Macron mantiene su no a un nuevo gasoducto con España

Redacción LA VOZ, EFE

ECONOMÍA

FILIP SINGER | EFE

Ni las presiones alemanas hacen cambiar de opinión al presidente galo, que sigue considerando la infraestructura innecesaria

06 oct 2022 . Actualizado a las 19:39 h.

El presidente francés, Emmanuel Macron, sigue rechazando la construcción del gasoducto pirenaico MidCat, pese a las presiones de Madrid y Berlín para reforzar las interconexiones en el sur para garantizar el suministro de toda Europa. El mandatario galo argumentó que esa infraestructura no es necesaria porque actualmente es Francia la que exporta gas a su vecino de la Península y en el futuro cree más interesantes las interconexiones eléctricas para producir hidrógeno.

«¿Utilizamos a plena capacidad los gasoductos que existen? No, estamos al 50 o 60 %. ¿Hoy sube gas de forma masiva? No, es Francia la que hoy exporta gas a España», dijo el jefe del Estado francés a su llegada a la cumbre de la Comunidad Política Europea, en Praga, en la que se citan 44 países de la Unión Europea y del resto del continente.

Macron se preguntó también cuánto tardaría en construirse el nuevo gasoducto y subrayó que la idea de la Unión no es seguir importando gas de terceros países sino «ir hacia el hidrógeno».

«La cuestión es si vamos a hacer circular el hidrógeno por toda Europa o, más bien, la electricidad para hacer electrólisis (para generar hidrógeno verde). Es una verdadera discusión estratégica que hay que tener. Creo que nuestra prioridad es tener interconexiones eléctricas en Europa», agregó. «¿Qué es lo que Europa necesita en los próximos años? Producir más electricidad en su suelo y tener una estrategia renovable y nuclear», resaltó Macron.

Esta es la respuesta de Francia al acuerdo alcanzado el miércoles en A Coruña por los presidentes de España y Alemania para impulsar un corredor de hidrógeno renovable a través de los Pirineos. Una tubería que debería «suministrar gas» a Europa Central hasta que empiece a circular el hidrógeno, en el 2025.

Francia bonificará a las familias que reduzcan consumo de energía

El Gobierno galo presentó este jueves un plan con sesenta medidas para reducir un 10 % el consumo de energía durante los próximos dos años y tratar de evitar cortes de suministro este invierno. Está dotado con 800 millones.

Entre otras propuestas, se retrasará quince días el encendido de las calefacciones centrales y la temperatura máxima será de 19 grados. También se favorecerá el uso conjunto del automóvil, con una prima de 100 euros mensuales para quienes utilicen una plataforma digital en lugar del coche particular para ir al trabajo. Además, se creará un bono de ahorro para los hogares que controlen su consumo de energía, que recibirán bonificaciones de las compañías suministradoras.

En el deporte profesional se reducirá un 50 % el tiempo de iluminación antes y después de los partidos, y un 30 % durante los encuentros que se jueguen de noche. Las ligas profesionales de fútbol y rugbi se han sumado a la medida.

En la Administración del Estado se incentivará el teletrabajo y se reducirá la velocidad de los vehículos de servicio en autopistas y carreteras. En las administraciones locales se ahorrará energía bajando un grado la temperatura de las piscinas y dos grados los gimnasios.

Pedro Sánchez comparece junto al canciller alemán, Olaf Scholz, desde A Coruña

España y Alemania exigen a Francia tener listo el MidCat para que suministre hidrógeno verde en el 2025

C. Porteiro

Alemania necesita energía. Y barata, para garantizar la competitividad de sus industrias. Toda ayuda es poca. Este mismo miércoles, su ministro de Economía, Robert Habeck, criticó abiertamente los precios «astronómicos» que exigen países supuestamente aliados como Estados Unidos (EE.UU.) por el gas natural licuado (GNL) que le vende a Europa. 

Lo hizo antes de aterrizar en la cumbre hispano-alemana que se está desarrollando este miércoles en A Coruña. Hasta la ciudad herculina ha viajado una nutrida corte de ministros alemanes, con el canciller Olaf Scholz a la cabeza. El objetivo de cara a la galería es estrechar lazos, pero lo cierto es que el Ejecutivo alemán busca algo más: un suministro seguro y barato de energía. 

Seguir leyendo