Rusia le cierra el grifo del gas a Italia y culpa a Austria del corte del suministro

La Voz ROMA / AGENCIAS

ECONOMÍA

ANATOLY MALTSEV | EFE

Un nuevo gasoducto conecta Grecia con Bulgaria y surtirá de hidrocarburo a Europa oriental

01 oct 2022 . Actualizado a las 18:06 h.

Suma y sigue. Nuevo corte de gas en Europa de la mano de Rusia. La compañía energética italiana ENI confirmó ayer que ha dejado de recibir el hidrocarburo ruso que recibe de Siberia a través del gasoducto que atraviesa Ucrania y que es conectado con el Trans Austria Gas, controlado por la empresa Snam, que lo introduce en el país por la localidad alpina de Tarvisio (norte).

El consorcio gasístico ruso Gazprom culpó a Austria de la suspensión del suministro a Italia: «El transporte de gas ruso, en virtud del contrato con Gazprom Export a través de territorio de Austria ha sido suspendido debido a la negativa del operador austríaco a confirmar las nominaciones de transporte».

Hasta la invasión rusa de Ucrania, el pasado 24 de febrero, Italia dependía enormemente de las importaciones energéticas, hasta el punto de que compraba el 90 % del gas que consumía, y un 40 % procedía de territorio ruso. No obstante, desde el inicio de la guerra, el Gobierno de Mario Draghi inició un plan de diversificación que ha hecho que Argelia, país norteafricano al que está unido con otro gasoducto, haya sustituido a Rusia como primer suministrador de gas.

Nuevo gasoducto

Mientras, un nuevo gasoducto que conecta Grecia con Bulgaria facilitará la distribución de gas procedente del mar Caspio en Europa oriental. La infraestructura fue inaugurada este sábado con una ceremonia en Sofía, en presencia de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliev, entre otros jefes de Estado y de Gobierno. «Este gasoducto cambia las tornas para la seguridad energética de Bulgaria y de Europa», enfatizó Von der Leyen, quien recordó que el proyecto, apoyado por la Unión Europea con 250 millones de euros, arrancó en el 2009, después de que Gazprom decidiera interrumpir las exportaciones de gas ruso a través de Ucrania. En esa época, Bulgaria recibía el 80 % de su gas de Rusia.

La nueva tubería, conocida con las siglas IGB, de 182 kilómetros de longitud, arranca cerca de la ciudad de Komotini en Grecia oriental, donde conecta con el TANAP, el gasoducto que lleva el gas de los yacimientos de Azerbaiyán a través de Turquía a Grecia y finalmente a Italia.

Rusia no reabrirá el Nord Stream hasta que Europa levante las sanciones

f. fernández

Lo que era sagrado, ha dejado de serlo. Europa está dispuesta a aparcar las reglas de oferta y demanda por las que se rigen los mercados energéticos para luchar contra una crisis de precios que parece no tener fin, alimentada en los últimos meses por Rusia. El régimen de Putin ha lanzado un nuevo órdago a la Unión dejando de bombear gas hacia el continente a través del Nord Stream 1 hasta nuevo aviso, a sabiendas de lo que esa decisión provocaría: que se dispararían las cotizaciones del hidrocarburo. Y así lo hicieron en el mercado de futuros de Holanda, el TTF, el de referencia en Europa. Este lunes, el combustible para entrega en octubre llegó a revalorizarse un 30 % en comparación con el viernes, aunque las subidas se fueron luego moderando a lo largo del día. Los inversores parecieron tranquilizarse con las noticias que llegaban de Alemania y de Bruselas, donde están dispuestos a intervenir los mercados y aplicar topes de precios al gas y a la electricidad. Una opción hasta ahora impensable en la liberal Europa y que algunos socios, como los Países Bajos, siguen sin ver con buenos ojos.

Seguir leyendo