especial atención al salario mínimo interprofesional. Por otra parte, se pondrá el foco en materia de tiempo de trabajo, tanto de los casos de horas extra irregulares como del trabajo a tiempo parcial que enmascara jornadas de trabajo superiores. El Ministerio de Trabajo prevé realizar 27.000 actuaciones sobre el control del tiempo de trabajo el año que viene.

Prestaciones por desempleo

El departamento de Yolanda Díaz proyecta realizar un millón y medio de controles para comprobar si se cumplen los requisitos en las prestaciones por desempleo y que se produzcan medio millón de reclamaciones de reintegros de ingresos indebidos. Una cifra que apenas supera la tercera parte de las reclamaciones que se llevarán a cabo este año, pero que desde el ministerio justifican en que se trata solamente de objetivos para los Presupuestos.

De hecho, todos los años la ejecución supera con creces las previsiones, por lo que el objetivo marcado es ciertamente muy conservador. Junto con el control, Trabajo también se volcará en la detección de necesidades formativas para la recualificación del mercado laboral, entre ellas las capacidades digitales y para la transición ecológica.